Alquimia de Tai Chi Chuan

La Alquimia de Tai Chi Chuan es una comprensión real del mecanismo del desarrollo, donde no sólo creamos un esfuerzo, sino que también lo manejamos. Es imposible dedicarse a la alquimia sin entender la matriz sobre la cual se construye. Pero incluso el conocimiento de esta matriz y la determinación de los posibles errores no son suficientes para expresar su esencia. Mientras no cambiemos la Geometría del cuerpo no se puede proceder a la realización de ninguna de las leyes de la Alquimia, o sea, sólo usaremos lo que ya tenemos, trabajando con esta capacidad.

La Alquimia de Tai Chi Chuan se basa en la medida. Esto hace la diferencia en la manera de hacer, cuando simplemente nos movemos en determinadas coordenadas. La alquimia no implica seguimiento, implica participación. Y sólo la gente que posee una consciencia fuerte es capaz de dominar el Arte de la Alquimia. Sin ella, no hay nada que hacer, excepto seguir una u otra corriente.

La Alquimia de Tai Chi Chuan se basa en un esquema y en la Proporción, es decir, es un elemento constante no relacionado con el movimiento. De esa manera, es como si creáramos algún movimiento, pero en realidad éste falta, hay sólo transformación. Llevarnos al estado cuando en nuestro interior todo se modifica, no debido a la transformación y al cambio, sino debido a la constancia de la Unidad, significa que hemos conocido el Arte de la Alquimia de Tai Chi Chuan.

Convertir el esquema del Gran Límite en un instrumento real de trabajo es el Arte verdadero por el que, creo, hay que dedicarse al Tai Chi Chuan. Todo el resto no está más allá de los límites del Qigong primitivo, cuando la energía no se transforma, sino que sólo se le da la “vuelta”.

La Alquimia de Tai Chi Chuan está construida en la capacidad de manejar el esfuerzo y el logro de la absorción de un estado por otro. En esto consiste la diferencia entre el cambio -cuando uno sigue al otro- y la transformación -cuando uno surge dentro del otro. La Alquimia de Tai Chi Chuan es, ante todo, un estado determinado de la consciencia y la energía, o mejor dicho, su manejo. La capacidad de lograr tal estado y luego mantenerlo y transformarlo es la tarea de la Alquimia.


Origen y movimiento de todo lo existente.

La Alquimia es una fórmula que consta de 13 figuras geométricas o, si quieren, construcciones donde la transformación de una figura depende de otra. La Alquimia es un serio equivalente matemático y físico que nos lleva a un nivel de vivencias totalmente diferente, en el que no hay lugar para la figuración y la abstracción. Hay que abordarla gradualmente, no alterando los procesos del mantenimiento del fuego, para no romper los vínculos y, por supuesto, para crear otros nuevos. En la Alquimia deberían ser activadas tanto las condiciones prenatales como las posnatales, es decir las inherentes por naturaleza y las cultivadas.

Éstos son conceptos concretos por los que pasamos, igual que pasamos por una habitación o puerta; ellos, a su vez, están vinculadas en espiral. O sea, son sucesivas -realizando las leyes de la naturaleza prenatal y al mismo tiempo, paralelas -profundizando las leyes de la naturaleza postnatal. Y aquí precisamente se revela la diferencia entre la Alquimia de Tai Chi, la Geometría de Tai Chi -que enseña lo paralelo y, aún más, la Anatomía de Tai Chi -que muestra lo sucesivo.

 

18 abril 2013

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen


17 1
| 926 visto |
Etiquetas:

Imprimir
top
Notice: Undefined index: GetCode in /home/olegcherne/public_html/common/descriptor_parser.inc.php(191) : eval()'d code on line 5