Ensoñadores

En las páginas propuestas se consideran los conceptos el Cuerpo del Ensueño, se discute el trabajo acerca de las prácticas del Ensueño y para los interesados, ​​se ofrece bastante trabajo para pensar en los aspectos prácticos del Ensueño. La nebulosidad acerca de algunas de las informaciones está creada intencionalmente. El que necesita esta información, la va a entender, así como está.

Hay tres tipos de personas, dos son más frecuentes, mientras que el tercer tipo es bastante escaso. Es importante aprender la naturaleza de estos tipos y la diferencia entre ellos, con el fin de entender qué efecto ejerce el Ensueño al uno u otro grupo de gente. Cada persona trata a su propio mundo de Ensueño desde diferentes perspectivas, lo que determina las diferentes influencias a él. De todos modos, cuanto más consiente es el trabajo del individuo, tanto más alto resultado tendrá.

Con el fin de aclarar los conceptos, vamos a caracterizar estos tres tipos de gente según los siguientes criterios:

  • 1 tipo: con la intención de aprender el Ensueño.
  • 2 tipo: existente en el Ensueño.
  • 3 tipo: existentes con una intención consciente.


Cada ser humano nace bajo las diferentes leyes, las que no estamos dotados de controlar. No somos capaces de elegir, ni de controlar esta situación, pero existen unos factores determinados, relevantes y correspondientes a este tipo, al que pertenecemos. Algunos de ellos vamos s examinar en este artículo.

Desde la toma de consciencia en el momento de nuestra creación, se nos dan conocimientos y comprensión espiritual acerca de qué es lo que nos ha generado y un concepto profundo del mundo que nos rodea, es decir, lo que normalmente no somos capaces de comprender.

Desde el momento de nuestro nacimiento, la información del control del cuerpo durante el Ensueño se encuentra en nuestra subconsciencia. Podemos decir que nuestro objetivo es llegar a este conocimiento a través del despertar de la consciencia. Pero antes de que esto sea posible para la mayoría de nosotros, debemos aprender a controlarnos en el mundo real cotidiano. De lo contrario, el resultado de nuestras prácticas del Ensueño será una grave pérdida de energía.

Indudablemente, en este momento en la Tierra, la práctica del Ensueño no está desarrollada, el Cuerpo del Ensueño es desconocido para la mayoría de la gente y no juega un papel importante para ella. Sólo unos pocos están orientando sus vidas al conocimiento del Ensueño. Estas personas se dan cuenta de que para lograr el dado concepto, se requiere una dedicación entera y trabajo serio.

La preparación para la acción es más importante que la acción misma. Nosotros somos las herramientas y debemos tomar la posición obligatoria, para desarrollar la consciencia necesaria para nosotros. Cuando se trata de la preparación, nos pueden sorprender los aspectos necesarios para el desarrollo de la consciencia. Estos aspectos incluyen un montón de cosas, que construyen el equilibrio en nuestras vidas y esto varía conforme a cada individuo concreto.

Cuando alguien explica en un lenguaje accesible las técnicas específicas del Ensueño, él no nos da los conocimientos necesarios, sino nos da una información que más impide, que estimula a nuestro progreso y las víctimas que han pasado por este camino, son bastantes. Las víctimas, están llevadas en una equivocación con técnicas que no coinciden con sus necesidades. Las técnicas verdaderas del Ensueño, no pueden ser descritas en un lenguaje accesible. Aquellos que realmente necesitan este tipo de conocimiento, deben ser introducidos en el estado necesario, en el que este conocimiento se convierte en accesible para ellos. Las técnicas del Ensueño, que ellos deben usar, se les relevarán durante el estado de sueño. Para cada practicante, el método de la transmisión de estos conocimientos, será individual.

El proceso de preparación para el trabajo en el Ensueño y el trabajo mismo en el Ensueño, existe en diferentes dimensiones y no puede ser expuesto en un mismo vocabulario.

Lo más importante, que quiero subrayar, es el hecho de que los sueños ordinarios no tienen nada que ver con las prácticas del Ensueño. Estos Ensueños, de los que estamos hablando aquí, no son las imágenes aleatorias de nuestra subconsciencia, que vienen a nosotros durante el sueño.

Los tres tipos de gente

El primer tipo. El primer tipo de gente vive en un Ensueño. El Intento nace en las sensaciones de sus cuerpos físicos. El concepto de “vida en un Ensueño”, trata precisamente de las personas que no permanecen en un estado despierto en el mundo convencional de la realidad, sino que viven en un estado de dormición. Para controlar su estado durante el Ensueño, ellos toman energía del mundo real y la usan para desarrollar el estado del Ensueño. Este tipo de gente depende de su entorno y el mundo físico. Esta gente tiene un cuerpo físico, pero su alma no proviene de la naturaleza humana.

Ellos no poseen una consciencia humana. El primer tipo se identifica fácilmente por sus movimientos, que disuenan con el ritmo primordial de la sociedad, ya que provienen de una dimensión no humana. Su vida suele ser corta. Ellos están en mala condición, sus vidas son mediocres y trastornadas. Esto no significa que lleven un valor negativo, esto puede ser uno de los Métodos de Aprendizaje. Algunas de estas personas incluso son famosas. Este grupo incluye, por ejemplo, una gran cantidad de pintores abstraccionistas.

Si en esta gente surge la necesidad de entender el trabajo con el Ensueño, entonces deberían comenzar con el establecimiento de control total de cada estado de su cuerpo físico. En todos los tipos de gente, la información se contiene en los huesos. Para este tipo, es importante “extraer” esta información y convertirla en conocimientos.

Sin embargo, es muy difícil enseñar a los representantes de este grupo, puesto que existen en unas dimensiones que ellos mismos no entienden. Ellos viven en la forma humana, en el medio ambiente humano, siendo al mismo tiempo ciertas formas de una dimensión diferente.

El segundo tipo. El segundo tipo de gente nace del Ensueño. Estas personas pueden crear el Intento a través del Ensueño. Ellos viven en un Ensueño y si hubieran cultivado la energía, obtenida de sus padres en el momento de su auto-consciencia, ellos podrían seguir los principios básicos de la vida y tener éxito. Ellos controlan el Cuerpo del Ensueño sin cualquier práctica especial. Sin embargo, muy a menudo, esta energía no se conserva. Ella se gasta, usualmente, en el proceso de cualquier acción, no influyente en su desarrollo y de la concentración excesiva en el hecho de su existencia física.

El segundo tipo de gente puede adquirir energía inconscientemente durante el Ensueño y perderla en la vida cotidiana real. Estas personas están desarrollado la conexión natural con su Cuerpo de Ensueño, sin embargo, si deciden a trabajar conscientemente, necesitarán una preparación bastante seria. También la energía del Cuerpo de Ensueño debe ser sintonizada a este proceso. En el caso de una preparación indoctamente o precipitadamente hecha, podría causar una destrucción del ritmo natural y de la conexión con el Cuerpo Energético.

Según lo dicho anteriormente, la preparación fortalece y equilibra. Sin un trato serio de este proceso, es mejor no dedicarse en absoluto a las prácticas del Ensueño, ya que en la mayoría de los casos esto puede causar la destrucción de lo que tienen por naturaleza. Para el segundo tipo de gente, son importantes los ejercicios relacionados con el movimiento a lo largo del eje vertical. Estos movimientos son muy importantes para ellos y al principio deben ser lentos y suaves. Este es uno de los Métodos del desarrollo del equilibrio. En el mundo de la realidad, existen fuerzas dominantes de la vida, de las que dependemos. No ser dependiente es un concepto que está más allá de nuestra vida cotidiana. Es importante controlar toda su existencia a través del equilibrio de la vida.

El tercer tipo. El tercer tipo de gente nace con el Intento, pero hoy en día la gente nacida del tercer tipo en la Tierra es extremadamente rara. Se trata de personas con un Intento consciente. Estas personas conscientemente y por naturaleza saben qué hacer para ayudar al proceso del Ensueño.

Estamos examinando este tercer tipo de gente, para entender que todo lo que hacemos con el fin de empezar conscientemente la práctica del Ensueño, nos lleva al nivel de desarrollo de las personas de este tercer tipo. Los primeros dos nacen sin consciencia y deben desarrollarla. El nivel del desarrollo puede ser determinado por el grado de disponibilidad del individuo, a trabajar para conseguir resultados. Muchos quieren aprender estos conocimientos en el Ensueño, pero cuando se trata de la preparación, se manifiesta su pereza e inestabilidad.

Para tener claro, cuáles son las diferencias entre estos tipos de gente y por qué existen, debemos tomar en consideración la misma idea de este concepto. El tercer tipo de gente nace de un Intento consciente y lleva una permanencia consciente. Los primeros dos tipos se generan inconscientemente y deben crear en sí la consciencia.

El primer tipo de gente, en el momento de la concepción, es más dependiente del medio ambiente, espacio, condiciones, tiempo y todos los elementos no humanos. El segundo tipo, en el momento de la concepción, depende de la energía humana de los padres y de toda la humanidad. Si el elemento humano, influyente en la concepción, no está purificado, esto va a afectar al desarrollo del niño. Tanto la energía de frecuencia más fina de los padres, como el elemento secundario, la humanidad, ejercerán influencia en el desarrollo futuro del niño.

El ritmo de la Tierra afecta a todos los tres tipos, a su energía. El momento de la concepción es el momento que determina en cuál de los tres tipos, va a nacer el niño. En el momento de la concepción sucede una explosión energética. Desde el momento de la concepción, durante toda su vida, el individuo puede acumular la energía más eficientemente en estas horas.

Hablando del Ensueño, observamos, que si la concepción pasó por la noche, el individuo puede utilizar esta energía por la noche para trabajar con el Ensueño. La concepción por el día, da la capacidad de acumular la energía para las actividades diarias. La gente concebida durante el día, normalmente pertenecen al primer tipo: su Intento proviene de las necesidades y sentimientos del cuerpo físico. Estas personas dependen de lo que los rodea más que del elemento humano. Normalmente la concepción ocurre por la noche, presentando así la capacidad inconsciente de acumular energía en el Ensueño. Sin embargo, el niño no entiende y no está consciente de sus características naturales y por el hecho de que, en la mayoría de los casos no hay quien le enseñara cómo “captar” y desarrollar esta energía, él casi siempre la pierde.

Algunos niños incluso sin un Profesor, desarrollan la consciencia de la acumulación de energía durante el Ensueño. Ellos poseen un conocimiento natural, que todavía no está bloqueado a lo largo de su primer ciclo de desarrollo. Este ciclo dura 8 años para los niños y 7 para las niñas. Este período está determinado por los ciclos de la Luna. Conforme a sus terminaciones, los niños empiezan a tomar más plenamente conciencia lo que les rodea y la energía del mundo a su alrededor y ya no son capaces de usar la energía limpia del Ensueño.

Para el nacido en el Ensueño (es decir, para el segundo tipo), lo más peligroso en su desarrollo, es ser un estudiante en cualquier “institución educativa”, capaz de destruir con su concepto de enseñanza, a las verdaderas habilidades cognitivas con las que nacieron estos niños. Si ellos entran en un sistema educativo similar antes de haber pasado este ciclo de siete u ocho años, esto llevará al cierre o la destrucción de este proceso natural.

Entonces, durante este ciclo formativo, los niños pueden tomar una gran cantidad de conocimientos abstractos y la expresión creativa de sí mismos. De lo contrario, estas energías no estarán implementadas plenamente y los talentos naturales de los niños se pueden perder.

Para el segundo tipo de gente no son necesarias ningunas prácticas especiales del Ensueño. Para ellos, es importante dirigir la energía a la realización y la comprensión del mundo que les rodea. El Ensueño para ellos es algo natural y aunque sea inconsciente, se sumergen en él para obtener energía.

Si en ellos surge el deseo de dedicarse a las prácticas del Ensueño, deben preguntarse a sí mismos por qué ha surgido esto en ellos y qué es lo que quieren lograr con su ayuda. Ante todo, deben comprobar la pureza de sus intenciones. Este tipo de gente debe preguntarse “¿por qué?”. Una de las razones debe ser el deseo de entender conscientemente su lugar en el Universo y su actitud hacia las diferentes cosas en él. Otra razón debe ser una acción impulsor para la unión, conexión del conocimiento racional con el de lo abstracto. Antes de empezar con las prácticas, la gente del segundo tipo debe obtener un beneficio por la observación del mundo a su alrededor.

El momento más triste en todo esto, es que la gente de este tipo a menudo tiene avidez de practicar el Ensueño para ganar poder o control en este mundo manifestado. Otro momento es el esfuerzo de definir en unos términos generales, todas sus experiencias con el Ensueño, como si tal experiencia pudiera explicarse en términos generales.

En el trabajo con el Ensueño existen, a fin de cuentas, tres niveles. Uno puede gastar toda su energía en el trabajo con uno de ellos, deformando de esta manera, la verdadera experiencia.

Los padres de la gente del tercer tipo entienden conscientemente el momento de su concepción. Ellos conscientemente colocan sus cuerpos de una manera determinada, para ayudar a formar en la nueva vida que emerge, un nivel natural de conocimientos acerca del Ensueño. Los padres son conscientes de que el Cuerpo del Ensueño depende de la energía del cuerpo físico. Ellos conocen ciertas zonas y centros físicos determinados y saben cómo las diferentes posiciones de sus cuerpos pueden influir a estas energías en el momento de la concepción. Tradicionalmente, estos son tres posiciones para la determinación de las zonas energéticas. Estas posiciones físicas tomadas por los padres, están abiertas para el Cuerpo de Ensueño de los niños. Esto ayuda a determinar el trabajo futuro que el niño realiza en su sueño. Si el nivel de los padres es alto, entonces sus ritmos y ciclos energéticos son tan puros, que en este caso la posición no tiene importancia.

Una parte de las observaciones del mundo que nos rodea, debe llenarse con la dirección, correspondiente a nuestra orientación natural. Cualquier Cuerpo Energético o Cuerpo de Ensueño del hombre tiene una dirección determinada en el Cosmos. Su dirección corresponde a nuestro nacimiento. Las condiciones durante el nacimiento nos ayudan a determinar la dirección de la orientación. Estas direcciones están relacionadas con nuestros Lugares de Poder. Las direcciones se cambian con el paso del tiempo, no están fijas. Al trabajar con ellos para entender conscientemente nuestra orientación, podremos adquirir conocimientos para ser capaces de trabajar con los sueños. También podremos destruir nuestros bloqueos mentales y conceptos explícitos que limitan nuestro trabajo con el Ensueño.

Es bastante fácil ver la orientación natural del niño cuando está dormido. Ella cambia en él la dirección de la posición del cuerpo para ayudar al Cuerpo Energético. El trabajo básico es muy importante. Debemos tener en cuenta todos los factores, entonces la verdadera dedicación al trabajo, nos ayudará a construir nuestro Cuerpo de Ensueño.

Muchos no tienen la paciencia necesaria y quieren conocimientos y consciencia sin la preparación y el trabajo básico. Sin embargo, para la preparación, normalmente se requieren de 5 a 10 años, pero si empezamos a dedicarnos a la práctica antes de habernos preparado por esto, seremos muy dependientes de la estructura, de los límites externos sin comprender el significado profundo de las prácticas.

Para determinar a qué tipo pertenece uno, hay que pedirle a alguien que observe a su posición mientras está durmiendo en posición sentada.

El primer tipo toma energía del otro mundo y la lleva a su Ensueño. Su tendencia es acurrucarse en una posición cerrada. Ellos duermen sentados, con la cabeza puesta hacia adelante o echada hacia atrás.

El segundo tipo duerme en una posición abierta, echando la cabeza hacia atrás. Durante el sueño también pueden estar presentes movimientos activos de la espalda.

Durante la observación, tomen nota de todos los movimientos de los dormidos, la posición de la cabeza, la columna vertebral, piernas, también tomen notas de los sonidos emitidos por la persona en la dada posición. Todo esto permitirá determinar su tipo.

Existen dos técnicas básicas de Ensueño: Ensueño en dinámica y Ensueño en estática. Al trabajar con el Ensueño hay que considerar ambas.

Los momentos de nuestra concepción y nuestro nacimiento, son factores importantes que determinan y hacen de nosotros lo que somos. En los hombres, estos factores influyen en la energía de movimiento, mientras que en las mujeres, en la energía de reposo. Por esta razón, la dirección del trabajo básico se diferencia según el sexo. En este trabajo son necesarios ejercicios tanto en el plano horizontal, como en el vertical.

El trabajo con el Cuerpo de Ensueño debe ser del mismo nivel que el trabajo y el control logrados en estos ejercicios y meditaciones. El nivel del trabajo con el Ensueño crece de acuerdo con el desarrollo en las prácticas físicas.

 

15 mayo 2013

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



1352
| Laboratorio del desarrollo

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top