Quetzalcóatl

Quetzalcóatl, o la Serpiente emplumada, es una de las deidades principales del Panteón de los indios de Mesoamérica. Esta deidad es una fórmula voluminosa, que incorpora la fuerza de la Tierra (representada por el tótem coatl) y la fuerza del Cielo (representada por el tótem Quetzal). La imagen de la Serpiente emplumada se convirtió en un símbolo de transformación en las tradiciones maya, zapoteca, tolteca y azteca. En la tradición azteca representaba más la  forma de Dios que del hombre, de igual forma como en las primeras tribus mayas. 

La formación de los conocimientos utilizados por Quetzalcóatl está asociada con los Olmecas. Estos conocimientos llamados "conocimientos de goma", están relacionados con la posibilidad de la comprensión y conversión de la tensión. Su fuerza nos ha mostrado a la Gran Serpiente emplumada, transfiriéndose a si mismo desde la condición humana a la condición de la deidad.

Quetzalcoatl ha aprendido y conocido las principales formas y propiedades con las cuales puede interactuar el ser humano; es la fuerza del Jaguar. De hecho, Quetzalcoatl se opuso a sí mismo a la fuerza del tótem, regulándola y manejándola, sin obedecerle y sin servirle. Los conocimientos que formaron la base de los veinte grandes símbolos Maya eran propiedad de Quetzalcóatl, y describen el código de conversión de la energía y no es un calendario, como se considera habitualmente.

Los símbolos de los mayas son el código que lleva a la perfección. De hecho, en él puede reducirse el concepto del ser humano perfecto. El concepto de "tolteca" no se toma aquí como un grupo étnico, sino como una función para superar los niveles más bajos de la existencia (por ejemplo, los Chichimecas, que también se perciben no como una etnia, sino como una calidad de persona). En realidad, los Chichimecas formaron una etnia de baja frecuencia de los aztecas, que se caracterizaron por desarrollar numerosas supersticiones y otros efectos no necesarios.

En cierta medida los aztecas son los romanos de Mesoamérica. Con ellos llegaron la dependencia y el miedo a la muerte, o el miedo ante Tezcatlipōca (El que lleva la muerte). Los aztecas le contrastaban la fuerza de Quetzalcóatl; éste ya era considerado no como una persona, sino como un Dios. Lo único que ellos conservaron y heredaron en su forma pura fue la percepción del espacio, simbolizada por Teōtīhuacān.

Los aztecas contribuyeron a la confusión respecto al entendimiento de los Cinco Soles. Los conocimientos que Quetzalcóatl presentó como el proceso de pasar a través de Cinco Puertas y Cinco Soles, fueron proyectados por los aztecas sobre la dimensión temporal, la cual Quetzalcoatl no utilizaba. Por esto, los aztecas se perdieron en las características tiempo-espaciales y sólo copiaron los símbolos y deidades de los mayas y toltecas, con ligeras correcciones y en parte cambiando los nombres. Por supuesto en la época de los aztecas cambió el ritmo y la densidad de la Tierra, por esto los conocimientos utilizados por Quetzalcoatl, comenzaron s ser de difícil acceso para ellos. Como resultado, mismo Quetzalcóatl se convirtió en parte de una determinada esencia mitológica.

Los Toltecas trataron de recuperar los conocimientos de Quetzalcoatl. Crearon el último sistema coherente de conocimientos de Mesoamérica, que llegó hasta nuestro tiempo en partes separadas. Los toltecas han sido los primeros en comprender el desarrollo de las energías, relacionadas con la frecuencia de 260Hz. Sin embargo, el sistema de conocimientos desarrollada por Quetzalcoatl termina el 22 de diciembre de 2012.

La base de los conocimientos de Quetzalcoatl es la capacidad de aumentar la fuerza y la energía, que también le da el nombre de Topiltzin Cē Ācatl Quetzalcōatl - el que administra la fuerza. Quetzalcoatl fue capaz de unir las tres fuerzas con las cuales interactúa el ser humano: la fuerza de la Tierra, la fuerza del Cielo y la fuerza propia, por lo que Quetzalcóatl es percibido como el Señor de la Tríada. Cada fuerza tiene su propio nombre y condición divina.

Tonacatecuhtli representa la fuerza más avanzada en el espacio, equivalente a 260 Hz, con la cual la mente humana puede interactuar. También es llamada el Cielo Decimotercero. Es un lugar donde nada puede ser destruido. Allí viven aquellos a quienes posteriormente los humanos llamaron "dioses". 

Mixcóatl es la fuerza de la conversión, que otorga la comprensión que si algo cambia en la naturaleza, también cambia en el ser humano. El aprendizaje del poder de Mixcóatl dio la oportunidad a Quetzalcóatl para llegar a la comprensión del Cielo Decimotercero y asignarlo a la gente.

Las posibilidades concientes de saber manejar las fuerzas terrenales y celestiales convirtieron a Quetzalcoatl en un super humano. Sin embargo, el concepto de Mixcóatl podría reducirse ligeramente, dándole la gestión de las fuerzas del tótem, y entonces su lugar lo ocuparía Tezcatlipoca, cuyo nombre está asociado con los cambios y con el resplandor de las estrellas. 

Lo más importante en relación con Quetzalcoatl es que él nació de una mujer mortal llamada Chimalman, pero presentó el espacio que identificó como un punto de partida en el desarrollo hacia la Estrella de la Mañana, es decir, hacía el Cielo Decimotercero.

Donde es el Uno – es la caña que orienta,
Dos –  la fricción, acción, el sílex,
Tres – cuatro direcciones o conejos,
Cinco - seis cualidades, desarrolladas mientras se mantiene la orientación,
Seis – los seis posibles cambios, producidos por la fricción del sílex,
Siete – la cabaña, la posibilidad de especificar la frecuencia,
Ocho – el aumento de las direcciones de cuatro hasta el ocho,
Nueve – el logro del enfoque…

Donde un criterio de caña-punto de referencia para dos fricción, ley, Flint, tres, cuatro o cinco conejo: seis cualidades, desarrollados mientras mantiene un hito seis y seis posibles cambios de la fricción del silicio, siete: la capacidad para establecer la frecuencia de la choza, ocho: un aumento de cuatro a ocho, nueve, lograr enfoque …

Pero para nueve se necesita una forma controlada – el espacio, que Quetzalcóatl determinó en el sitio, conocido como Tula (Tollan) y donde creó la cualidad del indio perfecto, y los indios a su vez crearon a la etnia azteca. Este lugar dio nueve nombres que representan las propiedades terrenales de Quetzalcoatl. Son Chalchiutlanetzin, Ixtlilcuechahuac, Huetzin, Toteneuh, Nacaxoc, Mitl-Tlacomihua, la emperatriz Xiutzaltzin, Iztaccaltzin y Topiltzin.

Por lo general son retratados como gobernantes de Tula. Pero en realidad, ellos encarnan ciertas propiedades del espacio, las cuales debe identificar aquel quien está tratando de llegar al Cielo Decimotercero. Así, Tula es un lugar donde los verdaderos toltecas podían perfeccionarse.

Desde este punto de vista podemos llamar tolteca a Quetzalcoatl. Y desde Tula Quetzalcóatl se fue al Cielo Decimotercero.

Tula, a su vez, es considerado como el lugar donde se encuentra la entrada en Yaxchilán (es uno de los nombres del Shambhala indígena, construída por los mayas como una ciudad). Sin embargo, hay un camino de Tula que lleva al inframundo Mictlán, también visitado por Quetzalcoatl, estudiando diferentes tipos de personas que vivían en diferentes momentos. 

El principal objetivo de Quetzalcóatl era lograr la posibilidad de transformar los huesos, que fueron el principal escollo para alcanzar el Cielo Superior. Para ello estudió la naturaleza de las siete vibraciones, donde la última daba la oportunidad de transformar los huesos.

Para lograr esto, Quetzalcóatl utilizó las seis direcciones, donde está la parte superior y la parte inferior (denominó como “eje” la fuerza de la Estrella de la Mañana llamada Tlahuixcalpantecuhtli y la fuerza de la Estrella de la Tarde, llamada Sholotl), así como el centro y las cuatro direcciones: Apantekutli, Uiktolinki, Tepankiski, Tlallapanak, Contemok.

Por cierto, uno de las artes para fortalecer los huesos era jugar con la pelota. Otro elemento importante fue la creación de la bebida divina bajo la fuerza del agua: Tláloc, que posteriormente dio vida a bebidas como el pulque, mezcal y tequila.

Quetzalcóatl creó un espacio cerrado en el año 980 y este espacio se llama Tula. Las piedras que él tocaba convservaron sus huellas. Quetzalcóatl era capaz de pasar a través de las montañas, y cambiar los huesos en la gente de Tula. Se cree que el derrotó a la Bestia Tlaltecuhtli. También definió las condiciones para el desarrollo del ser humano perfecto durante 676 años años condicionales (trece ciclos de 52 años).

Preguntas


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

1306
Imprimir
top
Notice: Undefined index: GetCode in /home/olegcherne/public_html/common/descriptor_parser.inc.php(191) : eval()'d code on line 5