Rejuvenecimiento

El rejuvenecimiento es un tema que se refiere a diferentes planos de la percepción humana, en general y en mayor grado, por supuesto, a las mujeres. Para comprender el significado y la esencia del proceso de rejuvenecimiento, es necesario comprender las condiciones del envejecimiento y en la etapa primaria, aprender a detener los procesos de la destrucción y a continuación, restaurar lo posible.

El efecto del rejuvenecimiento puede tener una naturaleza de poca duración (cuando se consigue la reducción de los procesos destructivos en el organismo a través de un cambio del ritmo de la circulación de la energía, la respiración y la alimentación) y más duradera (cuando se incrementa la frecuencia de la energía, es decir, el organismo cambia su modo de existencia basado en un proceso menos profundo, por otro más profundo y más refinado). Todos estos procesos de uno u otro grado, se pueden poner en marcha en un plazo bastante corto.Es mucho más difícil seguir manteniéndolos. Pero incluso una reducción temporal de la destrucción y la muerte de las células, puede ser considerada como una regeneración de todo el organismo.

El Arte de la regeneración celular, es decir, su restauración y mejora, de hecho, está determinado por el concepto del rejuvenecimiento. No se puede obtener un efecto rejuvenecedor sin cambiar la tonalidad de todo el cuerpo. Por supuesto, tal vez, se puede hacer una influencia parcial sobre un órgano o sistema del cuerpo, pero en este caso, el efecto será de corta duración.

La cuestión más importante es la falta de energía en el cuerpo o su redundancia que empeora el metabolismo en su conjunto. Por lo tanto, hablando del rejuvenecimiento, nos referimos, sobre todo, a la máxima recuperación posible de la función de todo el cuerpo y luego de detener la destrucción en ella. Sólo entonces podremos hablar de una regeneración de todo el cuerpo.

El rejuvenecimiento puede considerarse como tal, sólo si se ha logrado un resultado en el nivel celular.Es decir, no es un proceso cosmético, sino es un proceso fisiológico. No importa cómo nos cambiamos externamente, son importantes los procesos internos que deben, como mínimo, permitir cultivar la energía en el cuerpo y dirigirla a la alimentación interna donde los sistemas más complejos y profundos son el endocrino y reproductor, encargados de la creación de las células reproductoras femeninas o masculinas.

El rejuvenecimiento no es un proceso temporal, sino intemporal, por eso la eficacia depende, en este caso, de la combinación correcta de esfuerzos que se implantan en nuestra mente, cuerpo y como consecuencia, en la energía a través de ejercicios y nutrición específicos.

El proceso del rejuvenecimiento, como ya lo hemos dicho anteriormente, debe ir desde dentro hacia afuera y es importante no engañarse a sí mismo con las ideas de los cambios externos que son capaces de “esconder” el problema, pero no de quitarlo. Esta es una importante cuestión estratégica, orientada al perfeccionamiento de la salud. Lo primordial es precisamente el perfeccionamiento y no la mejora. Es decir, la transición de los estados de funcionamiento del cuerpo y la mente a un nuevo régimen de alimentación energética. Y el indicador más importante aquí es tener como un resultado la adquisición de nuevas vivencias más estables, capaces de satisfacer a la personaa través del mismo proceso de la vida y no por algunos estallidos emocionales.

Es evidente que el tema del rejuvenecimiento hoy es muy especulativa y exactamente por eso debe apoyarse en indicadores físicos evidentes y no ser una cuestión metafórica. Hoy en día, en una u otra forma, estamos atestando y envejeciendo nuestro cuerpo con productos y comida innecesarios, comportamiento emocional, respiración alterada, etc. Así que lo primero que hay que aprender es cómo frenar a estos procesos. Uno no puede dedicarse al rejuvenecimiento sin resolver las cuestiones relacionadas con la destrucción. De cualquier manera, es necesario en primer lugar, generar un esfuerzo que sea capaz de detener la fuerza de la destrucción.

Y aquí, por supuesto, la primera pregunta es la alimentación: ¿cómo construirla correctamente para no nutrir ciertos procesos innecesarios?

La segunda es: ¿cómo trasformar la circulación de la energía en los siete sistemas del cuerpo (reproductivo, circulatorio, esquelético, muscular, de la piel, de los tendones, endocrino)?

La tercera es: ¿cómo detener el proceso del envejecimiento en los cinco órganos de matriz (hígado, bazo, riñones, corazón, pulmones, más el útero en las mujeres)?

Y la curta es: ¿cómo lograr el efecto de resonancia necesaria en la piel para activar la respiración interna y conseguir la satisfacción psicológica relacionada con la idea del rejuvenecimiento?

Sólo conociendo y siguiendo estas condiciones, ponemos en práctica la idea del rejuvenecimiento como un cierto modelo funcional y no como un “remedio” antiarrugas.

24 abril 2013

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen


16 0
| 2208 visto |
Etiquetas:

Imprimir
top
Notice: Undefined index: GetCode in /home/olegcherne/public_html/common/descriptor_parser.inc.php(191) : eval()'d code on line 5