Alimentación con cristales: Calcedonia

Composición química: SiO2
Sistema cristalino: trigonal
Color: azulado, amarillento, gris
Color de las líneas: de blanco hasta arenisco
Transparencia: turbia, translúcido
Radioactividad: ninguna
Dureza: 7
Superficie: desigual, con cáscaras
Densidad: 2,58—2,64 g/cm³
Índice de refracción: 1,530—1,539
Frecuencia de resonancia: 140 Hz

La calcedonia es una de las variedades del cuarzo. Obtuvo su nombre gracias a la antigua ciudad griega, Calcedón (en Asia Menor). Para la gente antigua, el valor principal de esta piedra consistía en que, a su opinión, representa una de las esferas del cielo y permite a los humanos establecer conexión con las fuerzas del espacio. Posteriormente este punto de vista determinó la gran atención que prestaron a esta piedra otras religiones del mundo.

Existen alrededor de 120 tipos de variedades de la calcedonia. Debido a su capacidad única de acumular energía, a menudo la relacionan con el Grial (que, según una de las versiones, fue elaborado de esta piedra).

Mohammed, Juan Evangelista, Napoleón, Byron, Pushkin llevaron calcedonia. Esta piedra dio el inicio del desarrollo de la actitud específica hacia las joyas, puesto que gracias a sus diversas características, fue notada por matemáticos, alquimistas y astrólogos de la antigüedad, empezando por la Antigua Grecia. Posteriormente, los alquimistas árabes continuaron estudiarla y hasta hoy en día la calcedonia sigue atrayendo la atención de aquellos que buscan la compresión verdadera de los cristales.

Particularidad

Igual que el resto de los cristales, la particularidad de la calcedonia consiste, sobre todo, en su estructura. La estructura espacial de la calcedonia expresa la frecuencia de resonancia en 140 Hz. El cristal es un espacio torcido compuesto de estructuras concéntricas micro-cristalinas.

La torsión de las fibras de la calcedonia crea determinada tensión. La espiral de la piedra predetermina su influencia que se expresa en la activación de las glándulas exocrinas lo que la hace un producto de verdad bueno para la alimentación de la piel. Sin embargo, aquí es interesante la reacción de la glándula tiroides a la calcedonia que se expresa en el mejor paso de la energía (el Retorno). Ágata y cornalina tienen sus ciertos rasgos específicos y en este caso como variedad de la calcedonia, por supuesto, nos interesa más la cornalina.

Estructura

La estructura de la calcedonia es la base para la comprensión de esta piedra, su significado y capacidades. La particularidad de la piedra es su sistema cristalino escondido que va desde trigonal hasta agregado. Este hecho la hace universal, pero al mismo tiempo orientada a distintas direcciones.

No obstante aquí debemos comprender los procesos que la llevan a tal tipo de estado y apoyarse precisamente en ellos, dado que la particularidad de la piedra consiste en que, en su formación, depende mucho de los esfuerzos del impacto del agua y el oxígeno, lo que nos permite determinarla como piedra que “respira”. En la misma calcedonia, este proceso se expresa en su base de fibras y poros, que como si “tragara” no sólo el aire y el líquido, sino que además el resto de los minerales y a veces, la calcedonia forma por sí misma estas minerales dentro de sí.

Esta capacidad única de su estructura, convierte la calcedonia en una piedra muy viva. Tenemos una situación muy importante: la calcedonia puede inhalar y puede exhalar. Una propiedad más de la piedra consiste en que posee diferentes tipos de aromas.

Algunos de ellos pueden ser no tan agradables, si el proceso de formación del mineral dentro ha superado al proceso de formación de la calcedonia misma. Es decir, la calcedonia puede ser el útero de la formación cristalina de semejantes a sí (por ejemplo, sardonyx o cornalina) o desarrollar diferentes inclusiones minerales de magnesio y hierro hasta convertirse en titanio y cobre.

Precisamente esta capacidad nos permite considerar este mineral como trigonal, donde según la posición de las fibras (si son paralelas o perpendiculares) y además compresión agregada, se realiza una coordinación distinta entre las moléculas lo que crea dentro diversos complejos geométricos. Esto debe quedar bien claro a aquellos que estudian la  Geometría de la alimentación. Es importante comprender el vínculo de la estructura con el centro, en qué superficie precisamente está más desplazada la calcedonia lo que determinan sus cualidades.

Sin embargo, queda constante justo en una cosa: en su capacidad de influir en los órganos de la respiración y la piel. Aquí incluso podemos decir que la estructura de la calcedonia es la estructura perfecta para nuestros pulmones. Y cuanto más la estructura de la calcedonia tiene la forma de abanico, que muestra la refracción de la energía en tres dimensiones, tanto más valiosa es para nosotros.

Y podemos convencernos de esto al tomar, por ejemplo, otra variedad de la calcedonia, la geoda, que se forma completamente en forma circular. Es decir, las fibras abren tanto el cristal, que éste cambia su cualidad convirtiéndose en, por así decirlo, “dependiente de las fibras”, lo que pasa con la geoda.

Geometría de la calcedonia

La geometría de cualquier tipo de cristal es la cumbre en el campo de la posibilidad o imposibilidad de usarlo. Precisamente la comprensión de esta geometría determina la capacidad o las cualidades de la piedra.

Cada cristal posee su propio campo cristalino y es importante comprender tres de sus cualidades: dirección, densidad y extensión. Por supuesto, cuanto más perfecta es la estructura del cristal, tanto más simple es (por ejemplo, el diamante). Pero aún más interesante es interactuar con cristales que van desde formas agregadas a trigonales y tetragonales. En realidad, ¿qué es la geometría? Es la conexión entre los iones, átomos y moléculas. No los vemos, pero existen. Y cada cristal es compuesto que puede ejercer tanto influencia externa, como interna.

Precisamente este hecho determinó en la antigüedad la actitud específica hacia la piedra. Esto también se puede mostrar en su color. Si la calcedonia es blanca, entonces aquí está expresada al estructura vertical, las calcedonias amarillentas son más agregadas, las rojas y de color naranja, más horizontales. Todo esto no es simplemente color, sino que son determinadas funciones energéticas, ondulatorias del cristal. Por ejemplo, por todas partes se dice y escribe que en la tumba de Tutankamón fue encontrada calcedonia y mejor dicho, cornalina con funciones horizontales más expresadas. Éste es un cristal de color rojo con base horizontal fuerte. Se debe interactuar con tal tipo de cristales con mucho cuidado, dado que no son geoda celeste con simetría vertical de la estructura.

El Arte de cultivar los cristales está construido en la base de la comprensión de la simetría de las superficies. En realidad, ¿qué es la simetría en la superficie? Es un determinado esfuerzo de crecimiento que determina la fuerza de la superficie. Luego empezamos a acumular o comprobar estas fuerzas (si son mutuamente opuestas) y obtenemos la fuerza del cristal. Exactamente en esto está construido el arte de Wilie Brunner.

Así que, las calcedonias son diferentes y precisamente el extracto determina la fuerza que, a fin de cuentas, el cristal nos puede dar, o sea su geometría constante, dado que ya hablamos de una matiz. Algo similar podemos obtener también del cristal natural si comprendemos su geometría y, por ejemplo, se puede hacer tintura con un compuesto (líquido especialmente hecho para tinturas de cristales).

Después de haber determinado la geometría del cristal, se debe aplicar sobre la geometría de la persona o sobre la geometría de las acciones. Por ejemplo, se suele decir que la calcedonia es buena para abogados y pintores. ¿Qué es el abogado o el pintor? Son dos estructuras. Por lo tanto, deben tener dos geometrías diferentes. Indudablemente, para el abogado es mucho mejor usar sodalita y no calcedonia. Para los pintores es mejor la calcedonia amarilla o el ámbar, Bitartrato de potasio (cristal del vino). Además aquí también debemos tomar en cuenta la dirección de la creación.

Así que es mejor empezar a comprender la geometría de los cristales, justo con la calcedonia: es el maestro peculiar de la geometría de los cristales. Su presencia en el mundo es tan difundida y los volúmenes que crea son tan diversos que esta piedra es de verdad prefecta para aquellos que quieren estudiar los cristales.

Indudablemente el interés que llamaba este cristal en la antigüedad, tiene sus razones. Éste fue no solo un cristal famoso en Antigua Grecia y Roma, sino que tomaba parte de la enseñanza del hermetismo. Precisamente este hecho determinó la actitud hacia esta piedra por las distintas órdenes. Interés hacia la geometría de la calcedonia mostró también Leonardo da Vinci, obsesionado por la idea de la proporción geométrica.

Napoleón también fue entusiasmado por el estudio de las propiedades de la calcedonia lo que le hizo dirigirse a joyero para hacerle piedra de protección. Tal vez la calcedonia influjo de alguna manera también al estilo Imperio, pero, a fin de cuentas, el cristal apareció justo durante el período de auge del Imperio. Este estilo, representante de la idea del poder, se apoyaba en determinada geometría de la fuerza que podemos encontrar, por ejemplo, en una de las variedades azules de la calcedonia, cuya estructura heterogénea tiene base agregada densa.

Pero, por supuesto el punto más importante en la antigüedad, es el “encierro” de diferentes historias mitológicas en las piedras, la creación de los bajorrelieves, los así llamados cameos. Fue una época cuando precisamente existía la esencia mitológica de la piedra, cuanto el mito fue parte de la geometría en la mente de la gente y no simplemente cuento de algo. Es decir, el conocimiento acerca de la geometría de la piedra es estrechamente relacionada con la calcedonia que expresa el espacio en que vivimos. O, dicho de otra manera, la respiración del espacio. Y a pesar de la variedad de propiedades de la calcedonia, la cualidad más efectiva, por supuesto, es su conexión con la respiración y la piel.

Alimentación con calcedonia

La alimentación con la calcedonia se determina por su característica. Si es piedra, entonces tenemos la posibilidad de interactuar con ella externamente o hacer una tintura. Y si echamos un vistazo a las entrañas de la historia, entonces veremos que tanto Avicena, como Galeno la usaron precisamente para trabajo con diferentes procesos de la piel y tratamientos. Alberto Magno y Paracelso trataron de profundizar la respiración con la ayuda de la calcedonia.

Y si es un extracto, entonces en este caso todo es muy simple: ya hemos obtenido una forma geométrica conservada que posee su propio grado de estiramiento. Y para nosotros es importante justo este tipo de tensión, puesto que permite ejercer influencia en la piel. Es decir, cada geometría es un determinado tipo de tensión y según ella determinamos su influencia en los diferentes sistemas del cuerpo.

La geometría de cualquier cristal se determina por su semilla que siempre tiene proyección trigonal o tetragonal en la que los esfuerzos se muestran en tres planos. Para la piel es importante la correspondencia entre los esfuerzos 30-60-90, donde el segmento más grande es el eje horizontal.

Tenemos el ángulo mínimo de captura de la energía relacionado con la inhalación, o sea la calcedonia representa la medida de la respiración del ser humano.

De esta manera, obtenemos la geometría de forma trigonal en la que se inscribe también romboedro.

Es decir, para la alimentación de la piel y la respiración, necesitamos una calcedonia que posee exclusivamente forma trigonal y no agregada. Y es importante comprender la orientación de la geometría donde la proyección horizontal debe ser más fuerte que la vertical o diagonal. La geometría de la calcedonia, si está obtenida dentro de las tareas planteadas, es de hecho, la medida del cristal de la que se repelen todos los procesos de cristalización. Es decir, debemos tener mínima simetría de rotación que determina el proceso de cristalización.

Para la obtención de extracto del cristal, es importante poner en acción la combinación correcta de la calcedonia o apoyarse en el clorito con sistema cristalino tetragonal. Un buen ejemplo aquí es trihidrato de calcio. Y de hecho, la idea de la geometría justo de la calcedonia, vista desde la posición de diferentes cloruros, está presente en diferentes prepartos. La única diferencia es que la medicina se centra en la combinación, mientras que la geometría, en la fuerza de esta combinación.

Ejemplos para el uso de la calcedonia en la medicina abunden, pero aquí podemos citar algunos:

  • Atorvastatina — para disminuir los niveles de colesterol en sangre y en la prevención de enfermedades cardiovasculares;
  • Supradyn — para fortalecer el sistema inmunológico;
  • Ampicilina — neumonía, bronquitis.

Indicaciones de uso (recomendaciones del productor): temperatura, procesos purulentos, enfermedades de la garganta, problemas con los pulmones, trastornos del habla, dificultades en la comunicación, meteorosensibilidad, problemas con los ojos, problemas con las linfas, edemas.



El sistema está representado por el alquimista taoísta
Jie Kong.

“Inmortalidad”  “Longevidad”

01 agosto 2012

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



933

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top