El Cuerpo Taoísta

VI. Los Meridianos

Los meridianos son una importante estructura energética del cuerpo que determina los procesos de circulación de la energía de acuerdo con la estructura personal del ser humano. La enseñanza moderna de los meridianos tiene diferencias significativas con respecto a los conceptos Taoístas tradicionales. De esto, por cierto, indican las escrituras de Mawangdui (que fueron encontrados en el principio de los años '70 del siglo XX), que datan del 170 a. C.

La medicina china contemporánea considera los meridianos, aunque esto parezca muy extraño, como parte de la estructura del cuerpo físico del ser humano, mientras que la taoísta lo considera como parte del cuerpo energético. Y aquí se debe entender la diferencia en la manera en que la medicina taoísta y la medicina contemporánea china definen los meridianos.

La medicina china muestra una versión “promedio”, que claramente, no sólo no corresponde a cada persona, sino que despista en la comprensión de los meridianos. Si tomamos en cuenta que a la gente moderna no le funcionan ni la mitad de los meridianos, la eficacia del concepto de la medicina china termina siendo hipotético.

El sistema Taoísta muestra el meridiano desde la posición del ser humano perfecto, sin considerar los parámetros personales. A partir de esto, se origina una comprensión de la interacción con los meridianos, diferente de la moderna.

De acuerdo con el concepto Taoísta, en el cuerpo humano existen tres grupos de meridianos. El primer grupo es el principal y corresponde a 12 meridianos, el segundo corresponde a 8 meridianos y el tercero a 13. Los doce meridianos básicos, que van en pares, determinan la existencia del cuerpo en quietud y representan la Órbita Microcósmica. Los ocho meridianos representan el cuerpo en movimiento y se describen por la órbita Macrocósmica.

Los 13 meridianos están correlacionados con los esfuerzos generados por los 12 meridianos que van en pares; son llamados Meridianos Alquímicos, es decir que se pueden revelar sólo cuando la persona ha aprendido a producir el esfuerzo necesario en el meridiano. Sin este esfuerzo, estos meridianos no pueden formarse. Dado que la medicina Taoísta trata los meridianos desde el punto de vista del hombre perfecto, ella toma en consideración también todos estos meridianos. En realidad, los verdaderos expertos en la medicina china no se fían tanto del conocimiento de los meridianos, como del sistema de relaciones que aprenden con la experiencia.

Inicialmente, en el concepto Taoísta, el cuerpo humano se consideraba como una forma inscripta en una esfera o en un cubo (dependiendo de si la consideramos en movimiento o en reposo). Por ejemplo, si nos fijamos en alguna persona desde el punto de vista del movimiento, podemos ver inmediatamente los problemas de la energía que sube o baja. Conocemos los esfuerzos en el cuerpo que impulsan la energía hacia arriba y hacia abajo y a partir de eso podemos identificar los problemas conceptuales. Si existe un problema con la circulación, es siempre un problema con la parte media del cuerpo, que no conecta las partes superior e inferior del cuerpo.

Por supuesto, podemos detener o cambiar temporalmente los flujos de energía, pero el problema no se resolverá. Debemos entender que los problemas de la parte media del cuerpo se producen por la alimentación y la respiración. Por esta razón, si la persona no comienza a alimentarse de manera correcta, entonces nada cambiará. Como se puede ver, ni siquiera se necesita conocer los meridianos; es suficiente comprender la circulación de la energía.

Puede conocer la versión completa del material en el Artículo Los Meridianos y en el libro de próxima publicación Cuerpo Taoísta.

 

   1087  

Haga una pregunta


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



top