La historia de una botella: Antinori Solaia 2005

Cuando hablamos de la calidad a relación con el vino, entones ante todo, se trata de unos factores específicos: la tradición, el terroir, la uva, el trabajo del enólogo. Imagínense un vino cuya producción está basada en una impresionante historia centenaria. No sería sorprendente que el enólogo decide “vender la marca”, cosechando los frutos de los siglos, produciendo un vino de buena calidad con un marca de renombre internacional. La demanda será asegurada. Ahora imagínense un vino, que a pesar de su historia tan rica, ha logrado un fascinante equilibrio entre la tradición y la libertad de la creatividad del vinicultor. ¡La medida de la libertad, sinceramente dicho, debe ser impresionante para equilibrar la historia de los Marqueses Antinori! Y si está alcanzado el equilibrio, expresado en la calidad, entonces podremos admirarles: tan fuertes son los componentes.

Uvas: 75% Cabernet Sauvignon, 20% Sangiovese, 5% Cabernet Franc
Grado alcohólico: 13,5%
La producción total: 35.000 botellas

La Historia

No cabe duda que en cualquier cosa que ha leído uno acerca de la famosa finca Tignanello en Toscana, ha encontrado una mención de la bodega Antinori y su orgullo, el vino “Solaia”. Este vino se produce desde el año 1978 y pertenece a la categoría de “Super Tuscan” categoría no oficial de los vinos italianos.

La aparición de “Super Tuscan” está relacionada con el nombre de Marqués Piero Antinori, quien creó por primera vez el vino de la Toscana, así llamado Chianti, que no coincidía con los estándares aceptados antes en la industria del vino local. Si antes, la clásica Chianti debería contener no más de 60% Sangiovese y no menos de 10% de los vinos blancos locales, entonces ahora el vino podría hacerse sólo de la variedad local Sangiovese. O podrían ser añadidos las variedades internacionales: Cabernet Sauvignon, Merlot.

Tal vez precisamente esta decisión del Marqués Antinori llevó la industria del vino italiano, antes muy conservadora y bastante cerrada, a otro nivel. Se ha convertido en un vino más moderno. En pos de las variedades internacionales, llegaron las nuevas tecnologías y todo aquello hizo desarrollarse la industria del vino, buscando nuevas formas.

El primer vino de la nueva clase, fue el famoso “Tignanello” de la bodega Antinori. Y después de Antinori, los fabricantes italianos comenzaron a elaborar vinos usando las tecnologías modernas. A finales de los años ochenta, esta tendencia se extendió por toda Italia, influyendo en regiones tan conservativas como Piamonte y Véneto.

Calidad

El vino “Solaia”, todavía no es tan conocido como son el “Tignanello” y “Sassicaia’. Tal vez porque Antinori es una marca que nunca ha hecho alguna campaña publicitaria. Pero si uno abre una revista de vino, o va a un sitio web serio, encontrará que si se trata de Antinori, entonces habitualmente se trata de dos vinos, que son precisamente “Solaia” y “Tignanello”. En general, el “Ornellaia”, “Tignanello”, “Solaia” y “Sassicaia” también son unos vinos grandes, puesto que de una u otra manera están relacionadas con Antinori. Ellos están en el nivel de la tradición, la historia, el rigor y la pureza, el respeto y el reconocimiento. Es difícil decir cuál es el mejor y cuál es el peor. Estos vinos representan no sólo Toscana, sino también Italia para todo el mundo. Sin embargo, precisamente “Solaia” del año 2005 es la obra maestra, que me gustaría presentar a los lectores del “Code de Vino”. Precisamente “Solaia” es la pintura, la obra de teatro, la ópera, llámenlo como quieran, creada bajo la dirección del gran maestro Piero Antinori.

Así que, “Solaia”, año 2005 es el vino al que yo doy un papel excepcional. Aunque “Solaia” se hace sólo en los años en los que la cosecha es exitosa, en el “Solaia” de 2005 nos encontramos con algo más que una buena cosecha. Si el clima, el estado del suelo, las uvas cultivadas no son lo suficientemente buenos, entonces Antinori no producirá el vino.

“Hoy en día es una decisión bastante difícil, ya que al fin de cuentas, para nuestra empresa también son importantes los ingresos, pero la prioridad es la calidad”, dice Stefano Karpaneto, director de la finca Tignanello. “Esta política también influye en la cantidad del vino producido: en totalidad, en un año se producen no más de 70.000 botellas, y en el 2005 había sólo 35.000”.

Las uvas son cosechadas a mano y sólo de las mejores zonas del viñedo. Y ya después, durante la fermentación y después de ella, se toma la decisión de precisamente qué combinación de variedades van a poner en el vino “Solaia”.

“Esto es necesario para poder, con más consideración y tranquilamente, sin revuelo, calcular y garantizar las condiciones necesarias para la elaboración del vino”, dice Stefano Karpaneto, “porque esto requiere la máxima atención a cada paso y no hay que ir de prisa”.

La bodega, en la que madura el vino, fue construida en el siglo XIII. Su profundidad es de 90 metros, la temperatura se controla automáticamente. Cada año se usan unas barricas nuevas de roble francés. Los recipientes pequeños permiten mantener la cosecha recolectada dividida hasta la última etapa.

En la primera parte de la fermentación alcohólica se usa sólo la levadura natural, dando como resultado un producto completamente natural, en el que el azufre está completamente ausente.

Para cualquier de los grandes vinos, lo importante es la ausencia de cambios bruscos y he destacado el vino “Solaia” 2005 también porque por primera vez en la historia de la producción del vino “Solaia” no lo han transportado, sino lo han embotellado directamente en el lugar del origen, lo que ha mejorado significativamente su calidad. El embotellado en el lugar era muy importante para todos los trabajadores de Antinori, porque ellos mismos cultivaron las uvas, observaban por su maduración y fermentación y como resultado tenían la posibilidad de participar en la elaboración del vino hasta el final.

Otro detalle interesante que caracteriza el enfoque de la calidad, es la elección del corcho. Los corchos para el vino “Solaia” se compran en Cerdeña. La empresa de Piero Antinori también utiliza corchos de España y Portugal. El especialista de la empresa comprueba periódicamente la calidad de las plantas de las que hacen los corchos para los vinos de más alta calidad. Los corchos son muy importantes para el cuerpo creciente del vino y tal vez hacen un eje vertical más fuerte.

Las uvas

Existe un específico y claramente reglamentado procedimiento de cultivo de la uva y su vinificación para el vino “Solaia” que requiere la máxima responsabilidad. El vino se elabora con el contenido máximo de dos variedades internacionales, el Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc, como también la auténtica uva toscana, Sangiovese.

El Cabernet Sauvignon está creciendo en todo el mundo, ya que es una uva que se adapta fácilmente, la que puede ser cultivada en casi cualquier condición. Sin embargo, el Cabernet, cultivado en diferentes lugares, da resultados completamente diferentes.

El Sangiovese puede ser llamado el “Rey” de Toscana. Esta es una de las variedades más importantes de Italia, sin embargo precisamente en el centro del país se expresa más claramente su carácter, su elegancia.

“Solaia” es un vino totalmente único, porque se hace de uvas que crecen en un terroir particular, que no puede ser reproducido en otros lugares. Esta es una combinación única del clima, el suelo y la variedad de vid de Cabernet Sauvignon, que se cultiva en la bodega de Antinori. “Durante los siete años en los que estoy trabajando en Antinori, me di cuenta de que tenemos en la mano uno de los más grandes vinos del mundo", dice el señor Karpaneto.

Sangiovese (La sangre de Júpiter, en italiano), esta uva es nativa de Toscana. Salvo en Italia, la cultivan en muchas regiones del mundo, pero de todas las regiones extranjeras se siente más cómodo en California. Del Sangiovese se producen vinos tintos con un sabor sazonado, aromas de ciruelas pasas, chocolate, guindas, vainilla. Muchos vinos hechos de Sangiovese son buenos para una conservación prolongada. Hay tantos clones de Sangiovese desde el mundialmente famoso Brunello di Montalcino hasta las variedades regionales poco conocidos. Clasificar todas las variedades de Sangiovese a veces obstaculiza incuso los mismos italianos.

Terroir

El clima aquí es bastante suave, en el invierno las lluvias son frecuentes y hay bruscos descensos de la temperatura. Las lluvias frecuentes se causan por siroco, un viento húmedo y cálido de África, al mismo tiempo los Apeninos protegen Toscana de los vientos fríos del norte-este.

La finca Antinori se encuentra en 350 – 400 metros sobre el nivel del mar. Esta altura permite obtener la amplitud de la temperatura requerida entre día y noche, especialmente durante la maduración final de las uvas. Esta condición nos permite lograr una perfecta maduración de la uva. Y debido a que las 250 hectáreas de viñedos están orientadas al sur y al oeste, se obtiene un vino bastante solar.

Una gran parte de los viñedos está plantada de Cabernet Sauvignon y Sangiovese. Laman al Cabernet Sauvignon, que crece aquí, muy “mineral”. Esto se debe a las peculiaridades del suelo. La mayor parte del suelo es de arcilla, pero también hay grava y guija. Todo esto mejora en gran medida las condiciones del cultivo de la uva.

Sabor

Este vino puede permanecer embotellado alrededor de 30 a 40 años. Al abrirlo en 2015, uno se encontrará con tales sabores cuales no están disponibles ahora. Mientras tanto, podemos decir que el “Solaia” 2005 es un vino muy privado, puesto que el año 2005 fue bastante áspero, pero su potencial es increíble.

Si uno quiere probarlo inmediatamente, entonces en primer lugar debe prestar atención al intenso color rojo rubí, excepcionalmente saturado, sentir las notas de ciruelas pasas, especies, chocolate y vainilla.

Este vino es muy rico en su cuerpo, pero es imposible prescindir de percibir su elegancia combinada con el carácter saturado. “Solaia” inmediatamente da una idea de su lo longevidad, provoca pensamientos de cuánto tiempo uno puede guardar una botella de este vino.

No es difícil adivinar que debido a su potencial de conservación, “Solaia” es un excelente vino para una inversión. Y no siempre se logra obtener el equilibrio necesario para esto. Por ejemplo, el verano de 2003 fue más caliente y la bebida resultó diferente por los taninos, por el primer sabor que se siente.

La cosecha del año 2005

El año 2005 resultó extraordinario: comenzó con un invierno frío, hubo un montón de nieve. Las uvas crecían y maduraban más lentamente de lo habitual. Pero la primavera fue cálida y soleada, las plantas pudieron lograr los índices de crecimiento necesarios. Durante el julio y agosto no tan calurosos, a veces había lluvias fuertes.

He aquí que dice acerca de este tiempo, Stefano: “Hay que decir que a principios del año no nos sentimos muy felices. Sin embargo, quiero señalar que en la maduración de las uvas en los últimos dos meses, el septiembre y octubre, los más importantes, en el año 2005 fueron verdaderamente acertados, calurosos, con una temperatura bastante alta durante el día y baja, durante la noche. Estas amplitudes crearon excelentes condiciones para la maduración de la uva. En general, teniendo en cuenta de que el año era bastante atípico, habíamos trabajando mucho en los viñedos, los habíamos cuidado, habíamos realizado una selección. El resultado son unas 4 - 6 toneladas de cosecha de alta calidad por hectárea. La fermentación en la bodega fue muy exitosa, las uvas estaban llenas, el color saturado y de inmediato nos dimos cuenta de que el vino será inusualmente bueno.”

Las uvas estaban ocho días en el proceso de fermentación, hasta dar jugo. Al separar el jugo de la pulpa, lo trasegaron en barricas donde el vino estuvo durante 18 meses. Esto es un período más largo que en otros años, pero ya en diciembre, lo embotellaron.

La filosofía de “Solaia”

La principal filosofía de Antinori es la calidad. “Nosotros seguimos esta filosofía en la producción de todos nuestros vinos, pero para el vino “Solaia” esto se observa con especial cuidado”, dice Stefano. Según la sensación que deja, su sabor, “Solaia” puede ser comparado con una ópera, interpretada por Luciano Pavarotti, clásico, perfecto: “Podemos recordar el papel protagonista de Pavarotti en la “La Traviata”, porque el buen vino es como la buena música: para conocer las ambas cosas, se requiere una actitud cuidadosa, seria y un tiempo bastante largo”.

Otra asociación que provoca el sabor de “Solaia” es con la ropa de Valentino: “Sabe, “Solaia” provoca una imagen de tradición, historia, cierto rigor y elegancia, como un diseñador que respeta precisamente a estos aspectos. Si viste a un hombre, entonces no tiene que cambiar nada radicalmente”, dice el señor Karpaneto.

El enólogo

El enólogo de este vino es Renzo Cottarelli, quien supervisa todos los viñedos de Antinori. Renzo es uno de los representantes más impresionantes y de mayor éxito de la ola nueva de enólogos italianos, gracias a quien la reputación de Italia en el mundo del vino se ha incrementado significativamente. En 2001, la revista “Wine Enthusiast” llama al hermano de Cottarelli, el mejor enólogo del mundo, en el mismo año, la Asociación Italiana Sommeliers (AIS) concede a Renzo “Oscar del Vino”.

Cómo se presenta el vino

Representar los vinos italianos es un arte específico. Representar “Solaia” del año 2005 es como si salieras al podio. El vino aquí está a la cabeza de todo y hay que presentarlo de manera muy refinada. Aquí indudablemente se requiere no tanto el arte del sumiller, como una chica que ha salido de la portada de una revista de moda. Es ridículo jactarse de un coche por el quien que se sienta detrás del volante, especialmente si es un Ferrari. El coche habla por sí mismo.

La presentación de este vino debe poseer una elegancia y refinamiento, debe tener una resonancia específica. Si el diseño del restaurante tiene un concepto diferente del que tiene este vino tan refinado, entonces, hay que atenuar las luces, degustar el vino en ambiente de velas y aria de Pavarotti ayudará a cambiar la atmósfera. Y no se olvide de que “Solaia” del año 2005 es la cara de Piero Antinori. Y Piero Antinori en su vez es un símbolo de Italia.

Valoraciones

Wine Spectator – 97/100
The Wine Advocate – 95/100
Code de Vino – 98/100

 

24 mayo 2012

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



317

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top