Café escocés

Yo no sé quién, dónde y cuándo ha inventado el café. Pero desde hace algún tiempo tengo todas las razones para creer que no ocurrió en África ardiente, tampoco en la India picante, tampoco en el soleado Brasil, sino que en la misteriosa antigua Escocia. A fin de cuentas, con mi propia experiencia me he convencido: allí son conocedores del verdadero café. Algo más que esto, aseguro a todo el mundo que el café escocés pronoto será igual famoso que el whisky escocés o el cuadro escocés. En esta tierra mágica, el café obtuvo todas las cualidades necesarias para llegar a ser poderoso energéticamente y una bebida fuerte. Incluso para mi sabor alquímico exigente, el café escocés merece el título “obra maestra” de la culinaria. Especialmente si uno sabe cómo, con qué y en qué atmósfera debe tomarlo. El café preparado correctamente es un cóctel y… el que lo toma siente a sí mismo no como un simple mortal y nada menos que un miembro de la familia real de La Casa de Estuardo.

… en el pub acogedor de Marakesh, que se encuentra en el pueblo antiguo en el oeste de Escocia, fue mi encuentro con el café Royal Scottish.

Normalmente, en los pubs se suele tomar cerveza. Pero por alguna razón, esta vez me dieron las ganas de tomar una taza de café. El barman astuto, que se parecía más a un bardo, héroe de las leyendas escocesas, que a un culinario, me miró cuidadosamente en respuesta de mi pedido y dijo:

— Tal vez, le puedo ofrecer algo más interesante que ¡un simple café!

Tan interesado fue, yo ni siquiera empecé a objetar. Sentado en el bar, estuve mirando tan fascinado, cómo él magistralmente estaba creando un cóctel inusual, en vez del ordenado espresso doble. Sin interrumpir el proceso, mi nuevo amigo (él se presentó como Edward) dijo:

— Un año atrás en su lugar estuvo sentado Mel Gibson. Entonces él protagonizaba en la película “Corazón valiente”. Tomamos con él precisamente un whisky, después de lo que Gibson empezó a jactarse de sus conocimientos en la esfera del café escocés. ¡Pero después de la tercera copa, ya me suplicaba relevarle el secreto de la bebida que le preparé! En realidad, estuvo tan inseguro, que lo memorizó… Además, temo que se le mezclaron los conceptos del café irlandés y escocés.

Con estas palabras Edward me sirvió una copa de bebida aromática. Tomé un sorbo y… dentro de unos momentos, igual que el actor famoso, le suplicaba relevarme a mí también el secreto de la preparación de este milagro. Es que, yo mismo sé algo de los cócteles y de vez en cuando me gusta asombrar a mis amigos con mis capacidades culinarias. Pero incluso yo, que me considero un conocedor, me sentí sorprendido por esta combinación audaz, una combinación simplemente imposible de los sabores. Escuchando a mis súplicas, el barman sonrió contento:

— Pensé que te va a gustar esto. Lo que acabas de probar, es el sabor del orgullo de Escocia. Es a lo que llamamos café escocés.

Y él me contó una de sus leyendas, que llevaron la fama de muchos bardos locales y narradores. Desgraciadamente, el cóctel preparado por las manos del verdadero maestro era muy bueno: no pude recordad incluso ¡la mitad de estos cuentos! Pero en lo que se refiere a la receta secreta, lo tenía todo en mi cabeza.

Resulta que los pictos antiguos vivían en la isla de Skye (según lo que dice la leyenda, la isla de los clarividentes), usaban ale de brezo para la sintonización y el mantenimiento de la visión interna. Posteriormente, basándose en los conocimientos acerca de la preparación de la bebida milagrosa, empezaron a elaborar “el agua viva”, el whisky Talisker y el licor Drambuie, fundado en la receta secreta del Príncipe Charles Edward.

— La receta que te he dado me la contó un chamán céltico en la isla misma— compartió Edward. — Es verdad que antes se producía del ale de brezo, licores, whisky y algunos granos. Posteriormente su base se hizo el café, que conectó estas dos bebidas, el Talisker y el Drambuie.

Acerca del whisky legendario, mi barman me contó lo siguiente.

El whisky Talisker es parte de uno de las seis Maltas Clásicas, los mejores representantes de whisky en Escocia. Se producen en la isla de Skye. La destilería Talisker funciona desde los años 1830. El comienzo era muy desafortunado: el ministro local lo calificó como el gran mal para los habitantes de esta zona. Sin hacer caso a su desaprobación, la destilería continuó con éxito. Varias veces la destilería cambiaba sus dueños. A lo largo de su historia de 160 años, sufrió varios incendios y en el año 1960 era completamente reconstruida. Hoy en día, la destilería pertenece a la compañía United Distillers and Vintners y parte de su producción se mezcla con el whisky Johnnie Wallker.

Talisker es el único whisky de una solo malta en la isla de Skye. Se cree que es algo así como whisky de ale y de Escocia del Norte. La dulzura ahumada de la malta, la sal marina, el sabor de pimienta negra: características tan contradictorias a la primera vista, forman la esencia de esta bebida compleja y armónica.

Cuando pregunté a Edward acerca del Drambuie, sonrió enigmáticamente y cantó un verso de un poema de R.L. Stevenson:

From the bonny bells of heather
They brewed a drink long-syne,
Was sweeter far than honey,
Was stronger far than wine…

¡Eso es Drambuie, amigo mío!

Acerca de quién y cuándo empezó a mezclar estas dos bebidas en una, mi bardo no me lo dijo. Pero a la despedida me pidió:

— ¡Revela el secreto del café escocés únicamente a la gente que consideras dignas de saberla!

Recuerdo la petición de Edward, por lo que, amigos míos, precisamente aquí revelo el secreto del cóctel, que me impresionó tanto en el territorio de Escocia.


Café escocés de
Oleg Cherne

  • Café negro
  • 1 oz de Talisker (de 10 o 18 años)
  • 1 oz de Drambuie
  • Crema doble

 

11 junio 2008

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



431
| ALQUIMIA Travel Code de Vino

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top