Alimentación Integral

La Alimentación Integral es forma de alimentación destinada al mantenimiento de los procesos supremos en el cuerpo del ser humano, donde indicador básico es cierto tipo de tensión. Esta tensión se aporta o se forma en el cuerpo por la comida, que puede ser dividida según sus indicadores de frecuencia.

La Alimentación Integral es ramo de la Medicina Integral, dado que en sus leyes está el principio de la conservación de la energía y de inmediato sintoniza a la persona con su preservación de la destrucción, de la descomposición. La Alimentación Integral es nutrición de alta frecuencia.

Nutrición de alta frecuencia

La nutrición de alta frecuencia es alimentación con comida dotada de vibraciones que designamos como unas de alta frecuencia. Estos alimentos crean determinada tensión a través de fuentes energéticas, minerales o cristalinas, de las que está enriquecida. Como tal tipo de comida se consideran alimentos que han crecido en zonas de condiciones energéticas específicas (por ejemplo, de alta montaña), con exceso de rocas minerales o comida, obtenida a través de destilación, que es capaz de concentrar las sustancias activas de ciertas plantas o minerales, convirtiéndolos en producto independiente.

Esto se puede ver fácilmente, cuando de la planta obtienen, por ejemplo, aceite etéreo, concentrando sus cualidades a través de la liberación, o al revés, de la condensación del ingrediente activo de la planta que por sí mismo cambia la tensión de los ingredientes de la planta y, por lo tanto, de su frecuencia. También se puede observar fácilmente según el grado de la penetración del aceite: cuánto más alta es su concentración, tanto más alta es la frecuencia y junto con ella su capacidad de penetrar. Es decir, no tenemos simplemente diferentes formatos moleculares, sino que también es diferente su dirección.

De esta manera, la comida de alta frecuencia no es sólo tipo de comida muy concentrada. Es tipo que posee diferentes leyes de vida, que permite a la comida no sólo penetrar en nuestra célula, sino que también ser absorbida por ésta.

La comida de alta frecuencia no sólo nos sintoniza e incluso, digamos, tensiona los sistemas y órganos de nuestro cuerpo, sino que se mete dentro de éstos, que, de hecho, hacen las mismas vitaminas, pero en menor grado. Y luego se debe comprender que la comida del ser humano común sirve a sus procesos internos, que, básicamente, no están direccionados a la subida del tono del cuerpo, sino que a descomposición y destrucción. La gente moderna absorbe, en el mejor de los casos, unos 30% de su comida (no confundir con su digestión). En comparación, podemos tomar la miel, que se absorbe completamente (si, por supuesto, es verdadera) y cualquier comida rústica.

En la Alimentación Integral, un lugar peculiar toma la interacción con la proteína. Para tal tipo de alimentación, es importante sobre todo el mantenimiento de la proteína en la célula cerebral y esto no es lo mismo como, digamos, el mantenimiento de la proteína en la célula del hígado. Para el funcionamiento normal de la proteína en el hígado existen dos caminos: el primero es alimentarse de aminoácidos, sustituyendo uno por otro; el otro, es sincronizar las células y reducir la dependencia externa de la proteína. Pero aquí es necesario aprender a nutrir las células del cerebro, dado que éstas son la base de la resonancia.

La Alimentación Integral no sólo optimiza todos los sistemas, sino que reduce el proceso de la descomposición, la muerte de las células.

Debido a que en la tarea de la Alimentación Integral, entra, sobre todo, la alimentación de los procesos energéticamente más organizados en nuestro cuerpo, la proteína se considera como consecuencia. Por supuesto, mientras crece nuestro cuerpo, debemos tener en cuenta y prestar más atención a, por así decirlo, los procesos básicos de nuestro cuerpo, pero cuando éste ya está formado, ¿qué nutrimos? Alimentamos aquello que debe morir y mantener la actividad energética ordinaria. Es más que obvio a qué ha llevado esto: pereza, apatía, agresión, etc. El cerebro, en este caso, desde hace ya mucho tiempo, llegó a ser depósito para el almacenamiento de máquina muy lenta. Y no es que nadie quiera aclararse ese tema, es que ya nadie puede hacerlo, dado que la ausencia de pensamiento y la irritación excesiva de lo rechazado o lo incomprendido, no permite incluso explorar realmente esta cuestión.

Indudablemente, la Alimentación Integral debe estar destinada a aquellos que están preparados para perfeccionarse o por lo menos, no abrumar su naturaleza. Y no se trata de dieta o píldora, en general. Es disciplina de las acciones, formación de esfuerzo en el cerebro y ciencia de la regeneración de la energía. Por eso, no cabe admitir a que en ese tema se metan físicos ignorantes, hartados, o personalidades pasionarias atrapadas en sus aficiones.

Por supuesto, uno puede plantear el tema de la necesidad de tener presentes varios componentes, pero es un tema de ajuste, o digamos, sonido de los órganos. Es decir, al hablar de la vibración de la alimentación, debemos entender además la vibración de la persona. En realidad, el hombre acostumbrado a comer carne no escuchará mucho al vegetariano, quien a su vez, es completamente capaz de prestar atención a la inedia. O sea, no vale la pena buscar aquí base de pruebas, dado que se implica determinado esfuerzo y experiencia de permanecer en, digamos, estado de independencia de la comida.

Abunden las pruebas de existencia de gente que vivía y vive sin comida, pero esto no aparta la capa general de dependencia de la descomposición. En realidad, la descomposición y la pudrición, también son cierto tipo de procesos energéticos, que puede ser denominado como alimentación con comida de baja frecuencia. Y ésta es no sólo fundamento para gran parte de la humanidad, sino que también en ella se apoya toda la base de pruebas de la alimentación (en lo que, de hecho, se construyen instituciones enteras de consumo), por eso, cualquier intento de comprobar algo, lleva a pura pérdida de tiempo. Además, aparentemente, los vegetarianos y los que comen carne conviven bien, mientras que, por ejemplo, unos 20-25 años atrás, la situación fue diferente.

Es la misma la situación con el pensamiento, el movimiento y la respiración, tres fuentes básicas de alimentación, que se comprenden y se declaran conforme a la “maldad personal” del hombre y no desde el punto de vista de la reflexión verdadera.

Para la Alimentación Integral, es peligroso reducir todo a la comprensión limitada de que la comida es aquello que va al estómago.

Hasta que no nos aclaremos la teoría de los Campos Integrales, consideraremos todo desde el punto de vista del Campo que nos domina, o sea, el Tercer Campo Integral (o del Segundo, si el cerebro depende de la destrucción o sirve a la destrucción). En realidad, cada Campo tiene sus formas de alimentación, que resultan difíciles de comprender al no saber absorber la energía, en general. La Alimentación Integral se basa en las leyes del Cuarto Campo Integral, es decir, en las leyes de los vínculos.

Si, por ejemplo, el Tercer Campo Integral enseña absorber la energía del espacio, el Quinto, la energía de tonalidad diferente, o, digamos, de la excitación, el Sexto enseña absorber el éter, el Octavo – el sonido, el Noveno – los cristales, el Décimo -  la Geometría. Es decir, este tema implica como mínimo, la capacidad del cerebro de percibir lo dicho. Una persona con cerebro no preparado no puede alcanzar la profundidad del conocimiento de la Integralidad.

La Alimentación Integral debe discernir las necesidades del cuerpo e integrarse en éste. El cerebro está encargado de la Alimentación Integral.

La Alimentación Integral es sistema que pone en funcionamiento diferentes mecanismos en nuestro cuerpo, haciéndolos nutrirse no sólo de los alimentos aportados, sino que también autónomamente.

Para comprender la Alimentación Integral, se necesita tiempo, dado que la primera etapa debe llevar a la recuperación del cerebro y sacarlo a diferente escala de existencia. Hasta que uno no comprenda cómo nutrir el cerebro, hasta que no recupere la Geometría (no la sincronice), estará subordinado a la alimentación de baja frecuencia y en tal estado es imposible explicar algo a alguien, dado que el vocablo mismo “alimentación” está generalizado en la mente y la comida se percibe como producto de consumo. La Alimentación Integral es energía y llevarse a la percepción de las partículas energéticas de esta misma energía es proceso complejo incluso para aquellos que creen en esto y no dependen de los esquemas de alimentación social-rituales.

La Alimentación Integral es nutrición con energía concentrada. El sentido físico de esta energía en la mecánica cuántica se determina por la frecuencia de la oscilación de la función de onda. Dicho aún más precisamente, la fórmula “la energía es proporcional a la frecuencia” (conforme a la fórmula de Planck E=hv0). De esta manera, cada comida puede ser dividida según la escala de frecuencia.

En la actualidad, la comida a la que está acostumbrada la gente posee alto Coeficiente de mortalidad. El Coeficiente de mortalidad es parámetro que determina el potencial vital del producto, su habilidad de conservar la energía. Al consumir productos con alto Coeficiente de mortalidad, se forma dependencia de energías más rústicas y se inicia proceso de descomposición en el cuerpo. El resultado de esto es la incapacidad de nutrir los sistemas energéticos más altos, como, por ejemplo, el cerebro y se realiza la subordinación y habituación del cuerpo al proceso de morir.

Además de esto, recientemente se observa la subida de la frecuencia del planeta. La frecuencia de la vibración de la Tierra es determinada pulsación del planeta, a la que reaccionan el cuerpo y la mente humanos. Esta frecuencia se forma a través de la influencia mutua de la Tierra en el macrocosmos y del macrocosmos en la Tierra. En la ciencia, esto se expresa en las ondas Delta, Theta, Alfa, Beta y Gamma. En el mismo tiempo, alrededor de la Tierra, la frecuencia varía en el intervalo de 8 a 20 Hz. Esto está provocado por el cambio de la inclinación y la velocidad de la rotación de la Tierra, el cambio de la cualidad de la ionosfera.

 

Lea más sobre el tema
Recomendamos participar en

12 septiembre 2015

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



1552
| Alquimia Integral

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top