Teoría de la conspiración

La pérdida del gusto ha llevado el hombre moderno en dirección al consumo de productos químicos. Actualmente el organismo humano acepta orgánicamente lo suficiente los productos genéticamente modificados y químicos.

Por ejemplo, un sabor sustituido llamado  glutamato monosódico (E621) lleva al ser humano fuera del gusto verdadero. Para quienes lo desconocen, fue introducido muy activamente en las cárceles de Hitler, donde lo consumían los prisioneros de los campos de concentración. Y hoy es considerado como parte integrante necesaria en muchos productos y platos.

Ya desde la infancia los niños se acostumbran a los productos sintéticos y los jugos no naturales y químicos.  Es suficiente tomar una bebida falsa sólo tres años y el cuerpo se cambia y comienza a generarse una dependencia. E igual es el caso si el producto contiene el colorante alkanet Е103 o el estabilizador de color E375, o alguna otra cosa... El hecho está en que la persona ya no tiene ningún sentido del sabor. Hay un mono-oxidante que reacciona a los suplementos con número 35.

Actualmente, muchos ya no pueden distinguir entre la leche natural y la leche en polvo. Es suficiente con dejar escrito que el producto es «natural» y el consumidor psicológicamente aceptará este alimento. Pero eso no tiene ninguna relación con la salud y con los beneficios para el organismo. Y las salchichas "Viena" parecen deliciosas sólo porque llevan el nombre "Viena" y no por las salchichas mismas. Es difícil imaginar los beneficios de la grasa y la humedad, sazonados con una pequeña cantidad de proteína, pero la suave palabra "Viena" en nuestro oído resuelve el caso.

¿Por qué nosotros llamamos bueno al café al tratarse de un café italiano? ¿Es que crece allí en Italia? O ¿por qué aceptamos como el mejor vino una botella de vino francés, que en muchos casos puede contener en realidad un simple vino de Moldova? Y, a continuación, un respetable político quien no sabe siquiera como llevar una copa en la mano, dice que el alcohol es perjudicial. ¿O, por ejemplo, por qué la cerveza es sinónimo de alcohol? La cerveza es sinónimo de líquido con baja calidad, porque el 60% de la cerveza  se hace con agua, ¡algo que desacredita toda la idea de la elaboración de la cerveza!

El placer que dan los alimentos depende de la cantidad o de las reacciones que provocan. La dificultad no reside en la falta de ingredientes naturales, el problema que hay es la falta de sabor, con lo cual se han perdido las sensaciones. 

10 noviembre 2010

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen


14 0
| 711 visto |
Etiquetas:

Imprimir
top
Notice: Undefined index: GetCode in /home/olegcherne/public_html/common/descriptor_parser.inc.php(191) : eval()'d code on line 5