La Matriz del Flamenco

El Flamenco es un baile muy polivalente, que contiene una gran cantidad de estilos entrelazados. Resulta extremadamente difícil aprender la matriz del Flamenco, aunque se puede describir con una sola palabra: “tensión”. El conocimiento de este estado es una tarea excepcionalmente difícil, que ha desviado a muchos de los bailarines a una dirección completamente diferente.

La incapacidad e imposibilidad de crear esta tensión ha convertido al Flamenco en una danza muy emocional, en la que el bailarín no expresa, sino rompe a sí mismo, pareciéndose a veces a una cuerda rota.

Pero, lo admirable es que la fuerza magnética del Flamenco nunca se apaga, aunque el bailador rompe a sí mismo, perdiendo a sí mismo (pero no el espacio) en una acción magnífica, cuyo nombre es Flamenco. El Flamenco no es un ritmo, es un Arte de la vivencia. Y si uno no sabe cómo ajustar la tensión de la cuerda, entonces la romperá.

El Flamenco es una danza que exige gran concentración, por eso puede ser dominado sólo por personas fuertes. La expresividad del Flamenco no debe sustituir al sonido, el que tiene que expresar la tensión o mejor dicho, el esfuerzo de extensión. Con este esfuerzo alcanzamos todas las herramientas del Flamenco, entre las que la principal es el cuerpo.

El Flamenco es un territorio, donde hay que tener una brújula. En el Flamenco no hay ritmo, hay vibración. El intento de subordinar el Flamenco al ritmo ha llevado a la pérdida de la idea de esta danza, donde la base es la vara formada por estar sintonizado con la vibración.

Este es un baile maravilloso del ritmo, pero sin ritmo. En él el grado de la tensión provoca la pérdida de lo supremo que puede haber en una danza, el ritmo. Es difícil describir la matriz del Flamenco, hay que aprender a expresarla. En palabras se puede describir con dos conceptos, ajuste y sonido, pero en su realización es una cuerda que tiene una tensión específica.

Sin la comprensión de todo esto, en el Flamenco, el bailarín está predestinado a cultivar su ego, perdiéndose en las características emocionales y destruyéndose a sí mismo. Hay que ser capaz de mantener el fuego del Flamenco y no quemarse a sí mismo en esta danza ingente, que jamás podrá ser conocida del todo, ya que en ella están mezclados el llanto, la alegría y la tristeza de unas cuantas generaciones y tradiciones.

 

 

04 julio 2012

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen


10 0
| 453 visto |
Etiquetas:

Imprimir
top
Notice: Undefined index: GetCode in /home/olegcherne/public_html/common/descriptor_parser.inc.php(191) : eval()'d code on line 5