El diagnóstico

Hoy en día, el diagnóstico debe percibirse como el eslogan “¡Ten cuidado!”. Al hablar de la salud en general y de la salud de las mujeres, en particular, debemos entender qué es lo que nos destruye en primer lugar y qué, debemos diagnosticar y mantener. El modo de vivir, la alimentación, el ritmo, todo esto crea en la actualidad un montón de alteraciones grandes y pequeñas en nuestro cuerpo, energía y mente. Resulta que debemos mantenernos constantemente con aquello que sea capaz de oponerse a esta destrucción.

Al desarrollar los proyectos La alimentación del futuro y  el Laboratorio del desarrollo, ampliando el número de los materiales escritos  sobre este tema, empecé a recibir de la gente una gran cantidad de preguntas  acerca de opciones para la mejora del estado de su salud. En algunos casos,  sólo puedo dar un consejo o recomendación general, en especial si no he podido  observar a la persona, pero la situación puede  ser un proceso escondido en el  tiempo o  más grave de lo que uno se da cuenta. Todo esto me llevó al estudio de los diferentes  métodos de diagnóstico que existen hoy. Los dividí en dos: el occidental,  basado en la organización del proceso y la técnica y el oriental, relacionado  con la medicina tradicional. En este blog, no sólo muestro algunos aspectos relacionados,  sobre todo, con el diagnóstico en general, pero también doy recomendaciones  acerca de todo lo que yo sé sobre el tema.

El diagnóstico es la herramienta más importante del mundo moderno, ya que  estamos constantemente expuestos a diferentes procesos, que causan mutaciones.  Nuestro cuerpo es bajo una influencia constante de distintas frecuencias que  son difíciles de percibir, incluso en el nivel de la consciencia, pero este  influjo produce cambios irreversibles en nuestro organismo.

De hecho, desde el punto de vista de la condición del cuerpo humano hoy en  día, nadie puede ser considerado como sano y todo depende de la fuerza energética  o mental. La capacidad de observar y mantener nuestro organismo ya es un paso  importante en el diagnóstico primario, que puede protegernos de una cantidad de  trastornos y del desarrollo de enfermedades en el futuro.

Pero hay problemas  más profundos: hereditarios, adquiridos debido a la influencia de diferentes  tipos de radiación o mutaciones de nuestro cuerpo, resultado de los aditivos químicos  y los materiales artificiales que nos rodean. Aquí, una persona no puede evitar  el encuentro con lo que sería mejor llamar un daño que una enfermedad.

Es importante saber que dondequiera y comoquiera que se manifieste la enfermedad, la causa de  ella a menudo es invisible y antes de apresurarnos a currarla, debemos ser  capaces de hacer el diagnóstico correcto. Precisamente aquí empieza una  ecuación con diez variables.

Lo primero que se puede comprobar, es el hecho de que un hombre con un  presupuesto limitado debe apoyarse sólo en sí mismo y estar preparado para la  aparición de diferentes enfermedades.

Medidas preventivas

     
  • mantenimiento de la higiene interna del cuerpo (mediante ejercicios y entrenamientos correctos);
  •  
  • control sobre la calidad y la cantidad de la comida consumida.

Para los que pueden pagar por su diagnóstico, hay otra tarea no de menor  complejidad: ¿dónde y cómo? Si tomamos como ejemplo a Rusia, nueve de cada diez  personas no son capaces de conseguir un diagnóstico correcto,  aun teniendo el dinero. Los equipos, capaces  de hacer un diagnóstico preciso y de alta calidad son pocos y los médicos que  saben cómo usarlos, aún menos.

Pero ¡ni siquiera en esto consiste la esencia! El médico se parece más a un  psicoterapeuta, que nos enseña a conformarnos con la enfermedad, convenciéndonos  de que se puede vivir incluso sin estos órganos. Prácticamente, persuaden a la  persona pasar por el quirófano, pagando un buen dinero. El concepto del  servicio proviene de la base general de la educación del país, la que en  realidad no existe.

Es decir, el médico es o bien un confesor o es un comerciante. Y, en  general, esto no será un gran problema, si él honestamente dice: “ofrezco esto,  esto y lo otro, para tanto y tanto”. Pero uno cae en la línea de producción  en serie y vale la pena hacerle un descuento, puesto que su vida será dominada  por los medicamentos y la lucha con la muerte. Millones de personas no viven,  sólo tratan de retrasar la muerte. En realidad, la vida en este estado es  equivalente a estar muerto en vida.

No por casualidad, muchos tratan de encontrar la felicidad en el Occidente.  Sí, por supuesto, el sistema del tratamiento médico en Suiza o Israel está en  un nivel bastante alto, pero es muy rígido y específico: se necesita una gran  cantidad de dinero y luego se ocuparán de ti de manera técnicamente  profesional. Pero, otra vez, la pregunta consistirá en las características y  las calidades de las personas que curan, los que a menudo no son tan  agradables, porque el racionalismo supera al irracionalismo. Y para el  diagnóstico son importantes la objetividad, el profesionalismo y el equipo  perfecto.

Otra cosa, si surge una necesidad de hacer algo en el  extranjero, aquí es muy importante y el Coordinador de habla rusa. Y aquí de  nuevo hay una trampa: por lo más perfecto que sea el lugar, si uno no habla el  idioma del país, todo estará en las manos del Coordinador, que puede influir a  la situación de una u otra manera. Entonces resulta que hay que empezar por el  Coordinador. Hay que buscar uno que no le manipule, no le pida propinas y que  esté interesado en que uno se sana y no en empujarle en la mesa de operaciones.

Y, por supuesto, es importante la mentalidad de los médicos y en especial,  su cultura de percepción al ser humano. En cuanto a este asunto, por supuesto, los  hospitales Asiáticos son los mejores. El respeto y la reverencia, desarrollados  en los japoneses, tailandeses, coreanos y chinos tienen un nivel mucho más alto  que cualquiera de las clínicas de Europa, donde perciben a la gente desde el  punto de vista del precio. Y aquí me gustaría destacar especialmente Corea del  Sur. Este es el más pequeño de los países más desarrollados del mundo, que en  su capacidad de trabajo y la tecnología per cápita adelanta, tal vez, muchos  otros países, a fin de cuentas, en lo que se refiere a la tasa de crecimiento,  con seguridad. Sin duda, para el diagnóstico, yo recomendaría a este país.

En cuanto al tratamiento, es otro tema y aquí debemos ser capaces de enjuiciar.  Sin embargo, ¿cómo lo podemos hacer de pleno valor sin un diagnóstico? En  general, planteo la cuestión de la importancia del diagnóstico, sobre todo,  desde la perspectiva de la salud de la mujer, lo que, por supuesto, se refiere  a todos, especialmente si debemos identificar el problema o evitar la situación  cuando, tal vez, será demasiado tarde.

Y, una vez más, hablando del diagnóstico, debemos recordar las medidas preventivas, aprender a diagnosticarnos a nosotros mismos. En realidad, al crearse un problema interno, a menudo nos creamos una situación patética en la que luego caemos. Por eso es tan importante preguntarnos constantemente, “Y, ¿dónde está esta profiláctica que yo mismo me hago?”.

Recomiendo también conocer los materiales en la Sección “Salud de las Mujeres”.

14 abril 2013

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen


13 0
| 967 visto |
Etiquetas:

Imprimir
top
Notice: Undefined index: GetCode in /home/olegcherne/public_html/common/descriptor_parser.inc.php(191) : eval()'d code on line 5