Puntos problemáticos de las personas que entrenan

Se pueden hacer 4 niveles en la enseñanza:

  1. El nivel del facilitador: más nos desarrollamos que enseñamos a alguien;
  2. El nivel del Instructor: nuestra tarea aquí es dar instrucciones;
  3. El nivel del Maestro: la habilidad de combinar y comprender adónde llevamos la persona que aprende con nosotros;
  4. El nivel del Profesor: aquí llevamos a la gente a un formato de conocimiento mucho más grande que el simple dominio de la Maestría.

En la metodología de los entrenamientos es importante identificar las zonas y puntos problemáticos de las personas que entrenan. Independientemente de la enseñanza general, independientemente de cómo la llevemos adelante, desde el punto de vista del Facilitador, Instructor, Maestro o Profesor, debemos siempre darnos cuenta de que sin importar qué cantidad de personas haya en el espacio, ellas empezarán a influirlo y cada una aportará sus virtudes y defectos. Lo más importante en el espacio es la armonía, la permanencia en la Naturalidad.

Habitualmente, la desarmonía crea dos tipos de personas: las pasionales, que son los excitados o que vinieron con exceso de energía, y el otro tipo contrario, los deprimidos, a los que les resulta incómodo y no natural estar en el espacio. Es importante entender cómo una persona debe situarse en el espacio, cómo deberían ser las acciones a realizar para la creación de la armonía en el espacio. A mucha gente le resulta difícil prepararse más temprano y venir al espacio en el que existe la necesaria cualidad de estado armónico e involucrarse correctamente en el proceso.

No vale la pena empezar a “construir” a una persona de inmediato si no está claro dónde está su cabeza. No es necesario “romperla en pedazos”. Si no, escindiremos su psiquis y como resultado dejará de venir a entrenar. Todo depende del nivel de cada individuo. Se debe comprender que hoy en día el espacio ha reducido la fuerza de voluntad decenas de por ciento.

La gente no está acostumbrada a hacer un esfuerzo, no está acostumbrada siquiera a expresar su personalidad; apenas si se esfuerza por adquirir algo exterior y no por el resultado interior.

En el trabajo con la persona que entrena, debe estar presente el desarrollo y no el servicio, y nosotros debemos expresarlo. Esto se refiere especialmente a la gente que opera más con la energía que con la mente. En tal caso aumenta el volumen de la energía del espacio, pero eso no significa que los cerebros deban derramarse, sino al revés: deben recogerse.

El primer punto problemático de la persona que entrena: los músculos

Uno de los problemas básicos son los músculos. La gente ya viene con cierta orientación en cuanto al entrenamiento muscular, y puesto que sus músculos no están construidos correctamente, o no están construidos en general, le resulta imposible percibir el cuerpo íntegramente. En este caso, debemos identificar el problema de cada persona concreta.

Por ejemplo: la gente a menudo inclina la cabeza, lo que significa que considera sus acciones no por dentro, sino por fuera (se altera el transporte de energía al cerebro y, como resultado, se pierde la retroalimentación interna). Desde el principio mismo debemos custodiar que la persona que entrena no incline la cabeza, de lo contrario perderá el control. La energía no irá al cerebro, o irá irregularmente. Puede llegar una fuerte inyección de energía, pero no retornará y esto creará una presión innecesaria en la cabeza.

El segundo error: la gente no sabe caminar, mejor dicho, no sabe moverse, y cada uno añade su inercia al movimiento. Si enseñan una práctica de movimiento, entonces es importante enseñar a la persona a apoyarse en sus pies, hacerle observar sus movimientos. Y a pesar de todo, hasta algún momento, el hombre seguirá moviéndose incorrectamente.

El tercer momento: se debe recordar que en toda la gente, los sistemas del cuerpo son diferentes. Uno viene sobre-estirado; otro viene comprimido; un tercero tiene más desarrollada su parte superior, siempre apoyándose en ella, independientemente de lo que hace; un cuarto, al revés, tiene más desarrollada su parte inferior que la superior. Debemos desarrollar más en la persona lo que tiene menos natural, pero, en este caso debemos tomar en consideración que cuando uno empieza a desarrollar lo que tiene menos natural, corre el riesgo de dejar de entrenar, ya que no puede apoyarse en características generadas que son cómodas para sí mismo.

El éxito de la enseñanza depende de hasta qué grado aumentamos la eficiencia de la mente humana. La eficiencia de la consciencia es, ante todo, el análisis. Aunque hayamos construido metodológicamente la clase, si la gente no percibe el volumen, quedándose en la percepción lineal, surgirán dificultades.

El segundo punto crítico: los tendones

El nivel de dificultad depende de cómo y hasta qué grado están estirados los diversos grupos de tendones, cuál es su potencial energético. La dificultad más grande es si la persona está sobre estirada, pues entonces no tendrá fuerza en sus movimientos, será capaz de realizar sólo movimientos inerciales. Es mejor tener una persona que entrena más bien comprimida y no sobre-estirada, dado que la primera simplemente tiene bloqueos, mientras que el estado del cuerpo de la segunda es crítico.

El tercer punto crítico: los huesos

Si la persona tiene su esqueleto deformado, entonces esto llevará a la incapacidad de encontrar el apoyo en su cuerpo. Se debe empezar con la recuperación de la columna vertebral.

El cuarto punto crítico: la consciencia

Desde luego, todos los puntos mencionados no son nada respecto al estado en el que permanece la consciencia, muy complicada, infra-desarrollada o sobre-desarrollada. Aquí no se pasa simplemente por un largo y complejo camino hasta llegar a su recuperación: es importante saber cómo realmente hacerlo.

 

15 febrero 2011

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



631

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top