Distribuirse a lo largo de la línea

Nosotros no podemos desarrollarnos en alguna acción si no tenemos la experiencia de  esa acción. Cuando nos involucramos en el proceso del desarrollo, el tiempo que permanecemos en ese proceso a menudo se convierte en una experiencia, en lugar de una toma de conciencia de ese proceso. Así esa experiencia se vuelve temporal y nosotros sólo emprenderemos actividades que nos acostumbrarán a otro ritmo de vida, y en ese caso, sólo surgirán condiciones externas para el desarrollo.

Sin experiencia no se puede entender qué es el desarrollo. La experiencia sin conciencia tampoco ayuda a comprender el desarrollo. ¿La cuestión es sólo una: ver si llegaremos a tener los instrumentos que en un futuro podremos tocar? Por lo tanto, seguimos en el mismo plano y mantenemos aquí una línea, una barra. Todas nuestras acciones nos obligan a tocar una sola cuerda. Se puede sustituir el sonido por la voz, golpear lentamente o rápidamente esa única cuerda, pero no podemos deshacernos de esa cuerda.

Si nosotros mismos nos colocamos dentro de la experiencia, entonces estaremos en ella, creamos las condiciones para la obtención de los conocimientos, aunque aún no estemos recibiéndolos. Pero si no nos colocamos  dentro de ella, será como  estar fuera de ella y entonces nunca recibiremos los conocimientos, en el sentido de la incorporación de ellos.

Hoy podemos obtener cualquier información en segundos, pero no podemos hacer nada con ella, porque no estuvimos en la experiencia y no dimos el movimiento a esta información, no conocimos esta información, no formamos el esfuerzo.

Hoy estamos igual a las personas muy antiguas que vivían en un espacio lleno con la  información percibida, pero podían darle un esfuerzo personal a esta información. Esto está relacionado con los problemas que están bajo el concepto de simetría y asimetría de nuestro cerebro.

Si nos colocamos en una experiencia diferente, entonces le daremos valor; el significado y la convivencia con un problema en el que nos comprometemos. Nuestro ego no vive en una forma simple, porque tenemos una formación energética más compleja que, por ejemplo, los procesos que desarrollamos. Nosotros dependemos de la presión externa: velocidad, temperatura, densidad. Todo esto encaja en nuestra existencia homogénea, donde necesitamos conocer la escala. ¿Que después de todo, formará esta línea: 3 años, 10 años, o no será suficiente la vida entera para hacer una figura de esa línea? Sin figuras, estamos limitados en nuestras acciones. Tú crees que tu vida es diversa, pero es "¡un palo, una cuerda!"

El excluirnos de la dependencia de un plano o una línea, significa aprender el ritmo de esta línea. Todos nuestros movimientos lineales no van más allá de un solo paso. Vivimos durante un año y terminamos en el mismo lugar... Sin cambiar nuestros sentimientos, seguimos con ellos. Y es la ilusión de la vida, llevarnos a tener sensaciones de la vida con otras frecuencias. El deseo nos molesta para descubrir esta distancia, porque es la condición para la existencia de un segmento de la línea recta, donde sólo hay "quiero". Y todo estaría bien, pero la línea recta es uno de los formatos establecidos en la naturaleza humana, una de cuyas tareas es convertirse en abono de la tierra. 
 

18 abril 2011

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen


16 0
| 695 visto |
Etiquetas:

Imprimir
top
Notice: Undefined index: GetCode in /home/olegcherne/public_html/common/descriptor_parser.inc.php(191) : eval()'d code on line 5