Maya. La escritura de la danza

La danza Maya es la sección transversal-variable del espacio. Es una fórmula donde el principal elemento no es la estética del baile. El baile Maya es determinado sistema de movimientos que mide los diferentes cambios del espacio. Son movimientos estructurados que expresan ciertas tareas.

Para la danza Maya son importantes cuatro condiciones:

  • el lugar de ejecución;
  • la calidad del desarrollo del ejecutante;
  • el contenido de la ejecución;
  • a qué o quién está dirigido el baile.

El cuerpo fue percibido por los maya como un sentimiento irracional, no se consideraba mecánicamente. La funcionalidad de la danza Maya es multiforme, pero al mismo tiempo es parte de forma única. El baile debe seguir determinada tarea; no debe convertirse en condición para la obtención de emociones. Es importante mirar por no cambiar la función del cuerpo.

Las posiciones estáticas de la danza, representadas en diferentes estelas y recipientes de los maya, muestran sus estados “sobrenaturales” que pueden ser interpretados como: de sacrificio, súper-conscientes o divinas. Bueno, aquí hay varias interpretaciones, pero todo se reduce al cuadrado indicado (la base de la pirámide) en que están inscritos los siete escalones.

Luego, según el grado de compresión del cuadrado, obtenemos 7 espiras de resonancia. Los indicadores de la compresión dependen del lugar (si es pirámide), o del esfuerzo del indígena (si es baile). Es decir, el paso de un escalón a otro. Estas espiras de resonancia determinan la escala de varios escalones: en el primer escalón tenemos dos espiras; en el segundo —tres; en el tercer — cuatro; en el cuarto — cinco; en el quinto — seis; en el sexto — siete.

La espira más importante en la danza es la última, que forma seis grupos de resonancia (y es transitorio, por lo que es de más alta frecuencia). Para alcanzarla, durante la danza se deben pasar siete niveles de cambio lo que forma los doce movimientos de Tzolkin. Al mismo tiempo, cada escalón es estructura independiente que contiene todos los indicadores incluso la función divina de quintaesencia, que se reduce a tres resonancias del Tótem básicas: Serpiente, Jaguar y Ave que representan el alcance de los tres ángulos centrales.

De esta manera, la danza es determinada escritura, método de trabajo con el cuerpo y la consciencia que nos da acceso a la comprensión. La danza Maya es el conocimiento, cuya expresión es la transición de la forma de una medida a la de tres, que a su vez se expresa por la Medida o el Ritmo, o sea aquello que lleva al bailarín al proceso de la resonancia, la estructura más importante en el baile de los maya.

No obstante, la resonancia no es la cumbre. La sigue la vivencia, o sea el texto. Maya determinaron la vivencia a través del texto. Si observamos las doce estelas Yaxchilán, veremos que sus autores mostraron la idea principal del baile: experimentar no simplemente algunos estados, sino que estados que tienen su clasificación.

El término Ahk'ot caracteriza la danza Maya. Este concepto también caracteriza el cuerpo torcido en el espacio bajo determinado ángulo y la conservación del significado de los movimientos. Y no es un simple significado, dado que se trata de estados no sólo de la mente sino que también del cuerpo que están en el punto fronterizo. En este caso se trata de condiciones que conectan la persona con el lugar y la tarea, por ejemplo la ceremonia chaan para invocar la lluvia.

Pero aquí no tenemos “un grupo figurado”, sino que una determinada escala del significado de las diferentes tensiones que maya denominó como ub ax. Es una línea limítrofe de varias vivencias, hasta llegar a la divina.

De esta manera, la danza está compuesta de índices de movimientos que deben acompañar al bailador a la escalera del desarrollo de las vivencias. En este caso, la base en la tecnología, el método de la danza Maya, son las piernas, el apoyo o sea, ux ajen ch'e'n, lo que también puede ser entendido como “tres piernas”, donde la tercera pierna es la condición para el trabajo con las dos piernas que van por la escalera. Las piernas en el baile Maya es la base; éstas controlan no sólo el movimiento, sino que también la dirección del movimiento.

También aquí destaca el significado tan importante de la danza, como la conservación que se comprende como la “cueva Chen”, que está relacionada con la ley de la cristalización correlacionada con el Jade. Formalmente, la danza está compuesta de 13 pasos — seis hacia arriba y seis hacia abajo y también un viraje donde se cumple con la tarea de la danza y su realización en el nivel de los sentimientos. Éstos, a su vez, se dividen en 13 niveles según las características de la frecuencia del cuerpo.

Las más “proyectadas” en este caso son las piernas. Es decir, aquí observamos la dependencia del espíritu de las piernas como apoyo no sólo de la posición, sino que también del movimiento. Maya dieron gran importancia a las piernas considerándolas la tensión básica del cuerpo. Y el concepto de ux ajen ch'e'n está relacionado, ante todo, con las piernas, puesto que de ellas depende el logro del número de resonancia necesario.

Las piernas deben corresponder con la tarea, o sea con la Serpiente, la que también se percibía como tarea de la realización de varias acciones. Cierto, Maya prestaron mucha atención también al significado de la concordancia entre las manos y las piernas.

Lea más materiales sobre el tema:

 

 

06 mayo 2011

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



392

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top