Nanã

Día de la semana: lunes.
Día de festejo: 26 de julio
Metal: latón.
Colores: blanco con rayas azules, azul turquí, púrpura, violeta.
Partes del cuerpo: estómago, útero, los vasos sexuales femeninos, el abdomen; protege las mujeres embarazadas.
Comida: pan de grano triturado servido con miel, papilla.
Carácter: temperamento expresivo y artístico, al mismo tiempo precaución, atención, tolerancia, madurez, lentitud, resistencia, bondad, benevolencia.
Movimientos: llenos de atención y recogimiento. Poseen viscosidad y a veces pesadez.
Símbolos: collar de conchas del mar, cruzadas en los pechos hacia arriba y hacia abajo.

Entre los mundos de los vivos y de los muertos hay un portal. Este pasaje o frontera entre la vida y la muerte, está gobernado por su guardiana Nanã, señora de la muerte Dassa Zume, que genera Iku (significa muerte en el lenguaje yoruba). Nanã personifica las fuerzas de la naturaleza más temidas por el hombre, porque ¡nadie quiere morir! Ella es la señora encargada de la transición de esta vida a la otra, la dueña del portal mágico, el pasaje entre las dimensiones.

Esta elegante dama nunca se preocupa por su propia vida. Se presenta a sí misma y a sus hijos (los Orishas Obaluae, Ossãe, Oshumare y Ewá) en una forma noble y gana respeto por lo que es. La lucha con la muerte es una lucha con Nanã. Así que si uno no quiere que la Muerte venga por él, debe hacer amistad con ella mientras está vivo. Esto implica la necesidad de conocer el pulso, el latido del corazón de la muerte. Nanã es viscosa y pantanosa, es húmeda y lluviosa.

Nanã es la Orisha de la vida, que representa la muerte y debemos tratarla con el más profundo respeto y amor. Nanã es la madre de la Capoeira, que hizo a la gente no tener miedo de la muerte. Nanã enseñó al ser humano el primer juego, el juego con la muerte. Nanã es la más temida de todos los Orishas, pero también una de las más respetadas. Es la Orisha más antigua y poderosa. Nanã es un hechizo de la muerte misma. Sus canciones son oraciones para que la muerte no ocurra pronto y si ocurra, que no sea dolorosa, y oraciones por la conservación de la vida.

En los lugares de culto de los Orishas, en los templos, veneran mucho a Nanã y temen a la fuerza que representa. Se cree que ella es la madre de la viruela y siempre aparece donde hay una epidemia de esta enfermedad, por lo que los antiguos yoruba aprendieron a jugar con ella, para conocer su ritmo y oponerse a la muerte. El ritmo de Nanã es un reto, es una lucha por su libertad interna.

Nanã vive en los humedales, en los pantanos; en general, ella nació del agua derramada por tierra, de la mezcla resultante de la suciedad. ¿Dónde se manifiesta Nanã? Es un barro, una mezcla de tierra y agua; es una ciénaga de barro, su centro principal y la fuente de la regeneración; son la lluvia, la tormenta y el aguacero. La lluvia es una especie de lavado del cuerpo y es un tributo a Nanã chapoteando en su elemento. Y en ningún caso no debemos maldecir la lluvia que aparece cuando damos un paseo, durante reuniones, fiestas y eventos. La lluvia es parte de la vida, viene para irrigar y saturar el suelo. Si cae demasiado, entonces es porque las fuerzas de la naturaleza, y precisamente Nanã, no están satisfechos. Sí, mis amigos... ¡Todo el mundo quiere ver lo bueno y nadie quiere ver la ira de Nanã! Les puedo asegurar que ¡no hay nada peor!

Al venerarla como la laba mayor (laba es la manifestación femenina del Orisha), Nanã ha ganado tanta importancia en los rituales de los yoruba: ella es la posibilidad de conocer la muerte, para tener la vida. Es como una muerte para vivir en el mundo. Nanã es una madre buena, agradable, cariñosa, comprensiva y que siente todo, pero cuando se enoja, no reconoce a nadie.

La leyenda del encuentro de Ogun con Nanã

Explorador y conquistador, el Orisha Ogun, en uno de sus viajes llegó a la tierra de Nanã. Sabía que en estos lugares gobierna una mujer de edad avanzada, inusual y poderosa. Podríamos suponer que vino para apoderarse de la tierra de Nanã, ya que no había ningún ejército, ninguna fuerza capaz de detenerlo. Sin embargo, Ogun quería sólo pasar por allí. Él iba a otro lugar, pero su camino pasaba a través de la tierra de Nanã. Él no quería cambiar su ruta, ya que al valiente Ogun nada le asustaba.

Al salir del bosque, Ogun llegó a un pantano sucio, la frontera de las tierras de Nanã. Tenía que pasar por ella. El camino de Ogun es siempre recto, independientemente de lo peligroso que fuera y de quién gobernaba las tierras por donde cruzaba. El destino y el objetivo para Ogun siempre han sido algo que es muy importante para él. Se detuvo en la orilla del pantano y cuando estaba a punto de cruzarlo, oyó la voz ronca y baja de Nanã.

— Esta tierra tiene dueño. ¡Pida permiso antes de entrar en ella!, dijo ella.

— ¡Ogun no pide, él toma! ¡Ogun no pide, él exige! ¡Y acaso una anciana es la que me impedirá alcanzar mis metas!, dijo en voz alta, Ogun.

— Pida permiso, joven guerrero, o vas a lamentar, dijo Nanã en voz baja y se quedó inmóvil.

— ¡Ogun nunca se disculpa y no se justifica, él viene y vence! ¡Atrás, vieja, o te encontrarás con el filo de mi espada o con la punta de mi lanza!

Al decir esto, Ogun entró en el pantano, teniendo en pie de guerra su lanza con la punta de metal, para estar preparado para enfrentarse con Nanã. Ella, estando con las manos vacías, cerró sus ojos y decidió tragarse el guerrero imprudente y fugaz en sus pantanos.

Y así fue...

Hundido en el pantano sucio, Ogun trató durante mucho tiempo, de pelear valientemente con ella para escaparse y volver. Él luchó por su vida, tratando de salir del agua y del barro que casi se lo tragaron. Asustado y casi asfixiado, Ogun se vio obligado a irse, pero gritó:

— ¡Tú vieja bruja! ¡Casi me matas!

Desapasionada y tranquila, Nanã continuó mirando silenciosamente:

— Eres muy joven e impetuoso, pero tienes que aprender a respetar lo que te rodea. No vas a pasar por mi tierra, ¡te lo prometo!

Y Ogun tuvo que encontrar otro camino. Esto también llevó a que en los pantanos nunca se usan cosas de metal. Hasta hoy en día, nada se puede hacer con filos de metal contra Nanã...


06 abril 2011

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



469

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top