El sistema de alimentación con cristales

Si queremos comprender los cristales como un elemento de alimentación es necesario entender la esencia y la idea en cuestión. Los criterios de evaluación son las vibraciones de cada cristal que, de hecho,  representan alguna forma.

Es importante comprender que la energía puede existir en un espacio sin forma (de transición), en un espacio de formas imperfectas (desproporcionado o asimétrico) y en un espacio de formas perfectas capaces de transformar y mejorar la energía (condición básica de cristalización). El cristal es simplemente una manifestación de la forma perfecta, que representa condiciones de la estructura macrocósmica del universo en el espacio del mundo.

Sin embargo, para hablar de cristales y formaciones cristalinas, debemos tener en mente una forma, que define el espacio del cristal y la relación con el mismo. La forma es primaria, sin ella no podemos percibir la energía cristalina. Después de todo ¿qué es la forma? Es una circulación específica de la energía. ¿Qué es el cristal? Es el resultado de la transformación de la energía en la forma específica.

Tomemos, por ejemplo, una de las formas sofisticadas — el cilindro. Contiene una condición para una circulación cerrada de energía y, en consecuencia, la condición para la cristalización. Cuanto más perfecta la  forma sea, mayores oportunidades nos dará de obtener un mejor cristal. Y además queda : determinar el número de formas que podrían cristalizar la energía (es decir partir desde una forma, desde la geometría hacia el cristal).

Se puede ir del cristal hacia la forma, pero es importante comprender dónde se ponen las características de frecuencia y de vibración de un cristal, es decir, ver cuánto de la esencia recibida del cristal sería eficaz para nuestro cuerpo. La eficacia del cuerpo determina la disponibilidad de la estructura y el eje para absorber la energía entrante, conservarla y convertir y en este caso, absorberla.

La pregunta es: si somos incapaces de percibir las esencias cristalinas, ¿ hay que tratar de aceptarlas? ¿Tenemos las condiciones suficientes para la adopción de las esencias de cristal? No se puede dar una respuesta clara. Empezando a alimentarnos con los cristales, nos comprometemos, en primer lugar, a configurar el trabajo del cerebro (porque la energía cristalina llega principalmente al cerebro) y en segundo lugar, a mantener la disciplina de las acciones, porque junto con los cristales no se puede comer alimentos de baja frecuencia. Reunimos cierta experiencia, para lo cual se necesita tiempo para elaborar un sistema. Y aunque tenemos indicadores perfectos y capacidad para absorber, igual deberemos pasar por el proceso de reestructuración.

El sistema de alimentación del futuro es el arte de entender siete formas de alimentación, cada una de las cuales hay que saber bien como conformar. Para ello se utilizan una variedad de habilidades prácticas, incluyendo técnicas nutricionales y respiratorias. Pero lo más importante es que todos provienen del cerebro o pasan a través del cerebro. Por lo tanto los cristales son útiles incluso cuando somos imperfectos, y hasta si no estamos dispuestos a percibirlos.

La única prueba es la disciplina de la acción. Si se la sigue, el cerebro obtendrá siete tipos de configuración (cada cristal tiene ciertas frecuencias resonantes y proporciona su efecto sobre diferentes formas del cuerpo). Nuestro objetivo es construir un sistema perfecto del organismo que esté determinado por siete formas.

Tomamos como base una de las formas perfectas. Por ejemplo, el cilindro, que tiene un conjunto ordenado de energía (su energía tiene un ciclo cerrado y un ritmo de rotación), eje y proporción. Esto le permite no sólo desarrollar la forma por su propia energía, sino también absorber la energía desde el exterior. Y si estamos configurados sobre esta forma, entonces a través de vibraciones podemos crear las condiciones para su formación, incluso sin tener esta forma. Para ello debemos seleccionar el sistema principal del cuerpo que determina el trabajo de la forma del cilindro. Este sistema es el grupo muscular, que se mantiene por el sistema de los tendones y se nutre por el sistema endocrino (porque la energía de los cristales puede ser percibida en un principio sólo con las glándulas).

Así, el cilindro es proporcional a la estructura del cuerpo humano y el cuerpo principalmente forma a los músculos. Además, si tomamos la circulación de energía en el grupo muscular y en el cilindro, conseguiremos una fórmula similar. Esta fórmula nos lleva a la frecuencia resonante, que por sus características es parecida  con la esmeralda. De hecho, este cristal resuena con los centros que afectan, por ejemplo, las conexiones musculares y nodos.

Así, obtenemos la clave para la formación del cuerpo de rotación. Y cuando hablamos acerca de la creación del cuerpo de rotación, podemos hablar sobre el cilindro, las fases y el ritmo, los cuales podemos obtener al girar esta figura. De hecho, estamos hablando de geometría y proporcionalidad en la cual inscribir el cuerpo. Pero como la base de nuestro cuerpo son los músculos, nos referimos a los músculos cuando inicialmente hablamos del cuerpo.

Es decir, tenemos un objetivo ante nosotros, formar una cierta densidad que genere energía para la forma que también se formará con ayuda de esta forma. La única diferencia en estas dos formaciones está en la resonancia. Esta resonancia puede ser horizontal o vertical, dependiendo del ángulo y la dirección de rotación de la energía. Pero esto es una consecuencia, lo más importante es que recibimos un cuerpo primario, que necesita crecer y desarrollarse: es el cuerpo de la rotación.

Al hablar del Cuerpo de la rotación, estamos hablando de una mejor forma de energía, que debe existir y vivir en nuestro cuerpo. Y debe tener su propio ritmo de existencia (por ejemplo, relacionado con la forma del cilindro). En definitiva, el cilindro es una condición para la existencia de ciertas formas cristalinas. Rodando, el cilindro produce un esfuerzo, que se caracteriza por una vibración. Este esfuerzo, en la naturaleza, produce los cristales. Dentro de cada cristal existe una forma original, pero ésta está en el espacio y no en la tierra. Por lo tanto, la alimentación con los cristales es como una implantación de la semilla de la forma.

Por lo tanto, tenemos cierta unidad de alimentación, relacionada con la esmeralda. Esas unidades podrían ser siete, porque la energía en nuestro cuerpo tiene una vuelta completa de cambio y es igual a siete formas (siete vueltas de espiral es la barra máxima temporal (lineal) del espacio). Esto ocurre si consideramos las funciones del cuerpo que se desarrollan (en el estado estable son ocho formas).

Desde la posición de la alimentación, la primera forma es el peso del cuerpo, representado por los músculos y, por tanto, la consideramos en primer lugar. Esta forma es representada, como se mencionó anteriormente, por la esmeralda. También la unidad se representa con el Cuerpo de la Resonancia (el cerebro), con el Cuerpo Truncado (el útero) y con el Cuerpo Colectivo (el centro único). Todo depende de los objetivos y los indicadores personales.

Todos los sistemas son como las ruedas dentadas del reloj, que transmiten la fuerza entre sí, reproduciendo el mecanismo espacial. Del mismo modo "trabajan" los días de la semana, presentando el cambio del mecanismo espacial. Nos guste o no, tenemos un ritmo establecido, que podemos seguir y que es atemporal, aunque tiene la posibilidad de una cota lineal (relacionada con la energía básica del espacio). En este segmento se oculta el esfuerzo de conversión de la energía, medido por el ángulo. Como sabemos, cualquier ángulo se calcula con el tiempo. Con un pequeño margen de error, pero se calcula, porque cada ángulo es una palanca o, si tomamos la antigua terminología, el codo.

El tiempo no cuenta con la dirección de la forma y del ángulo, por lo que obtenemos el error. Así tenemos el mes condicional o alquímico, equivalente a 28 forma-días o cuatro direcciones de ángulos (el ángulo máximo que contiene la energía de 90 grados, son cuatro direcciones más).

En este mes condicional un cuerpo forma al otro, por esto ocurre la diferenciación por días: es una condición del trabajo de mecanismo, que corresponde a determinadas vibraciones, donde un codo es de 13 grados. Debe tenerse en cuenta que el ángulo de este mecanismo está cambiando constantemente y que corresponde a uno hoy y puede ser otro diferente mañana. Por lo tanto, nosotros necesitamos lo que representa el espacio.

La permanencia representa a nuestro cuerpo físico, porque por las vibraciones el cuerpo está más enlazado a la base o a la construcción lineal de cinco elementos. Es decir, podemos hablar sobre el cuerpo y sus órganos. Y entonces nos importan los indicadores de cristal, que entran en el sistema de dependencia de los cinco elementos. De lo contrario, vamos a necesitar una proporción más compleja basada en 13 estructuras espaciales. De esta manera una forma de nutrición está vinculada principalmente al cuerpo como a un objeto permanente (mientras el cuerpo interactúa con la comida de baja frecuencia), y no a su movimiento, pero considera el proceso de cambio, expresando la idea del movimiento en la quietud. Y en este caso, podemos distribuir los cristales por los sistemas del cuerpo y expresarlo en días o, más apropiadamente, en ángulos.

  • Lunes se representa por la plata. Este es el primer ángulo básico, que permite que la energía retorne. Esta tarea se realiza dentro de las características de la vibración de la plata y la magnesita.
  • Martes se representa por la forma de la amatista, cornalina, bitartrato de potasio. Este es el segundo ángulo, que permite a la energía circular en una cantidad dada.
  • Miércoles se representa por el citrino, las perlas. Este es el tercer ángulo  y representa la fuerza de la circulación de energía.
  • Jueves se representa por la esmeralda, el hierro de tigre. Este es el cuarto ángulo, que permite el desarrollo de la energía.
  • Viernes se representa por la calcedonia, el cuarzo. Este es el quinto ángulo, que permite la cristalización de la energía.
  • Sábado se representa por la clinoptilolita, el jaspe rojo. Este es el sexto ángulo, que permite formar un nuevo cuerpo dentro de sí mismo.
  • Domingo se representa por la sodalita, el oro. Este es el séptimo ángulo, que permite ir más allá de nuestra existencia espacial.  

Así, la alimentación con los cristales es algo más que sólo alimentación. Se trata de la formación de ciertos esfuerzos de vibración dentro de nuestro cuerpo (ángulos), que, por un lado, ayudan a formar un cuerpo mejor y por otro lado, lo sacan de la dependencia de la comida mortal y otras cuestiones conexas. Aquel que aprenda a alimentarse con cristales, no estará más interesado en las cuestiones de las vitaminas y otros equivalentes de las formas pesadas de vida.

Si vemos los cristales desde esta posición, entonces es mejor tomarlos por la mañana, utilizando los medios que más corresponden a los cristales. Tomando los cristales, es importante recordar ante todo, que ellos nutren el cerebro, y deberíamos concentrarnos, configurarnos al máximo sobre la vibración del cristal.

Planificando la alimentación con los cristales, tenemos que lograr una percepción de la experiencia y el llenado con las energías. Este es el concepto de las Tres Experiencias superiores. Es importante comprender que, hasta lograrlo, utilizaremos sólo el 15% de las posibles cualidades del cristal. Así que el primer objetivo del yoga de la alimentación es producir una nueva experiencia de alimentación. Con esto hay que empezar. Consiste de una combinación de siete cristales, siete sabores, siete energizantes, siete aromas.

También hay que recordar que hay cristales por así decirlo, sustanciales, que se encuentran en una especial jerarquía energética más allá de las estructuras, es decir, ellos representan el sustrato celestial. Estos cristales pueden incluir, por ejemplo, a la turmalina.

 

Preguntas y respuestas

Entonces la forma es un vínculo que nos permite conocer al cristal (su estructura y espacio). Y encontrar una forma (transición de los sistemas del cuerpo a sus formas) es un proceso donde la tarea principal es  "encontrar" y no "crear". También ya contamos con sistemas existentes del cuerpo y por lo tanto con las fuentes de sus manifestaciones, es decir, con las formas. Entonces, teniendo la densidad necesaria, el objetivo principal es la formación de los Palacios del cerebro (creación de Niwan Gong), capaces de alterar las características de la frecuencia de la conciencia y percibir más campos de volumen de alta frecuencia. Entonces la primera unidad de alimentación debe ser el cuerpo de resonancia. ¿Es posible sin crear el Niwan Gong, obtener la manifestación y formación de los siete cuerpos? Porque la semilla de la forma de los cristales se percibe solamente con el cerebro.

La alimentación del cerebro puede ocurrir sin el establecimiento del centro. Mejor dicho, formalmente tenemos el hipotálamo. No tenemos un gestor. Así que, uno no molesta a otro. Por lo que necesitamos mantener lo que tenemos y construirlo mejor. Después de todo, tenemos que entender que estamos hablando de un valor añadido de nuestro cerebro y no del valor disponible. O en otras palabras, la cuestión se trata de si queremos mejorarnos o no. Además, el ser humano ya ha bajado sus indicadores de frecuencia, y no estaría mal subirlos de alguna manera.


¿Cómo difiere una forma perfecta de otra, más perfecta aún? ¿Qué aporta la complejidad de los vínculos en la estructura de un cristal?

El ángulo del  esfuerzo.


Nosotros relacionamos la forma con la formación de los cuerpos de rotación. ¿Pero un cubo que determina a la forma del volumen corporal, es el cuerpo de rotación?

No siempre debemos girar todo. A veces tenemos que llenar el coche con gasolina para que pueda andar. 


La rotación de los cuerpos se basa en la existencia de un eje. ¿Cómo se mantiene la permanencia de este esfuerzo de rotación?

Con asimetría.  


¿Qué son los cristales sustanciales? ¿Cuál es la jerarquía de los cristales? ¿Existen estructuras del Macrocosmos que son más perfectas y están más arriba en la jerarquía de los cristales?

Es lo que está más arriba de las formas espaciales. Es como un gorro. De hecho, lo que sale o entra en otra forma de existencia.


¿Cómo las características de resonancia de los cristales minerales, cultivados en la Tierra, pueden igualar a las características resonantes de las formas, que determinan el espacio de cristal del ser humano, formado por el Macrocosmos?

Ellos representan a la proyección horizontal. Como el Yin y el Yang.


¿Podría explicar con cual asimetría se mantiene la permanencia de rotación en un cuerpo simétrico?

Con la angular. Con la transición diagonal de una coordenada hacia la otra.


¿Es posible ampliar el concepto de "cuatro direcciones de los ángulos" en términos de alimentación con los cristales? ¿Se compara esto con los elementos de la semana, y como invertirlo  en la forma de desarrollo?

Esto corresponde a nuestra estructura espacial y una semana es su manifestación, donde tenemos los ángulos desplegados y cerrados, y el ángulo de transición (dos ángulos).


Tenemos una rotación angular de energía en la esfera, y la geometría del cristal tiene objetivos resonantes. ¿Existe la dinámica de los parámetros de acuerdo con el ritmo de la rotación de este ángulo (rotación impulsiva, cambio del volumen y la inclinación de los planos)?

Cada cristal ya tiene su inclinación de los planos. Es decir, aquí para nosotros hay una constante, en virtud de la cual nosotros mismos nos acercamos. Cada cristal tiene su volumen y su ángulo de rotación.


El mecanismo espacial se da, incluso, con alteración de los días de la semana. Pero los calendarios en la historia muchas veces fueron modificados con decisiones de la voluntad. ¿Realmente los días "modernos" de la semana de nuestro calendario corresponden a las características reales del ritmo de Macrocosmo?

Nosotros no debemos mirar sobre el calendario, sino sobre las transiciones de los ángulos. Para ello necesitamos siete segmentos iguales. Los días de la semana son para facilitar la transición.


Entonces la alimentación con cristales representa al alimento perfecto. En este caso, ¿cuál es el papel de la alimentación con el sabor y la alimentación con los energetizantes? ¿Es una fase de transición para reconfigurar nuestra alimentación con los cristales? ¿O la alimentación con el sabor y los energetizantes es aún más fundamental e indispensable hasta que hombre se encuentre en forma humana?

La alimentación con los cristales no es la alimentación perfecta, es práctica, donde nosotros fortalecemos nuestro espíritu. La alimentación perfecta es cuando nos alimentamos con la saliva. La alimentación con el sabor es el proceso de fortalecimiento de Qi, y también de las formas humanas de energía. Enérgicamente ellas mantienen el Qi o mantienen la alimentación del espíritu. Aquí todo depende de los objetivos y de la capacidad de alimentarse. Éste es un sistema completo y no sujeto a la coyuntura  del día.


En una de sus conferencias había una frase: que una figura básica es la que tiene cinco facetas y por este principio fue formada la Tierra. Pero la figura más básica del tetraedro tiene seis facetas y cuatro planos. Se puede construir con cinco, pero una faceta debe ser colocada atrás. ¿De qué figura Usted habló?

Se refiere a la condición de cristalización que puede recopilar y construir. Aquí hay que ver a una figura no sólo desde el punto de vista de la forma, sino también por medio de la posición de la circulación de energía en ella. Es la condición de quietud y movimiento.

 

19 septiembre 2011

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



1298

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top