El Arte de Aprender

El aprendizaje de una persona se define de tres factores principales. En primer lugar, es el propio estudiante. Este factor se define por en una serie de condiciones, en especial por la fisiología. La cuestión de la fisiología debe ponerse desde el primer grado. Siempre y cuando el estudiante no es capaz de tener consciencia de sí mismo, tiene que haber alguien que define y orienta su desarrollo. Pero en la escuela empiezan a enseñar a los niños, sin definir su capacidad de aprender. Esto significa que a la persona no se le enseña como aprender. Y lo más probable es que lo que se le enseña, no es lo que se necesita. Y cuando nosotros, como adultos prestamos atención a nuestro desarrollo o fijamos tareas para nosotros mismos, ya somos de la clase de personas que han acumulado una cierta cantidad de experiencia.

Y resulta que, en lugar de empezar algo, uno primero debe "sacudirse del polvo". Para muchos, esto hoy es una tarea difícil, porque no pueden vivir ni en el espacio, ni en la geometría, ni en los símbolos. Ellos no pueden pensar, no pueden evaluar, no saben cómo establecer tareas, aunque usan palabras tales como la motivación y la meta.

Para poder vivir en las tareas, es necesario entender el espacio. Arte de aprender requiere de la habilidad de observar. Si una persona no puede observar, tampoco podrá prestar atención. Alguien que no puede controlar su atención, no pertenece a sí mismo, sino a las reacciones y a las emociones, de las que depende.

El flujo de información, que en la actualidad está presente en nuestro espacio, paraliza la actividad y la personalidad. Para la persona es difícil de identificar tanto su propio pensamiento, como y la participación en su propia vida. Hoy en día, el pensamiento ni siquiera se puede formar correctamente en la cabeza, sólo puede cruzarla y esto todavía no significa que este pensamiento pertenece a la persona.

Cuando se trata del pensamiento, hay que entender ¿cómo llegó el pensamiento? Es importante entender si nuestro pensamiento es un producto del tiempo, si hemos tratado sobre la comprensión de este tema. Prestamos atención a un pensamiento, luego este se escapa y viene otro. No hemos logrado de procesar un pensamiento y ya en la cabeza se generan otros 10. Hay que decir: "¡Párate, pensamiento! No te he aceptado todavía, pero ya otros 10 están tocando en la puerta." Uno tiene que entender si necesita este pensamiento. Y si no lo necesita, debe entender cómo y por qué vino. Esto es una fisiología, basada en los principios energéticos de existencia en el espacio.

Nuestra existencia hoy es superficial, pero en una existencia superficial el desarrollo es imposible. Para el desarrollo se necesita el esfuerzo, que hoy en día es algo que tiene que ser cultivado. Hay que hacerse la pregunta: ¿qué hemos hecho para el espacio, para que el espacio nos diera algo? Gran error es aceptar una situación en la que un 50-70% de las condiciones de nuestra vida no fueron creados por nosotros. En vez de cambiar estas condiciones e ir a otras, empezamos a explicarnos a nosotros mismos por qué estamos en condiciones "desfavorables".

Si nos ocupamos del tema del desarrollo, tenemos que entender donde se puede producir el desarrollo. El Desarrollo es un modelo geométrico en el que tenemos que reconciliar un número de factores. Por ejemplo, si al trabajar para ganar dinero, no obtenemos satisfacción, entonces no nos desarrollamos en este acto. Esto significa que no podremos estar satisfechos ni por el dinero, ni por la situación y esto será una opresión interna, con la que estaremos viviendo por un tiempo.

El Símbolo, es el fundamento de los fundamentos del desarrollo. Cuando una persona llega en algún lugar para aprender, se le enseña a interactuar con el espacio del conocimiento en el que se coloca. El conocimiento no debe convertirse en una emoción. El conocimiento debe ser una experiencia, o por lo menos un sentimiento. El espacio debe enseñar la diferencia entre la experiencia y la emoción, y también debe sintonizar la gente para el conocimiento. No se puede enseñar a una persona sin sintonizarla con lo que se le enseña, de lo contrario, en vez de estar aprendiendo, ella solo obtendrá un flujo adicional de información, que no se convertirá en conocimiento. Hoy en día, las personas se están graduando de las universidades, sin tener un verdadero conocimiento, porque el conocimiento es la vivencia.

Las palabras son peligrosas. No debemos expresar una palabra, si no entendemos su significado. Esto forma parte del Arte de aprender. Hoy en día, la gente no habla, sino parlotea. En lo que se habla hay una gran cantidad de basura, no gramática, sino energética. La persona no escucha lo que dice y ni siquiera es capaz de interactuar con el espacio a través de las palabras. La palabra vacía hoy es la base de la existencia humana. Lo que conversa la gente entre sí, a menudo es irrelevante, incluso para ellos, por no hablar del tema de la conversación, porque la idea básica es evocar emociones o reacciones y no involucrarse en un proceso de conocimiento. Para el proceso cognitivo se necesita una preparación correcta de la cabeza.

Todo esto se refiere a la preparación de las condiciones de inicio. Algo que no queremos hacer de la manera como debe ser, creyendo que ya hemos empezado y ahora hay que llegar al final. Sin embargo, no hemos empezado. El Inicio significa una condición en la que se produce la capacidad de concentrarse y este es el siguiente factor después de la atención. Si podemos fijar la atención en algo, podríamos fijar la atención también en nosotros mismos. Pero el hombre de hoy no presta atención a sí mismo, él refleja su propia reacción.

La gente piensa que está desarrollada, pero de hecho desarrolla sólo el hemisferio izquierdo, que agita al hemisferio derecho. Resulta que todo el conocimiento nada más agita a la persona y no se produce comprensión, no hay sincronización en la cabeza, no están las condiciones en las que la persona puede experimentar el proceso de aprendizaje. Si uno no siente el proceso de aprendizaje, entonces no lo puede vivir, y si no lo puede vivir, el proceso de aprendizaje está fuera de él.

En la antigüedad, la gente se conformaba con lo poco. El espacio no estaba cargado con gran cantidad de información y ellos lo percibían todo como una fuerza y con respecto a esta fuerza elaboraban sus actitudes y comportamientos. La naturaleza del comportamiento del hombre estaba definido no por ser salvaje, sino por cómo percibía e interactuaba con la fuerza. Esto producía su experiencia.

***

El segundo punto en el Arte de aprender es el plano de la existencia y el desarrollo, que está conectado directamente con el espacio de nuestra existencia. Si no hemos definido el espacio en el que estamos, no podemos hacer un plan y por lo tanto no podemos determinar lo que queremos y hacia dónde vamos. El plan es algo muy claro: esto son números, conjunto de acciones, movimientos y condiciones en las que involucramos en el trabajo a nosotros mismos, nuestra conciencia y también nuestro espacio.

Esencialmente, el sistema debe ser construido por el hombre y la mujer debe vivir en este sistema y llenarlo. Pero como el hombre no está consciente de la estructura del espacio actual, las condiciones en la educación están iguales para todos. Sin embargo, aunque estamos tentados de endosar la responsabilidad sobre alguien otro, tenemos que hacer todo nosotros mismos, de lo contrario perdemos la forma en la que debemos de existir. No vamos rectos, sino inclinados, como si queremos apoyarnos en algo y si esto de repente se vuelve débil o da un paso al costado, nos caemos.

Estamos viviendo en un período que puede ser considerado, más bien, dominado por el hemisferio derecho que por el izquierdo. Anteriormente fue del hemisferio derecho, en los tiempos de matriarcado, cuando la mujer dominaba como una estructura de matriz. La mujer percibía el espacio en su interior, estaba cerrada en él y esto la hacía plenamente satisfecha y contenta, no tenía que construir nada en alrededor, el apoyo ya estaba. Luego el ritmo de la existencia se cambió, el espacio se expandió, apareció el calendario solar y la mujer se encontró en otro espacio, que se tuvo que construir y la mujer tenía que existir en él y llenarlo.

La mujer cambió del estado de llenarse a sí misma en llenar algo otro. Hoy, sin embargo, resulta que cada uno debe de crear y de llenar. El hombre tiene que aprender a llenar, la mujer de construir. Muchas mujeres se han olvidado de cómo llenar, porque los hombres han olvidado cómo crear, y así se ha creado un círculo vicioso. Debe haber un plan para la escala en la que podemos existir. Todo depende de nuestra energía, de nuestros esfuerzos, de nuestros conocimientos. Lo más peligroso es esperar, como en efecto y tener prisa. Pero esperar es lo más peligroso. El hombre que no está dotado de conocimientos, debe tratar de alejarse del estado de espera.

Con la necesidad de hacer un plan, nos enfrentamos a dos conceptos: existencia estática y dinámica. El mayor problema para la gente hoy en día es cómo detenerse, llegar a quedarse uno consigo mismo en algún lugar, entrar en la situación en la que no vive en el acostumbrado ritmo caótico que lo absorbe y donde imita vivir la vida. Lo mejor es apartar a la persona de su espacio habitual, a solas, y mirar lo que va a hacer. No sabrá qué hacer. Él no será capaz de interactuar con el espacio, porque no sabe cómo interactuar consigo mismo. Él no tiene fuerza, no puede observar, tampoco tiene atención. No puede entenderse a sí mismo, repentinamente se sentirá triste, apenado. Se pondrá en marcha el frenado interno.

La persona no será capaz de organizarse en un espacio diferente. Por ejemplo, cuando la gente va a vacacionar, ¿cuál es la primera cosa que quiere la mayoría? Acostarse y que el sol sea más fuerte, de modo que derritiera su cerebro hasta el fondo, para que no interfiera quedarse acostada tranquilamente con la decisión: “Bronceada estaré más prestigiosa y exitosa, al menos las próximas 2 semanas.”

El desarrollo de la pereza es un ejemplo típico de la conducta humana. Cuando un hombre vuelve a casa, su primer deseo es hartarse de comida para desactivarse a sí mismo, para apagar las últimas funciones, porque si no se harta, tendrá que hacer algo. Surge la pregunta: ¿qué es lo que el hombre ha hecho, gastando energía, para necesitar comer? Si el hombre descarga vagones de mercancías, podemos considerar que necesita comer. Pero si se pasa 8 horas sentado en una oficina, entonces no debería comer, sino beber para nutrir el cerebro. Cuando una persona come, no sólo no alimenta el cerebro, sino todo lo contrario, saca energía del cerebro, para luego conectarlo a la TV y la TV se conecta en él para activar unas funciones automáticas, que le provocan irse a dormir.

El plan debe ser entendido. El plan de desarrollo, el plan de acción que uno ya ha hecho. Pero aquí se necesita también fuerza. Una cosa es hacer un plan, otra cosa es vivir según él. La condición o la fuerza de vivir según este plan, requiere de conocimientos para mantenerse en forma a sí mismo. La persona necesita esta habilidad que debe recibir. La habilidad de mantenerse en el plan puede ser relacionada con muchas cosas. Incluso, por ejemplo, tomar yerba Mate es una condición para mantener el plan, que ayuda a mantenerse en una cierta concentración y un cierto ritmo, en el que podemos tomar consciencia sobre nuestras acciones.

El siguiente, tercer, punto importante después de entender el símbolo, es la conexión entre el espacio y nuestro plan. Tenemos que entender si el plan funciona en el espacio. 90% de la gente vive según el plan de alguien que pudo estructurar el espacio. Él hiso el plan y todos viven, a veces enojándose con el presidente o el empresario. ¿No quiere vivir de acuerdo a su plan? Haga su propio plan. O viva su propio plan, dentro de su plan. El ser humano siempre debe seguir siendo un ser humano.

Pero la sociedad desarrolla consumidores. Para actuar de acuerdo con un plan, hay que ser honesto y entender el plan. Hoy esto no es posible, ya que la sociedad en tal caso deja de ser manipulada (se puede hacer en los estados pequeños, pero es imposible en los grandes). Cuando se realiza la conexión, llegamos a 10 mil cosas, como en el libro "Tao Te Ching": “Uno” genera “Dos”, “Dos” genera “Tres”, “Tres” genera 10.000 cosas. “Uno” es el símbolo o el espacio, “Dos” es el plan y “Tres” es la existencia de este plan en el espacio. A continuación se genera todo. Se necesita volumen y si no lo creamos, vivimos en términos lineales. No utilizamos el camino del conocimiento. Si nos gusta algo y ese algo no es el camino del conocimiento, entonces es una sensación engañosa. Es imposible expresar una actitud ante algo que no entendemos. Nos involucramos en el proceso, pero no nos involucramos en la cognición. ¡Paralizamos la cabeza con la información innecesaria, las bebidas innecesarias, la comida innecesaria y luego queremos algo más! Cuantos más queremos, más dañino se vuelve. El hombre no debe vivir según los deseos, sino según las necesidades. La necesidad es el esfuerzo que ayuda a la persona experimentar la interacción con lo que él quiere o expresa. El deseo es un acuerdo con la pereza, que se desarrolla en nosotros mucho más rápido que cualquier otra cosa. La pereza es el anti-esfuerzo. Debemos ser capaces de posicionar el cuerpo y el cerebro en el espacio. Vivimos en él y debemos de sentirnos a nosotros mismos y además estar en la comprensión. La conciencia es una función compleja y casi inaccesible para el hombre moderno.

Para tomar consciencia, debemos ser capaces de concentrarnos, pero la gente hoy no sabe cómo. De hecho, la concentración se produce después de enfocarse. Para la mujer es más difícil de concentrarse, ya que tiene un fuerte flujo de salida de energía del cerebro al útero. Esto es normal. Sin embargo, es importante ser capaz de trazar un plan, para luego permanecer en él. Para las mujeres el Arte de nutrir la vida se basa en la fisiología, que determina el modo en el que funcionan su cuerpo, su mente y la manera cómo circula su energía.

Lo más importante es prepararse de manera correcta. A menudo, esta etapa resulta intransitable. La gente no quiere prepararse, ellos creen que ya están preparados. Si una persona no escucha lo que dice, significa que su palabra no tiene retorno. Hablar con atención, es estar constantemente atento de ¿qué dice?, ¿por qué lo dice? y ¿qué beneficio obtiene para sí mismo al decirlo? Si no recibimos algún beneficio para nosotros mismos, esto significa que nos colocamos por encima de la gente y esta es una actitud equivocada. La persona hablando debe estar en el conocimiento de lo que dice y esto debe darle una experiencia de calidad.

En primer lugar, en un discurso aprendo y me profundizo más en lo que digo, y en segundo lugar, le hago llegar algo al oyente y pongo delante de él ciertas tareas. Las palabras dotadas de poder son más difíciles de escuchar. Ellos tienen una gran concentración, esfuerzo, atención. Para entendernos, es necesario tener experiencia en la comunicación y con frecuencia la dimensión del volumen de las palabras es mayor que la oración. Es la condición en la que nos hemos colocado en el proceso, hemos adquirido una vivencia y al día siguiente adquirimos un poco más de experiencia, lo más importante: un poco, ya que si adquirimos mucho a la vez, al día siguiente sería más difícil. A pesar de que el cambio ondulatorio también debe ser entendido por nosotros en el proceso y esto también debe ser un elemento de vivencia. Debemos de alimentarnos a través de esto. Esto es similar a las estaciones naturales: podemos disfrutarlas todas: el otoño, el invierno, la primavera, el verano. Simplemente son diferentes. Hay que ser capaz de experimentar, en lugar de reaccionar. Si empezamos a desear, en qué estación del año vivir, entonces algo está mal con nosotros. Esto significa que empezamos a oprimirnos a nosotros mismos en nuestro espacio, o el espacio nos empieza a oprimir.

Así es con todos los sentidos. Se genera una emoción que no se puede asimilar y experimentar. La opresión bloquea el desarrollo. Cuando una persona se basa en los sentimientos, los sentimientos cambian como las estaciones del año. Los sentimientos pueden estar una vez en calma, otra vez en gran agitación. Los sentimientos son un elemento de la tensión interna. Las emociones son un elemento de la tensión externa. La tensión interna permanece en nosotros y podemos experimentarla, mientras que la externa se dispersa. Cuando ella se libera, estamos en estado de agitación. Y esta última condición, se toma como base de la existencia. La gente hoy en día se guía por los estados afectivos, por eso, en la sociedad se le da tanta importancia al Año Nuevo, a los cumpleaños y etc. Cuando estamos en el desarrollo, para nosotros cada día es un día de fiesta, ya que el desarrollo nos permite mantener esta tensión. La vivencia es el mantenimiento de un cierto estado en nuestro cuerpo, en la cabeza, en el útero. El desarrollo no debe ser agobiado por la prisa. No tenemos que hacer algo por alguien y por algo. Tenemos que hacer todo para nosotros mismos.

 

***

 

Después de resolver con los planes, ya se puede dar paso al proceso de desarrollo. No importa con que está cargado, si son algunos ejercicios teóricos o prácticos, actividades o condiciones, la persona debe ser capaz de permanecer en ellos. Por ejemplo, el 70% de los estudiantes en las universidades no aprenden, sino sólo estudian para obtener un diploma y los conocimientos que reciben, no se aplican en su vida, sólo producen algo de disciplina. Aquí no existe el ritmo de aprendizaje, el estudiante aprende sobre todo durante la sesión y en el resto del tiempo simplemente permanece allí. Él no puede concentrarse y no puede analizar. Si hay un profesor normal, entonces tal vez lo oyen cinco personas.

El propio sistema de educación ya no permite a la persona estar consciente del volumen. Todo se condiciona en la escuela cuando en las clases están mixtos los niños y las niñas, y en vez de obtener algún beneficio, sólo se estorban unos a los otros. En cada clase hay, por ejemplo, tres líderes, que logran sus objetivos y todos los otros trabajan para ellos.

Entonces, no importa dónde ha llegado uno, siempre necesita crear su espacio y construir su plan. Y después de haber construido el plan, el siguiente paso es ocuparse con la cabeza, nutrirla y cultivarla adecuadamente. Es muy importante entender cómo desarrollar el cerebro, cómo funciona el cerebro y qué tareas puede resolver. No importa cuando se inicia este proceso.

Nutrir del cerebro es la tarea de nuestra vida, es nuestra naturaleza humana. Una persona que no usa el cerebro no es diferente de un animal. Por eso somos gente, para darle uso al cerebro y es lo que nos distingue de los demás seres de la Tierra. Todo el desarrollo se debe construir a través del cerebro. El Desarrollo significa nutrir el cerebro. El cerebro debe recibir una carga adecuada de energía. Manejar adecuadamente los hemisferios izquierdo y derecho. El cerebro debe tener un eje. Es una fuerza física que debe ser cultivada desde que la persona dé su primer paso. El hombre que vive sin un eje interno, no puede ser equilibrado y armónico. Hoy, para muchos la existencia natural es hacer lo que les plazca. Pero el estado natural para un ser humano es estar en un constante desarrollo, ya que el desarrollo es la experiencia suprema que puede tener como humano.

El Desarrollo es un sistema de funcionamiento adicional. Tenemos cinco sistemas y cuando una persona desarrolla el cerebro incorpora un sexto sistema de existencia y adquiere la más alta experiencia o sentimiento. El Arte de cultivar la vida consiste en las condiciones y en la preparación. Mantenerse en un constante desarrollo es difícil, porque en el espacio en el que uno vive, hay muchas condiciones que distraen. Y ya sea que estamos desarrollándonos o estamos consumiéndonos.

El Espacio es una Geometría. Por lo tanto, tenemos que entender la figura en la que trazamos el plan. Cuando empezamos a trazar el plan, nos protegemos de distracciones siguientes. Necesitamos llegar a la condición, cuando las cosas no nos distraen de nosotros mismos y por eso tenemos que aferrarnos a ciertas acciones, tareas y condiciones de existencia, y ese ya es un plan.

 

10 febrero 2011

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



992
| Instituto de Desarrollo del Ser Humano

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top