Laboratorio del desarrollo

El Ritmo interno

Una personalidad verdadera es la que posee un ser humano que no sólo sigue su Ritmo interior, sino que también lo comprende. La comprensión del Ritmo interior es, en primer lugar, el seguimiento de nuestra respiración, nuestra escucha, nuestro sonido. Estos tres aspectos deben tener un apoyo interno basado en el concepto de la Naturalidad, es decir de la liberación de las reacciones y las emociones.

La Naturalidad es un concepto general que revela la armonía. Lo segundo no puede prescindir de lo primero. Por lo tanto, según nuestra actitud hacia nuestra vida, educación y, lo más importante, tiempo de ocio, podemos determinar si estamos dentro de nosotros, en busca de nosotros o estamos fuera de nosotros.

El Ritmo interno es lo que nos satisface, nos mueve y nos hace crecer. Debe tener una progresión: puede ser aritmética o geométrica; pero obligatoriamente debe poseer intervalos determinados. Si tenemos presente esto, entonces tendremos presente un Ritmo interno y así, de hecho, habrá un “yo”. Pero en este caso es importante saber que no todas las personas tienen por naturaleza un Ritmo interno propio, debiendo éste obedecer al Ritmo del espacio, del Egrégor, del Tótem.

En este caso, se debe comprender el esfuerzo que ayuda a la creación o a la recuperación del Ritmo interno. Se debe comenzar con la respiración.

 

   12917  

Haga una pregunta


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



top