La Salsa

La Salsa es la geometría sagrada del movimiento, es el Arte de jugar con el espacio. Bailar Salsa es como ir a un viaje sagrado. La Salsa es una “salsa”, compuesta de una gran cantidad de estilos y variaciones. Con esta danza también está relacionada la rica personalidad de Tito Puente, quien está considerado el rey de casi todos los estilos latinoamericanos.

Pero la idea básica, que está puesta en la Salsa es, de hecho, la idea de la percusión. La herramienta básica, o mejor dicho, las herramientas, son el cuerpo, los brazos y las piernas. Y Tito Puente, el principal emprendedor del espacio en aquel tiempo, cuando se creó este movimiento, introdujo en la danza el concepto del espacio, lo que enriqueció este baile, tan simple a primera vista. Teniendo una sola medida (4/4), la Salsa puede presentar una imagen muy complicada, en lo que se expresa la idea de la percusión a la “salsa” de la Salsa. La percusión es el Arte de jugar con el espacio, lo que de hecho, también encarna la Salsa. Podemos decir que esto es una danza con el espacio.

La Salsa contiene una gran cantidad de estilos, pero el elemento más importante es el modo de andar. La Salsa es el paso, en el que uno se mueve dentro de un cuadrado dibujado por su mente, es decir es un estilo de movimiento.

La Salsa ni siquiera es una danza, es un estilo de vida. Trate de encontrar una descripción de la Salsa y no encontrará nada sensato, puesto que la Salsa es una receta, es un plato, que hay que probar. El que baila Salsa es uno que prepara el plato mágico y al mismo tiempo bien picante y esto es lo más importante que uno deba entender.

Muchos consideran la Salsa como una danza de la improvisación. Por supuesto, podemos estar de acuerdo con esto en el sentido de que cualquier paso está libre de limitaciones, pero la Salsa expresa las cualidades y las propiedades del cuerpo. Ella tiene una dirección y orientación. La Salsa enseña no sólo a expresar la libertad, sino también de protegerla. Y, por supuesto, aquí se conectan Cuba, que es el espacio, que vive bajo las leyes de la Salsa, con el movimiento de la Salsa. Todo esto es la verdadera expresión de la idea de esta danza.

Bailando Salsa, uno puede expresar la imagen de un hombre fumando un cigarro o bebiendo ron, o simplemente caminando por la calle, o leyendo Hemingway, luchando por la libertad, como el Che Guevara, etc. Lo principal es que la expresión tenga fuerza, es decir, que sea picante.

La Salsa siempre se escribe y se lee en la lista de platos y es importante recordar una cosa: ella tiene su propio espacio y el bailarín no sólo lo expresa, sino también lo protege. Es muy importante entender que al bailar, uno está representando a un viajero, caminando por las calles de La Habana o Buenos Aires. Es importante que el lugar donde uno está de viaje, sea tan expresivo como la idea de la danza.

La Salsa es un baile para crear el buen humor, que te obliga a ser positivo y alegre. Por supuesto, ¡a fin de cuentas, es una danza de la libertad! Bueno, entre otras cosas, es un baile muy personal en el que uno expresa y desarrolla su individualidad. La Salsa es un momento de encuentro consigo mismo, donde uno no puede quedarse quieto. Tiene que moverse, ya que debe ir a su casa.

La Salsa es un modo de salir y regresar a la casa. No se puede volver atrás, sin salir y al salir, hay que volver. A veces uno puede tropezar, estar torpe, no ser lo que quiere ser, pero no puede seguir sin moverse. Está en el torrente. Está rodeado de espacio, que también lleva el nombre de la Salsa.

09 julio 2012

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



635

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top