El Tango

El Tango — esto es el arte de la danza en búsqueda de sí mismo. ¿Quién dijo que el Tango es una danza de pareja?  No hay una danza más a solas que el Tango. Sí, este pide una respuesta, pero la respuesta puede ser de las gotas de lluvia golpeando el pavimento, o los copos de nieve derritiéndose... Este es un diálogo con el espacio, por medio de quién o de qué se produce este diálogo, para los tangueros no es esencial. Es importante este estado especial y no, ni siquiera el estado, sino la coincidencia de diversas condiciones que necesariamente debe incluir una relación que describe el ritmo y el espíritu del lugar, por ejemplo, con uno mismo (ropa), con el lugar (el movimiento).

Quien baila Tango debe comprender el espíritu del Tango. Por medio de qué cosa lo va a lograr,  ya sea tomando mate, ilando o escuchando Chamamé o visitando la iglesia de Maradona, no es importante. Para el tanguero, el Tango es un Dios, son condiciones por medio de cuales él se busca a sí mismo.  No se debe simplificar y relegar al Tango a emociones que excitan los que no han penetrado profundamente en la danza. Tango — esto es el símbolo de la vida del argentino. ¿Entiendes lo que significa eso? No, ¿sabes? Ja, ja! ¿Cómo se puede razonar sobre el Tango, sin entender sus raíces?

Bueno, les diré quién es el argentino. Se trata de alguien quien no está hoy, porque debe venir mañana. Pero ya que él no tiene hoy, nunca viene. Tiene cientos de lugares donde se esconde de ti. Para ti, él siempre será mañana, pero para él hay cientos de estos mismos lugares. El argentino — es alguien que constantemente abraza alguien o algo. Podría ser café, con el cual pasa horas, el vino, un amigo, vecino, a un transeúnte. En general, cualquier cosa que no lo aparta del hoy. Para todo lo demás — será mañana. Va del brazo con su hoy a su incomprensible mañana.

No le gusta trabajar y ni siquiera sabe cómo hacerlo, porque sus manos, cuerpo y alma están dedicados a lo que abraza. Él siempre está bailando, para todo el resto – "Mañana!".

El Argentino nace para una sola cosa — para el Tango, él es quien ha creado este arte. Pero no se apresure ir a Buenos Aires para ver todo eso. Buenos Aires no existe, es un mito, existe sólo Tango. Sólo un loco puede venir para hacer turismo y andar por ahí para mirar la Ciudad de Buenos Aires. Deben ser capaces de respirar también y en cualquier otro punto de Argentina: como  Salta, Bariloche, Mendoza, Córdoba... Todos estos son diferentes partes del cuerpo del argentino.

El Tango —  es un viaje hacia lo desconocido. Si usted todavía no me ha entendido, entonces no está apto para el Tango, no lo manchen, no manchen el alma argentina. Si usted está listo para estar a solas, si usted está dispuesto a viajar solo y si no tiene miedo de la posibilidad de ir más allá del círculo de su existencia cotidiana, el Tango es para usted. El Tango tiene cara de mujer: transmite alegría y frustración, acuerdo y desacuerdo, amor e ira. Así es el Tango — es la expresión del espacio en el que vivimos. El espacio, que se manifiesta y se descarta. El Tango —  es un tesoro que debemos encontrar, después de cruzar ocho ríos.

Tango — una búsqueda que tiene el poder del ritmo. Se requiere la fuerza y la sensibilidad y además una especial atención. Este baile, por un lado, está dotado de forma, por otro lado, no tiene comienzo ni fin. Siempre sigue el tiempo, mostrándolo y expresando su variabilidad. Y aunque como Edad de Oro para el Tango se consideran los años 40 ª del siglo XX, no es así. Era una época cuando las emociones se volvieron incontrolables y se escaparon a la superficie. El Tango mostrándose mas vívido e inolvidable, pero internamente aún más oculto e inaccesible.

No puede existir una Edad de Oro para el Tango, o mejor dicho, toda la historia del Tango — es la Edad de Oro, o puede decirse que está escrito en un libro del tiempo  Aprender Tango técnicamente es imposible, la experiencia de vida en el estilo del Tango es importante. Quien no ha aprendido el estilo del Tango no lograra bailarlo nunca.

Esto requiere una capacidad de comunicarse con uno mismo, de expresarse. El Tango — es el arte de llenarse, se rodea de un aura y la llave para ella pertenece únicamente a quien  se ha conocido a sí mismo por medio el Tango. Así que si usted lo desea , debe entender el Egregor de este baile! Usted tiene que conocer Borges y Carmelo Patti, el que hace el mejor Cabernet Sauvignon en Argentina. Usted debe conocer Arnaldo B. Etchart, el que hace el mejor Malbec en Argentina, usted tiene que entender por qué la gente va a la iglesia Maradoniana y por qué las cataratas de Iguazú ocultan el poder del Mate.

Al Tango no te acercaras con un golpe superficial, es necesario prepararse para un largo tiempo antes de decir: bailo Tango. El movimiento — esto es sólo una cortina del Tango- es algo que sólo te motiva a tocar, a tocar apenas al Tango. Lo más difícil es que en este baile no existen criterios de evaluación, es tan personificado que uno, o bien debe convertirse en parte de este espacio o dejarlo.

Nunca hablen sobre los que lo bailan, que lo bailan bien o mal. Incluso si ellos no conocen el contenido, como quiera están ganando experiencia. No muestren desprecio por la danza, con esto se distanciaran del mismo. Es mejor ir y escuchar a La Chicana y entenderán que esta tierra ha creado el principal símbolo de la libertad — Che Guevara.

 

22 mayo 2012

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



967

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top