Antioxidantes

Los antioxidantes son sustancias que oprimen a los radicales libres y junto con ellos a los procesos de oxidación en la célula. Y ¿qué son los radicales libres? Son conexiones moleculares independientes. Y sucede que ahora la medicina encontró que tener tales vínculos no es algo bueno y entonces todo el resto de la gente empezó con prontitud y activamente a ofrecer productos para su destrucción.

En la medicina taoísta, cuya historia se remonta a miles de años, este tipo de procesos se relacionan con la energía Qi que está fuera de control. Por esto lo correcto sería definir, en primer lugar, dónde, por qué y cómo se forma esta energía incontrolada, intentar reducir su aparición en lugar de destruirla (acto que en realidad sólo multiplica a esta energía incontrolada). Esta energía básica y descontrolada es un problema y cuando ella comienza a defenderse y desarrollar conexiones moleculares más poderosas entonces se vuelve otro problema. Mientras que pensamos acerca de las consecuencias vamos contribuyendo a la causa.

¡Incluso sólo un mal desarrollo, por ejemplo, de un grupo muscular, crea tanta cantidad de estos radicales libres y antioxidantes, que ningún antioxidante será suficiente para combatirlos! Y la oxidación con los radicales libres no sólo no será posible, sino que por el contrario aumentará o se esconderá en algún otro sistema del cuerpo.

Nos guste o no, mientras que el ser humano dependa de una alimentación externa y de una nutrición externa,  continuará el proceso de oxidación. Y nada nos ayudará hasta que no logremos minimizar la llegada de la energía mortal al cuerpo, y no elaboremos nuestros alimentos de una manera energéticamente orientada. Sólo vamos a estar suprimiendo, acelerando y redirigiendo las reacciones químicas, haciéndolas cada vez más impredecible e indefinidas.

El proceso de oxidación en el cuerpo es una medida física y química, relacionada con el espacio en el que vivimos. En nuestro cuerpo existe exceso de oxígeno, hidrógeno y grasas, que crean una reacción que no controlamos. Además en diferentes sistemas del cuerpo esta reacción es diferente y totalmente autosuficiente.

La medicina occidental, con respecto a estas reacciones, es sólo un espantapájaros que trajina radicales desde una ubicación a otra. Hasta que no se cumplan tres condiciones: la sincronización del hemisferio izquierdo y derecho del cerebro, la unión de la energía en todo el cuerpo y la transición hacia una alimentación de  frecuencia más alta…¡ningún antioxidante nos ayudará! 

Incluso para tomar, por ejemplo, té verde, que contiene una cantidad positiva de los llamados "antioxidantes", o jugo de godzi o jugo de noni, se requiere una actitud fundamental hacía la alimentación: ¡una hora antes y una hora después no hay que comer nada!

¿Quien, en realidad, cumple este consejo? ¿Qué es, de hecho, un antioxidante? Se trata de una energía de la más alta frecuencia, capaz de detener o suprimir los procesos de oxidación. Pero para que esto suceda tenemos que entender que células son, por ejemplo, más vulnerables, y porqué.

Por supuesto, se puede decir a una persona: "Querido, toma esta porquería y tendrás el superóxido dismutasa, que eliminará el exceso de oxígeno”. Es claro que el médico necesita a un paciente enfermo más que a un saludable. Por esto es que basta decir: “ ¡Superóxido dismutasa! ", y el paciente será tuyo. Sería mejor decirle: "¡Tienes que ponerte en orden!", y no curar en un cuerpo enfermo a la mano derecha o la nalga izquierda. ¿Cómo se puede hacer algo con un cuerpo lleno de comida, cuyo cerebro reacciona sólo a los alimentos?

El problema es que además la parte más activa de la gente está tratando de restaurarse a sí misma con antioxidantes, y así "corta" su salud. ¿Quieren un antioxidante real?: tomen té verde. Quieren ver si un té realmente funciona — ¡tomen un verdadero té verde! Quieren llegar a tener un sistema de alimentación propio: tomen té verde correctamente.

Es decir, es importante entender la calidad y el proceso de los productos. De hecho, al recibir una alimentación más intensiva en energía necesitamos una mayor concentración. Y para esto se requiere paz en el corazón y una respiración correcta. Y ¿cómo podemos lograr esto si desde la infancia nos alimentan con jarabes, azúcar y chocolate, para mejorar la actividad física?

La actividad física es el mayor paso hacia el establecimiento de estos "radicales libres", porque nadie sabe nada de ninguna actividad física, ni de los procesos bioquímicos en el cuerpo. Nosotros deberíamos ser capaces de generar esta energía en el cuerpo para que estos radicales no aparezcan y no nos quemen por dentro. Esto incluye una ciencia y un trabajo serio, no confundirse a sí mismo con cualquier cosa.

¿Y, por cierto, alguien pensó que la oxidación en el cuerpo aumenta con el debilitamiento de las funciones del cerebro? Éste se debilita porque no sabemos nutrirlo. ¿Con que se alimenta el cerebro? Con alimentación de alta frecuencia, bebidas adecuadas, con pensamientos analíticos. Así que se pueden elaborar los antioxidantes adentro simplemente aprendiendo poesía (la poesía es un elemento del pensamiento analítico).

De modo que los antioxidantes actuales son principalmente un concepto especulativo, que después de las "vitaminas, minerales y aminoácidos" se ha convertido en otro símbolo, en una marca, que provoca una reacción en la población para poder realizar objetivos de negocio de alguna persona.

Así que si realmente queremos fortalecer las funciones energéticas (que son también antioxidantes) de nuestro cuerpo, debemos comprender el objetivo. Tomemos, por ejemplo, el jugo de noni. Es un antioxidante para las células relacionadas  principalmente con los tendones. El jugo de godži está relacionado con la sangre y el té verde con la piel. De lo contrario, sin estar consciente de esto, no solo no vamos a tener un efecto, sino que incluso podemos aumentar las manifestaciones negativas en el cuerpo.

También es importante tener en cuenta que los antioxidantes externos sólo pueden ser productos de alta frecuencia frente a aquellos que comemos habitualmente, o productos químicos que sean temporalmente necesarios para  curar enfermedades graves.

Sin embargo, debemos admitir que las enfermedades son nuestra propia responsabilidad, en lugar de la de otra persona. ¿ Vale realmente la pena ordenarse a sí mismo y deshacerse de los procesos que destruyen no sólo nuestro cuerpo, sino también nuestra energía, nuestros sentimientos? ¿Y si de alguna manera el cuerpo puede mantener su existencia, quien piensa sobre los procesos y sensaciones relacionadas con estas reacciones?

El estado interno que nos satisface no debe ser provisional, temporal o episódico, y para ello tenemos que trabajar sobre nosotros mismos cada día. Sin embargo, a los que no les gusta trabajar sobre sí mismos, igual lo hacen todos los días, pero sólo lo hacen contra ellos mismos y contra aquellos que están a su alrededor.

 

Preguntas y respuestas

¿Como se manifiestan las consecuencias de la acumulación de radicales en el cuerpo en un nivel más accesible para el ser humano?

Lo más peligroso es quemar la energía de manera desigual, por la cual una célula comienza a agarrar todo y aparecen enfermedades.

Si duermo poco tiempo, aparece el deseo de comer (sobre todo pan, dulces o algo más pesado). ¿Esto es un signo de quemar la energía de una manera desigual? ¿Por qué aparece el deseo de consumir estos productos?

Porque la sangre requiere energía, que obtiene a través del almidón y azúcar. Pero aquí se trata de una reacción del organismo en base a una excitación provocada por la poca cantidad de sueño.

 

10 julio 2011

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen


18 0
| 863 visto |
Etiquetas:

Imprimir
top
Notice: Undefined index: GetCode in /home/olegcherne/public_html/common/descriptor_parser.inc.php(191) : eval()'d code on line 5