Perfumista

V. Alimentación con aromas

Es fundamental entender la diferencia entre las notas, las fragancias y el aroma (fórmula). Éstas son las tres condiciones más importantes. Muy a menudo las confunden con las notas, pero éstas son únicamente una capa separada, que toma parte de una fórmula. Podemos alimentarnos, por supuesto, también de la nota, pero el problema es que no siempre está unida. Además, la concentración de los aceites, su volumen y, lo más importante, la volatilidad, es tan diferente que, por ejemplo, podemos perder fácilmente la nota de la menta.

El conocimiento acerca del aroma tiene un camino cultural, profesional y cognoscitivo. La más interesante es la tercera dirección, donde es importante no tanto el oler la fragancia como el saberla conocerla.

Quienquiera el aroma conozca,
del paraíso en la tierra, sabrá. 
Aromas de laurel y mirto

en denso follaje se entrelazarán.
Acanthus y rosa
y variedad de colores...
iris, jazmín, se deslizan entre ellos,
formando un mosaico sobrenatural,

han formado en la tierra una cadena,
una mística alfombra artesanal.

En realidad, el aura es la primaria comprensión sensitiva del aroma y con el aura empezó el estudio de este fenómeno. Pero al principio había una sintonía: ¿adónde nos llevaría la fragancia? Y llevaba hacia la diosa Astarté, que en la Tierra representaba el primer aroma, relacionado con el cedro del Líbano donde, de hecho, se encontraba su santuario.

La historia es la siguiente: Cierta vez, los habitantes de Sidón vieron cómo se conectaba el aura del cedro con el aura del Cielo. Era una señal de que el cedro representaba la esencia celeste en la Tierra. Desde entonces la gente empezó a quemar inciensos...

El olfato, el presentimiento, la intuición eran más básicos que la visión.

La fragancia se puede desarrollar sólo a una distancia de la Tierra. Cuanto más supremo es el aroma, tanto más nos alimenta. Sólo la fragancia puede desarrollar al ser humano, de lo contrario él caerá bajo la influencia de la Tierra. La alimentación con energías remotas, con el éter, nos acerca al estado inmortal.


Lea más sobre el tema en el libro “Perfumista”.

 

   1589  

Haga una pregunta


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



top