Alquimia de la belleza

La belleza es un concepto bastante relativo, proveniente de los criterios externos de la comprensión de la sociedad, su modelo estético o la reacción del individuo concreto al placer provocado por lo que ha visto. La belleza desde hace ya mucho tiempo se ha convertido en formato que se impone o al que se acostumbra, sin embargo ella tiene su profundidad, lo que atrae a la persona a la percepción del imagen o los imágenes que le gustan.

Para unos, la belleza es un placer sensual, para otros, cierto formato de la idea de la existencia, para terceros, como ya hemos dicho, es un reflejo generado bajo la influencia de alguien o algo y además hay gente para la que es un tipo de escala de medición de las cualidades de una persona. Y aunque el último grupo de gente debe ser capaz de percibir la belleza y no reaccionar condicionalmente a ella, es el más importante en su comprensión. En realidad, al haber comprendido la belleza, podemos cultivarla.

Es imposible aplicar la belleza a algún lugar, ya que tarde o temprano dejará de ser percibida como tal. Hay que saber interactuar con ella. Pero antes de dar cualquier tipo de definición a este concepto, de hecho, hay que aprender a escuchar la belleza. Es que, una cosa es representar la belleza y otra cosa diferente es ser capaz de ajustarse a ella. El ajuste a la belleza, de hecho, es la estética que nos da cierta certeza transcendental en nuestro comportamiento. Es decir, la belleza es un tipo de energía que provoca la reacción de satisfacción.

Hablando de la belleza, en primer lugar hablamos de un deleite sensual. La única pregunta es de qué cosa, en realidad, fue provocada. En realidad, a menudo la belleza es nuestro deseo multiplicado por la imaginación. Todo el mundo quiere vivir en la belleza o cerca de la belleza y a menudo da por real lo deseado.

Frecuentemente podemos ver la siguiente pregunta: “¿Por qué esta chica guapa ha escogido tal monstruo?” o al revés. Sin poder ver la energía de la belleza verdadera, nunca podremos dar respuesta a esta pregunta. La belleza es un recipiente y si está vacío, entonces cualquier representación externa será engañosa. Podemos decir que nos gusta alquilen, pero ¿qué pasa si este alguien es estúpido?

Si a una persona no le gusta la gente estúpida, pero reacciona a las apariencias de tal corto cerebro, entonces eso es sólo un deseo sexual, deseo de tener. La belleza en este caso no huele. Pero si para la mujer la determinación del cerebro es secundaria (después de sus sentimientos), para el hombre no lo es.

La belleza puede ser expresada sólo en una persona que vive permanentemente en un sentimiento. Este sentimiento es maravilloso: tal persona anda y cocina magníficamente, cuida a sí misma o incluso se viste con elegancia. La belleza debería ser entrenada en el esfuerzo de vivir en lo maravilloso. Para el hombre, el esfuerzo de vivir en lo magnifico es un ajuste a las cualidades masculinos, por lo que necesita su cerebro que es primario.

Por supuesto, podemos considerar al hombre como un pedazo de carne y músculos y podemos llamar belleza a esa percepción caníbal-sensual. Pero entonces podemos decir que cada persona tiene su propio tipo de belleza y dejar la cuestión acerca de las determinaciones.

Sin embargo, la cuestión de la belleza desde el punto de vista de los hombres y las mujeres son dos cosas diferentes. La pregunta aquí consiste en la fisiología de la percepción, porque el concepto de lo bello es cuestión de la percepción en que se está realizando la fórmula de la Creación y el gozo. Si hablamos de la belleza como de un fenómeno absoluto, entonces resulta que, para poder verla, debemos ser capaces de sumergirnos en la infinidad, donde el proceso mismo de la contemplación de la belleza es la forma de percepción suprema. Es decir, se trata no de reacción a la belleza, sino de contemplación.

La belleza no es una definición, es un estado. Es imposible poseerla, puede ser expresada, puede ser contemplada. La belleza siempre es el borde de algún límite, es una Geometría oculta, que se muestra en cierta imagen, movimiento, posición, flor o sonido.

Tipos de belleza

Fuente Divina

Es cierto modo de experimentar las fuerzas supremas. Puede ser resultado de ejercicios relacionados con los ajustes supremos. A esto se refiere además la percepción mitológica relacionada no sólo con el ajuste, sino también con la mostración que depende de este ajuste donde se entrelazan la comprensión y la habilidad. Un ejemplo típico aquí es la danza de la India. Nunca podemos decir si es bello o no sin comprender su esencia mitológica. Sólo podremos reaccionar a ella.

Al mismo tiempo, el que la baila o la ha aprendido, comprende la vivencia de la danza. Con algo similar nos encontramos en el teatro Chino y Japonés, en el que se desarrolla la reflexión peculiar a la persona relacionada con la Belleza Divina.

Fuente de la percepción sensual

La vivencia de la experiencia de interacción con lo que nos llena. Este proceso puede ser relacionado con la percepción del gusto, la oída, la vista, el olfato. De peculiar interés aquí es, desde luego, la belleza relacionada con el gusto, puesto que no sólo nos da unas vivencias específicas, sino también crea una dependencia absoluta.

Tomemos por ejemplo el consumo del agua. Supongamos que una persona toma agua limpia y se encuentra con agua de mala calidad (aunque sea incluso del grifo). Su organismo empieza a sentir estrés causado por la reacción negativa de este líquido. Esto es similar a inhalar el aire sucio después de haber vivido en la montaña. Es decir, todo lo que nos alimenta y sin lo que no podemos vivir, obligatoriamente contiene lo bello y lo feo.

Fuente física

Está relacionada con la reacción al objeto físico. Está acompañado por el deseo táctil de tocarlo, de sentirlo. Puede ser relacionado con persona, vestido, procedimientos (agua, masaje, etc.).

Fuente mental

Está relacionada con la capacidad de ajustarnos a un símbolo, imagen, signo.

Fuente energética

Por un lado, esta fuente está en la base de cualquier tipo de percepción de la belleza y por otro, puede ser un proceso independiente de nosotros en el que caemos en la zona de vibraciones que influyen en nuestra percepción. Es decir nosotros no determinamos la belleza, sino como si ella se nos “impusiera”. Por ejemplo, hemos ido a descansar en el mar y algo que en otros lugares no nos gusta aquí empieza a gustarnos. En general, son todo tipo de estados sublimes de afecto relacionados con fuentes energéticas.

Fuente cultural

De hecho, es la ambiente que forma la idea de los cánones de la belleza que tomamos y que expresamos de forma natural. Esto se puede notar bien, por ejemplo en la belleza femenina, que en diferentes regiones se percibe de diferente manera.

Fuente educativa

Es, tal vez, el variante más interesante de la comprensión de la belleza, en el que expresamos nuestra actitud hacia ella según la educación que tenemos en esta dirección. Lo que forma en nosotros la comprensión correspondiente de la belleza es el nivel en el que estamos involucrados a la ética y la estética. La belleza se convierte para nosotros en un modelo arquitectónico que estamos construyendo. Por ejemplo, una persona que tiene comprendidas las leyes de los movimientos, nunca dirá que los movimientos en el ballet son bellos. Más bien, al revés, puesto que ve un montón de errores que están desarrollados y bien forzados en esta técnica. A una persona que no se está perfeccionando en la comprensión de los movimientos, le faltan tan conceptos y ésta cae bajo la influencia de las normas culturales, aceptadas en la ambiente que le ha acostumbrado a considerar que esto es bello.

Fuente emocional

No puedo prescindir de la atención y la comprensión bastante rustica de la belleza, relacionada con el acrecentamiento del Ego. Es un dominio que está en el campo del gobierno nacional o político, toma de posiciones que permiten explotar a los demás, etc. Es decir, esto es una falsa belleza que se apoya en el Ego. Como regla general, la gente, guiándose por estos conceptos, lo mide todo desde el punto de vista del poder o del dinero. Mejor dicho, constantemente se declara a sí misma “yo soy mejor” o que “con dinero se puede comprar todo”.

Es una cualidad emocional constantemente alimentada, indudablemente temporal, pero posee sus formas decorativas que no pueden ser ignoradas. Lo más importante dentro de este tema es que el dicho tipo de gente no entiende la diferencia entre la percepción sensual y emocional de la belleza.

Al mostrar las diferentes fuentes de belleza, también me gustaría decir que es bastante difícil encontrarse con ellas en su forma pura. Muy a menudo ellas son complejas y en general, la belleza es una fórmula que al conocerla empezamos a percibirla y lo más importante a llenarnos con ella.

 

21 noviembre 2013

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



285
| BELLEZA

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top