Alquimia Integral

La enseñanza de la Alquimia Integral se apoya en la tarea de integrar la consciencia y llevar la mente al conocimiento y manejo del estado místico de la existencia, el involucramiento a la zona de las fuerzas de rango superior. Se trata de la zona que suelen relacionar con el concepto del manejo, el desarrollo de la espiritualidad, pero que excluye el estado de flotación de la consciencia.

La Alquimia Integral explica tanto la naturaleza emocional, como la temporal con el fin de no caer rehén de la formación falsa del Camino. Al mismo tiempo, la naturaleza de la excitación que determina la emocionalidad, se conserva para obtener la capacidad de absorber la energía, dado que además de la vida mental de las acciones o la acción en sí misma, la mente posee naturaleza física de las acciones que no debe ser sacada, quitada del proceso de mentalidad, llevando al estado del éxtasis incontrolado religioso, donde se altera la naturaleza del crecimiento y, lo más importante, la absorción.

Para que la consciencia empiece a transformarse, primero debe ser conocida. Para la Alquimia Integral se excluye el concepto de la fuerza invisible, dado que cada uno de los integrales que están en la base de la Alquimia, son táctiles. Todo consiste en la posibilidad y la capacidad de sumergirse y para hacer esto se necesita la comprensión de la naturaleza de la Iluminación de la luz y la Alimentación con luz. Aquí es importante la física del equilibrio de la consciencia, pero para hacer esto, se debe transformar la realidad externa. Sin embargo, la realidad externa es condicional, si no se ha comprendido su equivalencia semántica. Por eso, la enseñanza se debe desarrollar en todos los campos, incluyendo el biológico. Y la fe debe ser la base fisiológica.

La filosofía de la enseñanza es el Arte del manejo por la consciencia humana, su transformación conforme a las características energéticas del espacio, basadas en el ritmo y las vibraciones con los que debemos correlacionar también los estados psicológicos, espirituales, provenientes del concepto de la vivencia provocada por todo que nos alimenta, a lo que podemos referir los alimentos que podemos absorber al máximo (por ejemplo, la respiración).

La Alquimia Integral no enseña tanto a penetrar en la esencia, sino que también su inducción y transformación. Sin este conocimiento, todo se reducirá a la subjetividad de experiencia sensorial. Es inútil superar las acciones del mundo material. Los logros parciales llevarán a la nada en este Camino. Es importante integrarnos a él y mejorarlo y no ponernos en las leyes de la negación.

 

7222
top