El Arte del desarrollo de las mujeres de hoy

Aprender el Arte del desarrollo, se ha convertido en un problema real para las mujeres. Esto se debe al hecho de que la mujer no puede incorporarse por sí misma en el sistema de coordenadas existente. Ella puede permanecer en este sistema, cumpliendo, ante todo, unos intereses fisiológicos, pero no puede seguir un ritmo, que le permite desarrollarse, ya que hoy en día el ritmo del desarrollo simplemente no existe en la sociedad.

La mujer se involucra en muchas cosas, pero lo más importante es que no involucra a su atención en lo que está involucrada. La tarea principal con la que la sociedad debe ocuparse es hacer crecer esta atención en la mujer. ¿Por qué exactamente en la mujer? Porque la consciencia de la mujer, por su naturaleza, juega el papel de escuchar, seguir, llenar y sólo entonces, de análisis y razonamiento (por lo general, ella adquiere estas capacidades después de la menopausia).

En total, la idea de que cada uno percibe la idea del desarrollo a su propia manera, es una utopía. Se viola la comprensión del desarrollo como la capacidad y logro supremos del ser humano. Se pone en tela de juicio el concepto mismo del ser humano.

Para que podamos comprender el desarrollo, sin hablar de su realización, tenemos que entenderlo y no inventar algo y proteger nuestro estado desequilibrado, que hace del desarrollo una vivencia transitoria. Muy a menudo pasa que, al no ser capaz de fijarse en el desarrollo, ya lo definimos. Escondiéndose detrás de un par de frases vacías como “cada uno tiene su propio Camino”, “yo no estoy dotado de esto” y similares, incluso sin tener la disciplina de la acción, una persona es incapaz de dar una definición de qué y por qué hace, sólo sigue oprimiendo el espacio con su “yo”.

¿Somos capaces de fijar lo que consideramos como un desarrollo? La capacidad de fijar y expresar esta fijación es difícil, pero al mismo tiempo importante factor, que nos involucra o puede involucrarnos en el desarrollo. Cuando nos enfrentamos a unas u otras cuestiones, queremos colocarlas en el sistema de coordenadas en el que vivimos. Esto quiere decir que no somos capaces de determinar la tarea, sino sólo seguimos nuestros propios condicionamientos u opiniones, correspondientes a la reacción o reflejo, que hemos expresado en cuanto al tema.

El desarrollo es un símbolo. Y el símbolo es geométrico. Es una forma y de hecho, lo que debemos aprender de la cuestión del desarrollo. Es importante entender dónde está situado este recipiente en el que podremos guardar algo, que podremos usar en el futuro.

Si en los tiempos antiguos uno determinó su comprensión de la vida según las condiciones del espacio, hoy en día el espacio hace muchas acciones más para nosotros, pero sin embargo no percibimos estas acciones. No nos guiamos por el espacio, sino nos guiamos por nuestras reacciones o reflejos hacia este espacio. El ser humano hoy en día prácticamente no es capaz de desarrollarse, no entiende qué es el desarrollo, no puede plantearse a sí mismo esta pregunta.

No importa qué estamos aprendiendo y qué queremos desarrollar, la pregunta es, ¿somos capaces de desarrollarnos, comprendemos o no la tarea del desarrollo? Y en esta situación, la mujer está destinada a tomar lo que se puede tomar y definir lo indefinible. Y estas definiciones indefinibles atascaron nuestro espacio y cerebro. En esta condición, incluso si surge una pregunta sobre el desarrollo, la consciencia no tiene apoyo para buscar la respuesta.

 

Preguntas y Respuestas

Soy una mujer practicante. Estoy de acuerdo de que las mujeres dependen sólo de sí mismas y de nadie más. Mi pregunta es la siguiente. Llegando la mujer a una cierta comprensión y estructuración, cómo debe tratar con los hombres, quienes la tienen miedo y a los que no les gusta el hecho de que la mujer es más fuerte que ellos. Este miedo genera una gran cantidad de consecuencias. En tales condiciones, es muy interesante observar a la gente, pero esto es exactamente la situación que tratan de evitar la mayoría de las mujeres dedicadas al desarrollo, ya que en una etapa de su desarrollo la mujer absorbe estas vivencias sin la capacidad de transformarlas o por lo menos dejar de absorberlas. Esto lleva muchas mujeres a un estado de opresión. ¿Qué hacer con este tipo de conflictos?

De hecho, el conflicto proviene de la mujer misma. A fin de cuantas, ¿qué es la práctica? Es un proceso de eliminar los conflictos internos en sí mismo. Pero en el momento de eliminarlos, ellos se agravan. Esto se manifiesta también externamente. Así que, la mujer misma, sin darse cuenta, crea el aumento del conflicto. Y cuando se logra una comprensión internamente, externamente, a menudo, se crean condiciones evocadas por las reacciones acumuladas, tanto hacia la mujer, como en la mujer misma. Resulta que al resolverlo en interior, luego hay que resolverlo en el exterior, ya que en un principio el equilibrio estuvo perdido.

 

31 enero 2011

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen


17 0
| 1094 visto |
Etiquetas:

Imprimir
top
Notice: Undefined index: GetCode in /home/olegcherne/public_html/common/descriptor_parser.inc.php(191) : eval()'d code on line 5