Cuerpo Sufí

El Cuerpo Sufí es un cuerpo que permite estar lejos de las cosas vanas del mundo y las habladurías. El Cuerpo Sufí es la comprensión de la idea de la libertad. Para hacer esto, debemos pasar a través de la oscuridad o el sacramento. Pero, al principio, en la mente debemos comprender qué es lo que une y qué es lo que conecta la Tierra con el Cielo y la respuesta es: el aroma.

Ŷabir ibn Hayyan quien fundamentó las bases del conocimiento interno del sufismo, trabajaba mucho con el Cuerpo del aroma, por ser intemporal. La fuerza de la transformación es el Dragón Negro. La transformación del aroma se parece a la transformación de la luz. Y ¿por qué luchar con algo que es temporal y limitado?, de todos modos morirá.

La luz ha creado el tiempo, el tiempo ha creado los seis aromas: delantero, trasero, izquierdo, derecho, superior, inferior. Es lo que usamos. Es la cosa a través de la que nos sintonizamos, puesto que somos temporales y usamos tecnologías temporales. Para nosotros la sintonía es lo superior, mientras que para el aroma lo superior es el Campo etéreo. Debemos llegar a pasar por este puente. Los primeros cuatro números forman la figura. Dentro de ella debemos colocar el aroma de nuestro cuerpo.

Cada nota es unа sintonía. El aroma tiene la forma de una pirámide. Muchos han querido apoyarse en el Cuerpo etéreo, pero sólo los Sufís tuvieron éxito en hacerlo. Ser sufí significa, ante todo, guardar el misterio. El sufí vive en el misterio, por eso no es accesible y entre él y el mundo temporal naturalmente se forma una distancia.

Lea el texto completo en el Artículo Cuerpo Sufí.

1055
top