El Centro Mingmen

El Mingmen es un punto, un vaso o un centro, que la medicina Taoísta considera como un órgano independiente. Se compone de un grupo de puntos relacionados con el sistema reproductivo. La alquimia Taoísta lo trata como una condición para el retorno de la energía, si el centro no está abierto, la energía no puede retornar y sólo se consume. En este caso se viola el principio más importante del retorno.

Además si el Mingmen hace su función como órgano, éste se convierte en gobernador de los riñones y regula su interacción. Esta interacción se denomina como el arte de la respiración con los riñones.

El Mingmen tiene muchas interpretaciones, pero la más apropiada es: "La Puerta al verdadero camino". Esto se debe al hecho, que el centro está ubicado en el cruce de las corrientes de energía, independientemente de la geometría que tiene la persona.

Lo particular de este centro es su capacidad de controlar el flujo de energía en el área de los huesos. De él, en manera directa, depende el funcionamiento de la médula ósea y de la médula espinal. En la medicina Taoísta a este centro se le asignan dos funciones principales: el control sobre la acumulación de cinabrio y la sincronización del cuerpo, o la construcción del eje.

Según la meditación Taoísta en este lugar se forma cierta tensión, de la que el centro depende. También afecta el funcionamiento de todo el área de la cintura. En las funciones prenatales el Mingmen regula la generación natural de energía de acuerdo con la geometría primaria de la persona, que está vinculada a la geometría de los genitales. Ésta incluye todos los sistemas que mantienen el trabajo del sistema reproductivo.

En la alquimia Taoísta el sistema reproductivo se clasifica como uno de los cuerpos geométricos. Este cuerpo tiene muchos nombres, pero mejor se ajusta al concepto cuerpo truncado, que es el cuerpo, que está predeterminado por la naturaleza y no es sujeto a cambios en términos de la geometría, por lo que se considera imperfecto.

También determina las leyes del funcionamiento de los riñones, la acumulación y la redistribución de la sustancia vital. Para aumentar la vitalidad es indispensable desarrollar el centro Mingmen y a través de él a establecer el control sobre todo el sistema reproductivo.

Las funciones principales del centro Mingmen

  • Control del sistema reproductivo
  • Control del retorno de la energía
  • Nutrición y purificación de la médula ósea

Estas importantes funciones que realiza el centro Mingmen están relacionadas con la estructura de este punto, que es capaz de cambiar de forma e incluso asumir la función de una glándula. Tomando en cuenta estas propiedades, la medicina Taoísta crea oportunidades adicionales para la resolución de distintos problemas cambiando la tensión en su área. Por ejemplo, en el tratamiento de enfermedades virales complejas.

Según la alquimia Taoísta, de este punto depende la calidad del movimiento de la energía en las órbitas micro-cósmica y macro-cósmica y en el meridiano de la cintura. Esto, a su vez, determina la capacidad o incapacidad para amplificar la potencia de la conciencia, así como las propiedades del cuerpo, es decir, la capacidad de construir una fuente adicional de energía, que es esencial e indispensable para la alquimia taoísta.

El bloqueo del centro no sólo impide desarrollar la capacidad energética adicional, sino que también debilita la disponible. En particular, afecta a la calidad del esperma en los hombres y altera el ciclo menstrual en las mujeres. En éste caso, el centro cierra el flujo de energía hacia la glándula prostática para los hombres y hacia los ovarios y el útero para las mujeres. Particularmente pronunciado es, por supuesto, en las mujeres, porque bloquea el retorno natural de la energía en el útero, que se realiza a través del meridiano central de atrás.

Además de la energía básica Chi, el centro Mingmen regula también las energías Jing y Shen. Y esta es una propiedad muy importante que no puede ser ignorada, aunque en realidad para ponerla en función, se deben modificar los términos del funcionamiento del cuerpo, es decir, llevarlo a la generación de energía Jing, después de haber eliminado su dependencia energética de Chi. Esto es posible sólo cuando se cambia la geometría del cuerpo, o cuando se utiliza un trabajo regular de meditación para nutrir los riñones a través del centro Mingmen.

Las señales típicas de que el centro no funciona, es la falta de concentración, dolor en los huesos, el enfriamiento de las articulaciones, infertilidad y debilidad. Por supuesto, todo esto no se debe considerar dependiente del trabajo de un solo centro, sin embargo ésta relación se presenta más a menudo. Para la tradición Taoísta, por supuesto, el problema más grande es la violación de la alimentación del cerebro, que priva a la persona de la posibilidad de penetración consciente interna y conduce, de hecho, a la imposibilidad de practicar la alquimia Taoísta.

 

Otra función importante de este centro es regular el paso de la energía de la respiración. En otras palabras, es responsable de la respiración energética y de la capacidad de los riñones, el útero y los pies de respirar, también de la capacidad de los huesos y los riñones de absorber la energía de la respiración.

Como el Mingmen es un órgano multi-funcional, él tiene su propio meridiano. Es uno de los 13 meridianos alquímicos que se construyen a través de las prácticas alquímicas. Este meridiano controla varias funciones, incluida la función del intercambio del agua, sólo que en el nivel de la energía Jing . Se puede decir, que éste meridiano se crea con el fin de que el órgano gobierne una energía más refinada de aquella que tenemos desde el nacimiento. Esto es especialmente importante para la sangre, que a menudo se estanca en la parte inferior del cuerpo.

Sin embargo, como se mencionó anteriormente, la más importante aún es la alimentación del cerebro, que se realiza a través de la sangre que suministra Chi, a través de la energía que suministra energía Jing y a través de la médula espinal que suministra la energía Shen. De todas estas tres funciones, por así decirlo, está a cargo el Mingmen.

Sin embargo, esto sólo es posible al tener los riñones centrados, que también son parte del trabajo del centro Mingmen. Para ello, se necesita crear balance entre los riñones izquierdo y derecho, donde el riñón izquierdo para los hombres y el derecho para las mujeres hace la tarea de controlar la Chi inicial y la vitalidad.

 

23 agosto 2012

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



1278

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top