Enseñanza del Cuerpo Yin

La Enseñanza del Cuerpo Yin, o cuerpo femenino, está predestinada por la naturaleza misma. Esta Enseñanza, de hecho, ha creado las bases del concepto de la Integridad del cuerpo, especificado en la Tradición Taoísta como Cuerpo Yin. Este es un cuerpo capaz de generar y cultivar. Precisamente desde este punto de vista la Medicina Taoísta considera los conocimientos del cuerpo femenino, acordando estos conocimientos con la idea de la vida del cuerpo y con los procesos que se están formando dentro.

En esta base también se construye el Ritmo del desarrollo de la naturaleza de la mujer y, por supuesto, las prácticas, en las que se presta más atención sobre las técnicas sentadas y acostadas, para no alterar la naturaleza inherente a la regeneración de la energía o, dicho de otra manera, para no alterar el proceso de retorno de la energía en el útero.

La comprensión de las capacidades del cuerpo femenino desde el punto de vista del desarrollo, es el principio más importante de la construcción del dicho cuerpo, de lo contrario puede ser alterada la Medida de la circulación de la energía y, de hecho, la Medida del movimiento de la respiración. Eso es de suma importancia para una mujer que no se prepara para la detención de su menstruación y anda paralelamente en al desarrollo de Tao Yang. En este caso, ella no puede formar el Centro Único Yang y debe centrarse en la construcción del Eje y la Geometría del cuerpo.

El Cuerpo femenino en movimiento

La peculiaridad básica del Cuerpo femenino en movimiento es el centro de gravedad más bajo, que está relacionado con el Centro Único Yin, posicionado en el útero. De esa manera, según sus parámetros, el cuerpo de las mujeres actúa de modo diferente que el de los hombres.

Si hablamos de los problemas del cuerpo de las mujeres en movimiento, entonces uno de ellos consiste en que tiende a ser más inercial (es decir, a un movimiento sin apoyo) que el cuerpo de los hombres. Por eso, a la mujer se recomienda, ante todo, formar el Eje (a lo que ayuda la práctica Bagua). Cualquier práctica en movimiento debería construirse desde el punto de vista de la comprensión del Ritmo, dado que el cuerpo femenino por su naturaleza es más rítmico. Pero lo más fundamental aquí es lograr la comprensión de la Simetría.

La Simetría del cuerpo nos permite expresar el ritmo personal que tenemos por nuestra naturaleza. Es un esfuerzo específico, desarrollo interno indicado por la interacción entre todos los esfuerzos funcionales inherentes o generados, el trabajo de los órganos y los sistemas del cuerpo en reposo y movimiento. Dado que, en primer lugar para la mujer es importante el Ritmo, hay que entender que su realización depende de la carga energética simétrica del cuerpo.

Cuando a una mujer le falta la simetría por su naturaleza, o la pierde en el proceso de su vida, en su cuerpo se altera la redistribución de energía. Falta el mecanismo gobernador unido que podría distribuir la energía de una manera harmónica. Es decir, se altera el concepto de la dualidad que se expresa y describe por el modelo filosófico de Yin-Yang y entonces las energías Yin y el Yang se hacen opuestas y no auto complementarias.

En nosotros hay tipos de energías que se desarrollan conforme a unos u otros tipos de esfuerzos correspondientes o a los Meridianos Yin o los Yang. Hay que encontrar la concordancia entre esos esfuerzos. Y si falta, entonces los Meridianos empiezan a existir en oposición, lo que significa que falta la harmonía entre las energías Yin y las Yang dentro del cuerpo.

El concepto de la dualidad, o la Simetría del cuerpo, está en la base de la comprensión del Cuerpo Taoísta. Y mientras que la persona no llegue a la comprensión de la Simetría, ya sea de una manera natural o artificial, le resultará muy difícil manejar su cuerpo. Y esto posee una equivalencia física bien clara: cualquier ser humano, cada día gasta ciertos esfuerzos que tienen su equivalencia también en la construcción física.

Todos los grupos musculares construidos en la gente no según la Ley de la Simetría, no poseen su propia naturaleza. En la persona simétrica la distribución de la energía en los órganos de los sentimientos pasa de una manera diferente, ésta se siente más diferente que la persona simétrica. Podemos decir que la gente simétrica y asimétrica vive en dos formas diferentes de sentimientos y vivencias.

De esa manera, si la persona tiene presente la simetría, esto significa comprende la idea de cuerpo. La gente no puede obtener la satisfacción verdadera de su existencia en este mundo si no ha generado el esfuerzo necesario, lo que originalmente posee el parámetro de la participación voluntaria. Debido a esa razón, comprendemos el cuerpo desde el punto de vista del movimiento. Sin embargo, no puede haber un esfuerzo, sin la Simetría del cuerpo; sin ella se puede expresar la fuerza, pero no el esfuerzo.

A la gente en las condiciones actuales de existencia, en las que el cuerpo no corresponde con las leyes y los principios básicos de la vida (energía, Simetría, respiración), le resulta muy difícil apoyarse en los sentimientos, ya que están formados por el equivalente pequeño de energía que todavía se le ha quedado. De hecho, hoy en día estamos condenados a defender nuestras acciones, intereses, principios y normas morales, pero tenemos ya insuficiente la fuerza para su realización.

Por supuesto, de todos modos, la persona es la iniciadora de sus acciones, simplemente en el primer caso está iniciando algo en favor de algo ya generado, mientras que en el segundo, está generando por sí misma este algo. No podemos ser democráticos mientras no estamos harmónicos. Los entrenamientos y la pereza son dos dictaduras diferentes: la una es Yang, la otra es Yin. En una de las dictaduras hacemos un montón de acciones innecesarias, pero incorrectamente, en la otra, sólo un montón de acciones innecesarias. Estos son dos tipos de destrucción.

Cada ser humano es dictador por su esencia. El esfuerzo dirigido a la ociosidad, también es esfuerzo. La satisfacción tiene diferentes funciones. Si uno aborda la cosa que hace conscientemente, ¿acaso su mente no obtendrá satisfacción de lo que está recuperando en sí? Tal vez, puede que pase, por supuesto y no dará tal saturación sensual verdadera, pero el cerebro es uno de los órganos de sentimientos del ser humano que debería aportar sus vivencias. Para la gente es de suma importancia comprender las funciones de los diferentes tipos de satisfacción.

El Cuerpo femenino en reposo

Mientras está en reposo, en la mujer se incrementa el retorno de energía en su útero y si usa su cuerpo en desarrollo, debe prestar mucha atención en las caderas, para que no las acreciente la energía del útero.

La permanencia en reposo es importante para la mujer también desde el punto de vista de la alimentación del cerebro. Precisamente estando en reposo la energía puede nutrir el cerebro más que en movimiento. En parte, eso se debe a las particularidades anatómicas de las mujeres y a la diferente circulación de la energía (a diferencia de la masculina) en su cuerpo.

Particular significado en el reposo tiene la respiración, que se incrementa en este estado, debido a la activación del útero. Aquí es importante hacer técnicas de respiración para fortalecer la función del útero.

El cuerpo en reposo, permite a la mujer realizar las leyes internos de la vida, que se distinguen de las leyes del cuerpo en movimiento.

Recomiendo también conocer los materiales en la Sección Cuerpo Tao de la mujer.

Cuerpo Taoísta

31 octubre 2013

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



1577
| El Cuerpo Taoísta

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top