El Cuerpo Taoísta

La idea del Cuerpo Taoísta es bastante conceptual y no corresponde con la percepción primaria del hombre en la actualidad. El Cuerpo Taoísta es forma que representa algo o en la que se inscribe algo y aquí es importante, en primer lugar, comprender la forma y los vínculos del cuerpo. Esto lleva a la importante percepción de nuestro cuerpo como un cuerpo que posee apoyo interno.

El Cuerpo Taoísta es un cuerpo que se desarrolla, es decir puede ser cambiado, modificado y transformado. Todo esto distingue el Cuerpo Taoísta del resto de los cuerpos, por ejemplo el Africano e incluso Budista. Por supuesto en la naturaleza existen miles de procesos que podemos llamar desarrollo, pero éste posee en su base un carácter natural, que no implica el uso de un esfuerzo adicional que debe ser construido, a lo que nos orienta el Cuerpo Taoísta.

El cuerpo humano es en realidad el objeto más extraño en nuestra naturaleza: éste puede introducir cambios en los procesos naturales del desarrollo, molestando o ayudando a sí mismo. Eso se debe a la habilidad del ser humano de hacer un esfuerzo adicional a través del tipo de energía capaz de desarrollarse sólo en su cuerpo. En otras palabras, tenemos un cierto volumen de energía para cada periodo de nuestra vida. Y, como regla general, el hombre común y corriente la quema rápidamente. Pero, ¡si somos capaces de destruir los procesos del desarrollo, entonces eso significa que podemos mejorarlos!

Lo más importante en este caso es que el ser humano, de hecho, ha sentado un precedente extraordinario en a Tierra: la situación de cambiar algo en un orden indicado por la naturaleza. Tanto el nuestro cuerpo, como nosotros mismos tenemos cierta forma que puede generar un esfuerzo adicional.

El ser humano necesita el conocimiento del Cuerpo Taoísta, ante todo, para que no empeore su naturaleza lo que se refiere el concepto de la Naturalidad. Pero en el concepto del Cuerpo Taoísta, la Naturalidad no es alguna idea abstracta filosófica, sino es un concepto fisiológico. Tomemos por ejemplo cualquier animal: éste vive bajo las leyes de los procesos fisiológicos. Desde el punto de vista de la Naturalidad cualquier animal puede ser superior al ser humano si la bestia no destruye a sí misma. Los animales permaneces en su propio ciclo natural de transformaciones, puesto que no tienen el esfuerzo adicional relacionado con el cerebro, es decir no tienen tal tipo de gobernador en su cuerpo.

Originalmente, la Enseñanza del Cuerpo Taoísta no fue orientada al perfeccionamiento de la naturaleza, fue creada para no empeorarla. O sea, era un largo período de tiempo en el que el cerebro del ser humano cumplía con la función de ajuste y no de desarrollo. Pero en la antigüedad, la gente era capaz de ajustarse a cosas que el hombre en la actualidad no tiene bajo dominio: a las estructuras espaciales, la vibración de las estrellas, etc. Lo principal para la gente entonces era no empeorar el aparato de su ajuste.

Originalmente el ser humano tenía más habilidades en cuanto a su existencia, pero menos en cuanto a su desarrollo. Hoy en día, somos superiores en el campo del desarrollo, pero inferiores en el campo de la existencia. Sin embargo, no podemos afirmar unívocamente que el ser humano ha evolucionado desde el punto de vista de su cerebro. Más bien lo ha aflojado, porque hemos aumentado el volumen, pero hemos perdido la densidad en la consciencia. Podemos decir que en la antigüedad, el ser humano disponía de un arma bastante imperfecta, pero con mira telescópica, mientras que hoy en día tenemos el arma perfecta, pero sin tal mira.

El ser humano, de hecho se ha privado de lo que en la actualidad llamamos Concentración. Y aunque muy a menudo usamos este vocablo, en realidad determinamos otros estados: atención, observación, en el mejor de los casos enfoque. La Concentración es un esfuerzo proveniente de la construcción correcta de la Geometría del cerebro. En la antigüedad el recogimiento del cerebro permitía a la gente ser concentrados según sus índices fisiológicos y no según los mentales.

Y si hoy en día hablamos de la Naturalidad (y este es un concepto importante para el conocimiento del Cuerpo Taoísta), entonces debemos mantener en nuestra mente dos tareas: la necesidad de lograr una Sincronización determinada de la energía dentro de nuestro cuerpo y la importancia de obtener la consciencia concentrada. De lo contrario, ¿cómo podemos ser naturales?

El desarrollo del ser humano no puede empezar mientras que no haya creado condiciones para la Naturalidad: no haya recogido su energía, logrando el estado de la Unidad y mientras que no haya enfocado su consciencia. La comprensión fisiológica y por consecuencia, la energética de la Naturalidad es la creación de unión en el cuerpo que se entiende como la conservación de lo Uno. Bajo estos conceptos se sobreentiende la necesidad de agrupar el cuerpo en relación con la zona donde la energía puede recogerse de una manera natural, es decir con el abdomen.



¿Por qué el abdomen es tan importante desde el punto de vista de la Naturalidad y la unión? Porque, en primer lugar, es la zona donde se entrelaza toda la energía humana. En segundo, con el abdomen se puede “captar” la energía de los alimentos que consumimos. La Qi sutil del agua y el germen pueden percibirse y luego distribuirse por todo el cuerpo, sólo si primero se capta por el abdomen. En tercer lugar, la energía de la respiración también puede ser captada al máximo únicamente por esta zona.

Resulta que con el abdomen se pueden captar tres fuentes de nutrición, relacionados con la circulación interna de la energía, con la energía externa y con la energía obtenida. Por lo tanto, la primera tarea en el Camino hacia la Naturalidad es la creación de lo Uno correcto (el abdomen) y la segunda es el recogimiento correcto de lo Otro (la consciencia), dado que el esfuerzo adicional en el desarrollo, del que estábamos hablando antes, puede surgir sólo cuando la consciencia pueda manejar los procesos a través de lo Uno.

Por ejemplo, una de las prácticas principales que utilizaban nuestros antecedentes, fue la Limpieza de la médula ósea. La gente lograba la Naturalidad y la conservaba, lo que permitía a la energía entrar en la médula ósea y su mente no le molestaba, sino sólo ayudaba a orientarla. De esa manera, la Limpieza de la médula ósea fue un proceso natural.

¿Por qué era necesario limpiar la médula ósea? Era necesario para mantener la orientación de la consciencia. La Naturalidad creaba condiciones para la circulación de la energía más profunda, relacionada con los huesos. Hoy en día, el ser humano ha perdido la posibilidad de alimentar su médula ósea, puesto que ha perdido, por un lado la Naturalidad y por otro la centralidad de su cerebro. Como resultado, el cerebro se ha privado de la nutrición de más alta frecuencia.

Por supuesto, en este caso los sistemas el ser humano que primero empiezan a sufrir, son los orientados a la vida de más alta frecuencia (por ejemplo, el sistema inmunológico). En la actualidad este sistema en la gente simplemente falta y no se puede hacer nada con él, hasta que no aprendamos a nutrir la médula ósea. De aquí podemos observar tal desarrollo activo de virus y enfermedades extremadamente graves.

La medicina no puede ayudar con nada al hombre en la actualidad, si no tome en consideración el nivel rustico de recuperación. Hoy en día la medicina trata el cuerpo humano como al cuerpo animal, puesto que en realidad no hay cuerpo que podría ser recuperado y por eso es muy normal que la ciencia médica no puede hacer nada con las enfermedades graves. ¿De qué tipo de enfermedades se trata ante todo? Se trata de virus, enfermedades mentales y cardíacas.

Las enfermedades mentales en este momento son las más graves, ya son más extendidas incluso que las enfermedades del corazón. Al principio el ser humano ha perdido su ritmo y empezó a tener problemas con el corazón, luego ha perdido la capacidad de alimentar su cerebro y han surgido los problemas con la mente.

Por supuesto, hoy en día en el proceso del desarrollo hay que tomar en cuenta que la Naturalidad no está a las alcances del ser humano ya incluso físicamente y para cumplir con las tres tareas: la creación de un cuerpo Unido, una mente centrada y conexión entre ellos, se requieren esfuerzos inmensos. Son necesarios conocimientos verdaderos de cómo lograr eso y bastante tiempo para poder recuperar todo eso. De hecho, hablamos de la Medida suprema del desarrollo.

El desarrollo mismo posee una Medida que proviene de la conexión de la consciencia con el abdomen. Si hoy en día hablamos del cuerpo, entonces primero debemos crear la Geometría que nos permita tener tal cuerpo, puesto que en la actualidad el ser humano simplemente no tiene cuerpo.

El cuerpo es una figura geométrica que debemos recrear o crear. Debemos obtener lo que llamamos Cuerpo Taoísta y solo entonces podamos hablar de estructuración del cuerpo y no solo del cuerpo sino también del abdomen y la consciencia. De hecho, éstas son dos estructuras muy importantes que determinan la profundidad del Conocimiento.


Recomiendo también informarse más sobre el tema en la sección “Cuerpo Taoísta”.

 

19 octubre 2013

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



1961
| El Cuerpo Taoísta

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top