Salud de las Mujeres

La salud de las mujeres es un tema bien largo que no debería tanto ser comprendido, como percibido, no sólo de las mujeres, sino también de toda la sociedad. La salud de las mujeres es inseparable del concepto mismo de la mujer. La mujer es una cantidad espacial que el Universo había dado a la Tierra y ella es primaria tanto para la existencia del ser humano, como para la humanidad en su conjunto.

La salud de las mujeres se reduce a la comprensión y la presencia en ella de capacidades de percibir su espacio no solo desde el punto de vista del cuerpo, sino también de los procesos energéticos y mentales a los que está directamente ligada la vida y la actividad del organismo femenino.

La mujer es un fenómeno natural al que hay que ser capaz de cuidar, hay que conservar y criar. La enfermedad más grande que sufre la mujer es la situación en la que se encuentra prácticamente abandonada por las instituciones sociales y se ve obligada a inventarse diferentes tipos de procesos de existencia, reduciendo su vida a la supervivencia o, en el mejor de los casos, de vivirla, ya que su mecanismo está limitado por la misma naturaleza, donde hasta el final la queda incomprendida la función de la crianza.

Según las Tradiciones antiguas, la mujer desarrolló al hombre para que le ayudara más tarde en la evolución y el perfeccionamiento, pero en realidad pasó una gran ruptura en la comprensión de las mujeres, sobre todo por los hombres mismos.

Primer problema

El primer problema está relacionado con la incapacidad de los hombres de criar sus relaciones con la mujer, éste sólo reacciona a ella en las formas mentales y emocionales que tiene inculcados o las que ha generado. Aquí se pierde la idea misma de la relación entre hombres y mujeres, dado que en este caso el hombre la considera desde el punto de vista del género, reduciendo su actitud no tanto a la comprensión de la mujer, como a la reacción a ella.

Segundo problema

Expresando su actitud de reacción hacia la mujer, el hombre la ha acostumbrado a percibirse a sí misma desde el punto de vista de las reacciones y como resultado, la mujer empieza a desarrollarse en las condiciones de dependencia, es decir por complacer al hombre.

Tercer problema

La incomprensión de la base del funcionamiento del organismo femenino no permite al hombre fundar las leyes de educación de las chicas de tal manera cual le dejarían construir su desarrollo no sólo desde el punto de vista de su mejora, sino también la del hombre. Es decir, debido a la educación incorrecta de la mujer, la comunicación e interacción incorrectas con ella, el hombre se ha privado de muchas condiciones de vivencia personal necesarias para él mismo y en resultado, de la obtención de la satisfacción de pasar su vida más profundamente. Esa es la causa del desarrollo del alcoholismo, el narcisismo, la prostitución, la homosexualidad.

Cuarto problema

Hoy en día han privado a la mujer de su función básica de pensar: del razonamiento. Para ella es importante primero sentir, de "cocerse" en las propiedades del trabajo del cerebro y ya después de tomar decisión. Y, al mismo tiempo, a menudo para ella es importante precisamente el razonamiento mismo como proceso. La incomprensión de esto ha llevado la vida de la mujer a las habladurías innecesarias y el matar el tiempo, donde ella busca vivencia en estas condiciones posibles en la que permanece.

Quinto problema

El hombre no ha acostumbrado a la mujer a comprender la pregunta, sino a opinar, donde para ella es más importante la reacción a algo que la comprensión, ya que le han hecho perder la costumbre de comprender. Por supuesto, aquí se trata de la mayoría de las mujeres en la actualidad.

Sexto problema

Las cuestiones acerca del tener hijo y el papel de la madre se han reducido a la cuestión utilitaria del nacimiento, frecuentemente no correspondiente con la comprensión del desarrollo del hijo y de la pregunta más importante: y, ¿a quién nace la mujer? ¿Qué tipo de propiedades y calidades están presentes en la madre en el momento de la concepción?

Rebajando el papel de la mujer y como resultado de nuestro propio papel, hoy en día recibimos una descendencia de mala calidad, que ya es incapaz de percibir, sólo puede reaccionar. Y la siguiente pregunta: y, ¿dónde está lo humano en este caso?

Séptimo problema

Al organizar a la mujer bajo su entendimiento y dándole un papel de menor importancia, el hombre defiende su ignorancia lo que ha llevado al hecho de que la mujer se encargó de la función con la que cumplía el hombre, de construir el espacio, de perfeccionarlo e incluso de protegerlo.

Aunque parezca extraño, hoy en día se puede encontrar una mujer que piensa más a menudo que un hombre que piensa. Y yo diría mucho más a menudo. Pero esto es un problema de la misma salud de la mujer. En vez de experimentar los procesos de la vida, ella está obligada a resolver problemas que la alejan de su propia salud.

Octavo problema

De hecho, los problemas mencionados nos llevan a lo más fundamental: han desacostumbrado a la mujer a ser mujer y le han acostumbrado a ser hembra, que busca a su macho o al revés, apartarse de él, comprendiendo su limitación.

La cuestión

De esa manera hemos llegado a la conclusión de que la cuestión de la salud de las mujeres es un conjunto de problemas y no un caso aparte. Y no sería para tanto, pero la mujer con problemas, la mujer enferma da a luz a descendencia similar. Además de todo esto, ella se ha ajustado a los mismos hombres con problemas y a menudo no puede ver las diferentes condiciones de existencia, excepto el esquema que la ha clavado en el espacio.

Hablando de la salud de las nacionalidades, cualquiera que sea la nacionalidad, debemos conocer la naturaleza de las mujeres. Y sobre todo de esto deben ocuparse los hombres. Precisamente conocer y no comprender.

Es importante recuperar a máximo la mujer en su estatus y funciones femeninos y darse cuenta de que ella es capaz de vivir no únicamente con las propiedades reproductivas. Y, aunque parezca raro, de los problemas de la salud femenina, deben ocuparse principalmente los hombres. Al comprender la psicología de las mujeres, aprendemos a criar actitud, no privando a la mujer de las vivencias que producen su cuerpo y cerebro.

Estudiando el cuerpo femenino, nos damos cuenta de que tiene sus diferencias fisiológicas, que es mucho más íntegro que el del hombre y que para la mujer es de suma importancia cómo funciona su útero. Al percibir la energía de las mujeres, comprendemos que ella tiene tres períodos diferentes de vida: hasta los 14 años, cuando termina la formación del útero, desde los 14 hasta los 49 años, cuando ella vive conforme a la redistribución cíclica de la energía y la menstruación y después de 49 años, cuando pasa la reestructuración de todo su organismo. Sin entender todo esto, hacemos de la mujer un producto al que "colamos" todo a la vez, sí y de hecho el mismo "producto" ya desde hace mucho tiempo se ha hecho un objeto en venta.

La mujer tiene el derecho de determinar su propia vida incluso por la simple razón de que en ella existen procesos que el hombre no comprende. Y si su mujer quiere prepararle comida, entonces es su día feliz. Y si no quiere, entonces su estado (por el que a menudo el hombre tiene la culpa), no deban hacerla a duras penas preparar comida, porque simplemente quieren, queridos amigos, manducar.

Pero, de hecho, hablando de la salud de las mujeres, yo planteo y considero esta cuestión en general. Puedo exponer solo mis observaciones y experiencia en la enseñanza de mujeres por todo el mundo.

Recomiendo también conocer los materiales en la Sección “Salud de las Mujeres”.

09 noviembre 2013

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen


25 0
| 1621 visto |
Etiquetas:

Imprimir
top
Notice: Undefined index: GetCode in /home/olegcherne/public_html/common/descriptor_parser.inc.php(191) : eval()'d code on line 5