Laboratorio del desarrollo

LA CONCENTRACION


Elaborar la concentración es un esfuerzo consciente que lleva a la capacidad de tomar conciencia y experimentar los procesos internos. Este nivel (la calidad) caracteriza una actitud consciente del ser humano hacía la propia vida. Hay que entender que sin esfuerzo consciente, una persona no puede involucrarse en un proceso de auto-conocimiento y en el proceso de la comprensión de un asunto, aceptando los conocimientos y la información. 

Las personas a menudo subestiman la importancia de la habilidad de saber concentrarse,  o confunden la concentración con la atención puesta en algo, o con un acuerdo interno (cuando el esfuerzo interno es reemplazado por la condición de asociar. La concentración requiere una recopilación interna constante. No debe haber tensión, sino justamente recopilación, cuando la persona no pierde el control de sí mismo y de la situación.

La concentración del ser humano depende del número de acciones incorrectas relacionadas hasta el momento con el comienzo del aprendizaje, en otras palabras depende de cómo una persona desarrolló su conciencia durante su vida. Incluso entre personas con alta inteligencia el nivel de concentración es raramente suficiente para la conservación interna (cuando el proceso del pensamiento guarda la energía gastada en él). 

Me gustaría señalar que el desarrollo intelectual no genera suficientes condiciones para el desarrollo de la capacidad de permanecer en un estado concentrado. El desarrollo de la concentración debe ser visto como un arte que contiene un recurso adicional para la conciencia. La concentración no destruye la energía existente, ante todo, la concentración la conserva y la mejora, ayudando al ser humano a llenarse.

Cada acción en la vida del ser humano está determinada por su llenado, en pocas palabras, por la experiencia de las sensaciones que acompañan al ser humano en el proceso de realizar algún acto. Si no hay llenado, la persona busca fuentes adicionales y emocionales que carecen de la insuficiencia de las sensaciones del proceso (consumo de noticias, búsqueda de alguien con quien conversar, intentos de inventar que hacer en el tiempo cercano, etc.). 

El ser humano no puede no buscar la fuente del llenado si no sabe hacerlo internamente. Y aquí está la cuestión de con qué se llena y cual es la fuente de sus deseos. Y si una persona comete actos sin concentración, entonces más toscos serán sus intereses y más fácil será encontrarlos. Pero una persona intelectualmente desarrollada tampoco puede realizar diferentes experiencias de las sensaciones si no sabe cómo utilizar su cuerpo y energía en un mecanismo cerrado de acción.

No se puede ignorar la dependencia de la concentración de la energía con la cual nace un ser humano y que ya ha gastado en el proceso de una vida desequilibrada. Cada uno de nosotros tiene una energía inicial diferente, y en la primera etapa no todo el mundo puede utilizar suficiente cantidad de energía para avanzar con rapidez en el desarrollo de la concentración. Es importante entender esto y medir las acciones de acuerdo con sus capacidades. Inicialmente, no debe intentar cubrir demasiadas acciones juntas inmediatamente, o se perderá la responsabilidad por lo que se está haciendo.

El arte del aprendizaje

Para la cognición del arte de aprender es necesario encontrar un punto de apoyo. Esto permite crear la práctica dando una progresión al desarrollo y apoyándose en la capacidad del ser humano de aumentar el nivel de la concentración. Para esto hay que conocer dos artes:

  • el arte de encontrar el comienzo;
  • el arte de la retención del objetivo.

Condiciones del aprendizaje

Las condiciones del aprendizaje asumen un permanente ritmo del trabajo enfocado y una habilidad de permanecer en el enfoque. Es decir, estamos hablando de cuatro pasos de comprensión que nos conduzcan al esfuerzo energético de la concentración:

  • llenado;
  • atención;
  • foco;
  • enfoque.

El estado sin retorno

Para lograr el estado sin retorno en este caso hay que tener dos esfuerzos permanentes:

  • concentración;
  • tomar conciencia.

Ambos esfuerzos deben estar relacionados. Es imposible elaborar la costumbre de tener concentración en poco tiempo, si todavía esa costumbre no está desarrollada. Por lo tanto, si no se ha desarrollado la habilidad de la concentración, no podrá surgir en un período corto de tiempo. Por lo tanto, si la concentración no está desarrollada, entonces las acciones concientes no podrán ser lo suficientemente eficaces. 

Cada acción debe convertirse  en experiencia conciente, y cuanto realmente más permanecemos en esa experiencia, entonces más real será para nosotros la experiencia misma. A menudo la experiencia que las personas tienen no está adecuada con el concepto del auto desarrollo. Pero es precisamente de la experiencia que depende si la persona puede  trabajar con la suficiente concentración, o ya está acostumbrado a trabajar sin concentrarse.

Las maneras para desarrollar la concentración están relacionadas con los principios de la existencia: se basan en la disciplina, la regularidad y la capacidad de permanecer en un esfuerzo duro y controlado de la existencia. Y si añadimos aquí otras prácticas y técnicas especiales, tendremos el mínimo que se requiere para comenzar el trabajo con la concentración.

¿Uno puede lograr un alto grado de concentración sin todo esto? Claramente no, pero si nació con un suficiente monto de energía que alimente al cerebro, tal persona sería capaz de realizar los objetivos de construir la conciencia sin un trabajo especial al respecto. Sin embargo, sin saber ahorrar energía, alguna vez llegará el momento del debilitamiento de las capacidades psíquicas.

Herramientas del aprendizaje

Son todas las prácticas estáticas y motoras que se hacen desde la perspectiva del desarrollo del enfoque.


 

   7040  

Haga una pregunta


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



top