El Laboratorio del Desarrollo

"El Laboratorio del Desarrollo" es un proyecto que se basa en la experiencia que he adquirido durante los 30 años de estudio de los conocimientos, las prácticas y las tradiciones de los grupos étnicos principales de todo el mundo. La base de prácticas que está creada es un método para la mejora y el desarrollo del ser humano.

La principal tradición representada en el proyecto, es el taoísmo, que dio al mundo la forma más precisa y fiable de conocer la naturaleza humana. El método desarrollado permite estudiar en profundidad el conocimiento no sólo taoísta, sino de cualquier otra tradición del mundo.

Todo el conocimiento y las prácticas en el "El Laboratorio del Desarrollo" se dividen en cinco grupos de acuerdo a sus tareas, que son: el llenado, la estructuración, la creación de la simetría, el desarrollo del ritmo y de la concentración.

El ser humano puede considerar como desarrollo sólo lo que desarrolla sus cualidades humanas. Las experiencias son las reguladoras de las cualidades humanas que corresponden al propio ser humano. Éstas están definidas por indicadores energéticos específicos que se relacionan con la naturaleza humana. Cualquier otro indicador se refiere a la naturaleza de las condiciones de vibración inferior o superior.

Experiencias que corresponden al ser humano:

  • Sensuales
  • Temporales
  • Volumétricos
  • Experiencias de transformación
  • Experiencias de la creación

Podemos hablar muchas cosas en relación al desarrollo, sin embargo en su esencia éste siempre dependerá de las experiencias, en primer lugar de las humanas y en un nivel más avanzado, de las sobrehumanas, que son experiencias cuya naturaleza es superior a las humanas, pero aún así, están al alcance del ser humano que las puede vivir y conocer.

Experiencias sobrehumanas:

  • Experiencia de la pulsación,
  • Experiencia de la perfección,
  • Experiencia del esfuerzo supraconsciente,
  • Experiencia del renacimiento.

Para conocer la naturaleza de las experiencias es necesario conocer la naturaleza del esfuerzo. Esto permite no sólo comprender la experiencia, sino que además permite hacerla crecer. Allí, en los espacios donde la voluntad del ser humano puede funcionar, para ello se precisan 13 esfuerzos.

Así podemos definir que el desarrollo es el mejoramiento de las cualidades personales, que se determina en relación a cada persona individual: si está en condición o no de mejorar sus propiedades naturales.

Pero de aquí surge uno de los principales retos: ¿Cómo comenzar, cómo determinar lo que la persona necesita? ¿Cómo crear por lo menos la necesidad primaria por desarrollarse? Hay que comprobar que la gente quiera o no, hasta que no comprenda el desarrollo como tal, siempre va a estar frente a un dilema, que va seguir siendo desconocido. Así que a una cosa desconocida se le añadirá otra más.

Resulta que la persona necesita desarrollarse con el fin de deshacerse de este dilema, es decir, aprender a relacionar su "yo" con sus acciones. Pero como hace falta la noción misma de qué es el desarrollo en sí, tenemos que empezar con aprender a estudiar .

Aquí nos enfrentamos a muchas condiciones que determinan no sólo la formación del ser humano, sino también de su comportamiento. Y mientras la gente no reconozca que el desarrollo es un arte, siempre va seguir asignándole distintas aplicaciones externas, acto que reduce el desarrollo a algún conjunto de acciones aprendidas a un nivel profesional. Tarde o temprano, estos comienzan a limitar la persona o ella llega a conformarse con ellos.

En realidad, el desarrollo es necesario para identificarse a sí mismo y a las tareas sobre las que hay que trabajar. Aquí, sin duda es de importancia significativa la edad. En cualquier caso, es necesario saber, qué es lo que estamos desarrollando, qué tipo de conocimiento estamos aplicando y lo más importante, comprender nuestra relación con este conocimiento .

Claro, todo esto es muy difícil de entender sin la comprensión de la dirección hacia donde moverse. De hecho es necesaria no sólo la dirección, sino también el esfuerzo primario.Hay que guiarse en el desarrollo de manera verbal para no entrar en acciones incomprensivas o incontrolables.

En el desarrollo es obligatoria la comprensión, de lo contrario no será comprendido el mismo arte del aprendizaje, donde el fundamento debe ser el método. Sin un método, que define la comprensión básica de lo que estás haciendo, nada funcionará, también es peligroso ocultarse detrás de una tradición que, supuestamente, va a decidir todo por ti. La verdadera tradición existe donde hay un método. En épocas anteriores, cuando la gente se encontraba en parámetros de sensibilidad más desarrollados, lo no-verbal era para ellos algo accesible y claro, mientras que ahora es un esoterismo, algo desconocido.

El desarrollo verbal es algo que posee concepto exacto y completo. El desarrollo no-verbal representa algunos indicadores, los cuales la persona tiene que mejorar, pero que no está dispuesta a definir ahora. Lo más interesante es que si empezamos a entender el desarrollo verbal, nos damos cuenta que es aún más no-verbal, que el no-verbal en relación con el verbal.

Por ejemplo, una persona empieza a estudiar matemáticas. Todo parece bien: hay leyes, hay reglas, hay ejercicios. Pero lo más que puede hacer es memorizar este material y aún logrando manejarlo con confianza, no puede desarrollarse a sí mismo a través de esto.

¿Por qué? Porque no tiene concentración y no existe el esfuerzo que crecerá con el avance del estudio de este tema. Y no sólo esto, le han reemplazado el propio concepto de la concentración, que a menudo crea un estancamiento debido a la incapacidad de formar un esfuerzo correcto en el cerebro. ¿En realidad, qué sucede en este caso con el ser humano? Comienza a aumentar el volumen del hemisferio izquierdo o hablando rápidamente, cambia la frecuencia del hemisferio izquierdo. Como resultado, empieza a amplificar la asimetría en su cabeza, que de hecho corresponde a la desincronización.

En este estado, él sólo puede seguir instrucciones, pero no puede comprender en que condición, qué y cómo está haciéndolo. Y si continúa fortaleciéndose en matemáticas, es decir, deformar el esfuerzo en su cerebro, entonces tarde o temprano se producirá un cambio irreparable, lo que equivale a un mayor o menor grado de locura.

Resulta que incluso la matemática, que es la ciencia más exacta, tarde o temprano convierte el ser humano en un "esotérico", si él no tiene por naturaleza una conciencia bastante fuerte (como una excepción). Y en lugar de utilizar las matemáticas para estructurar el cerebro, las usamos para distorsionarlo, tomando un camino de la cognición verbal hacia la no-verbal.

Así, mediante el estudio de una ciencia exacta, logramos un cerebro errado. La conclusión surge sola: Si no nos preparamos adecuadamente para la asimilación de las ciencias exactas, tarde o temprano seremos "esotéricos".

Tomemos otro ejemplo: una persona que se dedica al Yoga o a Tai Chi Chuan. ¿Con qué se enfrenta en primer lugar? Con algún pasionario, que actúa como líder del grupo, más que alguien que está enseñando.

Y si a alguien como éste le preguntamos: ¿qué es el Yoga? Va a decir un montón de cosas que él mismo no comprende. Después de todo, nombrar una y otra cosa no significa que la entiendes. Este es el mayor problema de nuestro tiempo: nombramos las cosas sin entenderlas. Como resultado, empezamos a hacer un gran número de cosas que no comprendemos, pero les llamamos "Yoga" o algo así.

El hombre simplemente elige una manta que tiene un nombre atractivo e inusual y sin entender nada se cubre con ella. Por supuesto, más temprano o más tarde, bajo esta manta se convertirá en "esotérico" (pero mucho más rápido, que con las matemáticas).

Así que en nuestro caso, hay que comenzar con fragmentos, donde la base de la fragmentación deben ser las tareas con cuales estamos trabajando. Sin embargo, es importante recordar que estas tareas deben estar unidas en un método.

La mente humana, mientras no depende de su anfitrión, siempre encontrará alguna persona, explicación o insinuación de acuerdo con una u otra dependencia desarrollada por el fuerzo incontrolable. La conciencia dice: "Yo quiero dedicarme a la estética, cantar, bailar, dibujar, en general, buscar inspiración!" y va en busca de la musa, mientras tanto bebe o simplemente espera que la musa llegue.

Pregunte al artista: "¿Cuando dibuja?". En respuesta, nos dice: "Pinto cuando llega la inspiración". Esto es una forma de existencia aún peor. Es una persona que vive algunas experiencias, pero no sabe cómo desarrollarlas y simplemente se halla en ellas. Él solo las usa y depende de ellas. Esta es una persona que por naturaleza, al parecer, tiene un esfuerzo de una mayor calidad, lo que le permite vivir experiencias más altas, pero elige la posición de no desarrollar el esfuerzo, sino sólo usarlo y depender de él. Es decir, se crea una especie de juego llamado "digo algo, hago algo", confundiendo la práctica con la teoría, y la teoría con la práctica.

Resulta que el ser humano nacido para el desarrollo, no es capaz de desarrollarse, porque no hay ni condiciones externas, ni internas. E incluso en aquellas áreas que podemos relacionar con el desarrollo, la persona se hunde o en su propio factor personal , o en el factor personal de quien le enseña y queda incapaz de entender qué es, después de todo, lo que debe aprender.

La pregunta que surge es: ¿Qué hacer? En primer lugar no deben pensar que necesitan un maestro, o que hay un maestro que le tiene que enseñar. Si todavía no sabemos cómo construir una casa, si todavía no está la gente que nos puede construir una casa, eso no quiere decir que no debamos hacernos de los materiales. Tenemos que recoger el conjunto de aquellos materiales con los que luego pudiéramos armar la casa, aprendiendo nosotros mismos como hacerlo o encontrando alguien que nos enseñe y así ya tenemos algo! Imagínense cuántas personas están sentadas y esperando... Vamos a poner un ejemplo: El Maestro llega, pero el material no está! El Maestro dice: "Para desarrollarse, necesitan esto, esto, esto y aquello, y otro...". Pero nosotros le respondemos: "¡Queremos una casa, la casa es lo que queremos!". Y él responde: "¡Qué casa, si no tienen ni madera, ni ladrillos!".

Y la mayoría de la gente en este caso no se dirige a buscar las herramientas y materiales, sino que dice: "¡Este Maestro no sirve! ¡Voy a esperar aquel, que viene con sus propios materiales!". En efecto, en caso que venga alguien con un camión de carga. Lo reciben con alegría: "¡Aquí viene el Verdadero Maestro, me va a construir una casa!". Y de hecho, el Maestro, toma y la construye. Pero resulta que el hombre, aun mientras esperaba la llegada de éste Maestro hubiera podido hacer algo esperando su llegada, se ha olvidado de cómo vivir, cómo hacer cosas y cómo disfrutar. Y entonces dice: "¿Cuál es mi desarrollo? Tengo una casa, pero todavía no estoy feliz?“.

Es decir, que a menudo esperamos ayuda y esfuerzos desde el exterior, en lugar de tomar un concepto propio de desarrollo, como por ejemplo llegar a ser un hombre perfecto , o cambiar la geometría de su cuerpo. Después de todo, hay que ir preparándose de alguna manera!

La enseñanza es una medida, pero cualquier medida está presente sólo donde hay continuidad. Si el proceso se interrumpe, se compone de formas terminadas que todavía hay que unirlas y aquí de nuevo es necesario conocer la continuidad, si no, una determinada cantidad de experiencia creará la forma.

Por supuesto que no está mal, pero sólo si esa cantidad produce una forma en la que existe el esfuerzo, porque esto será una forma de geometría correcta. Aquí, de hecho, se encuentra la verdadera naturaleza del desarrollo, porque el esfuerzo es lo que puede enseñar a la persona la diferencia entre llenado, proporción, eje, concentración y ritmo.

Podemos producir esfuerzo, incluso recogiendo tablas podridas. Pero una cosa es cuando comenzamos y no pensamos porque necesitamos enseñarle a alguien (y en general, cuales son los principios que debe seguir el que enseña y si ésta enseñanza nos ayuda o viceversa) y otra cosa es, cuando consideramos que estamos estudiando algo.

Supongamos que seguimos a algún Maestro. Pasan muchos años y resulta que no tenemos las herramientas para lograr mejores resultados. Ni si quiera entendemos el modelo de aprendizaje que hemos utilizado. En realidad, lo que sucedió fue que nos habíamos entregado a la fe, esperando resultados no-verbales, lo que significa que no estábamos involucrados en nuestra propia construcción. De este modo se puede actuar en los tres primeros años de enseñanza, sin embargo como resultado al final de estos primeros años, deberemos tener al menos algunos materiales.

Si no hemos aprendido el oficio del carpintero, albañil, pintor …, no podemos construir una casa. O el resultado será no una casa, sino sólo partes de ella. ¡También debemos ser capaces de ponerle un techo! Y si después de 10 años no entendemos en qué consiste el desarrollo, no entendemos qué es lo que estamos acumulando, si sólo estudiamos la teoría, la forma o algunos ejercicios, entonces no hemos comenzado a practicar!

La complejidad está también en el hecho, que puede suceder, de haber construido un muro alto y no una casa en sí mismo. Quizás a veces te dará la sombra del sol, pero esto es lo máximo que puede hacer. Si no se alcanza el concepto de proporción o eje, donde se podrá formar el esfuerzo?

¿Y qué pasaría si desde el principio, la persona se da cuenta que tiene que reunir algo, que debe tener un conjunto de materiales y herramientas y sabe además, lo que debe contener este conjunto? En general, no importa lo que hagas, pero no olvides: puedes estar construyendo una sola pared. Por lo tanto, tendrás que saber lo que debe contener el conjunto y luego podrás solicitar a alguien los planos de construcción.

En todo esto, están presentes también las propiedades de los esfuerzos naturales, que se forman en el cuerpo por el espacio en el que vivimos.

Los cinco esfuerzos naturales son:

  • Esfuerzo de recoger
  • Esfuerzo de la extensión
  • Esfuerzo de la tensión
  • Esfuerzo del llenado
  • Esfuerzo de contener

Justo a través de estos esfuerzos es que se determina el desarrollo desde su inicio. Y lo primero que encontramos en el conjunto de cosas es el llenando. ¿Cómo podemos desarrollarnos si no es de nuestro "agrado"? Pregunten a cualquier persona, si quiere ser el mejor y que siempre le vaya bien? ¡Y cómo no, si lo más codiciado es tener más que el otro! Pero si su canasto es más pequeño que él del otro, entonces: ¿Cómo podrá tener más? Por ejemplo, puede ir llenando gasolina en el tanque sin fin, pero a pesar de ello el tanque no aumentará su tamaño.

Entonces, si queremos llenarnos (y por lo regular es lo que queremos), entonces necesitamos un buen tanque. Dirás: "¡Quiero el tanque más grande!" ¡No hay problema, hazlo muy, pero muy grande! Preguntarás entonces: "¿Cómo?". Todo está en el conjunto de elementos que has reunido: sólo tienes que armar un cubo más voluminoso. Pero para hacerlo más voluminoso, hay que equilibrarlo al máximo y orientarse hacia algo. ¡Una vez más, está todo en el conjunto! Tenemos que construir la forma de modo que se pueda aumentar, es decir, de abajo hacia arriba.

Empiezas a construir y construir, pero resulta que esto no es suficiente, quieres tener la mayor forma. Ahora es importante no sólo equilibrarla, sino crear también la tensión necesaria en el proceso, crear un esfuerzo adicional. Resulta que la casa debe ser fuerte, de lo contrario, se va a derrumbar! Entonces dirás: "¡No necesito lo más grande, sino lo más fuerte!".

Para esto se necesita comprender el proceso de la estructuración: ¿Cómo fortalecer la forma? De hecho, aquí tenemos que subir al siguiente nivel del conocimiento, el conocimiento del esfuerzo, que nos puede sacar de la dependencia de la fuerza anterior y nos puede hacer crecer.

Para ello, procedemos a la siguiente etapa, que es la formación de los esfuerzos que nos liberarán del dominio del espacio donde vivimos. En éste etapa tenemos que entender la diferencia entre el primer paso y el segundo, entonces se aclarará si hemos empezado algo o no.

En algún momento, deberíamos ser capaces de controlar varias cosas a la vez y dependiendo del grado del desarrollo de nuestra concentración seremos capaces al menos de seguir tratando de arreglar algo. Y todo esto está en el conjunto que hemos reunido para la construcción!

Si no tenemos concentración, si no entendemos lo que es, nunca seremos capaces de mantener 3 y 4 cosas a la vez. Un hombre sin concentración necesariamente perderá algo, simplemente no se dará cuenta de algo.

Suponemos, que como resultado de una ardua labor hemos comprendido la forma, la sincronización y la manutención de todo y ahora esto puede llenarse. Entonces llegamos a lo más grande: nos apartamos de la idea de que "necesito mucho" y arribamos al "necesito lo que tiene fuerza". Resulta que sólo "mucho" no tiene fuerza y es destructivo y que la idea del desarrollo, es tener fuerza de mucha calidad! ¿Dónde estará entonces, lo que es "de mucha calidad"? ¿Dónde estará esta fuerza? Resulta que sólo la fuerza puede determinar la cantidad que se puede contener y todo se reduce al arte de hacer la fuerza crecer (si todavía queremos tener mucho).

Pero con el fin de tener una mayor fuerza, es necesario reforzar el mismo trabajo con la fuerza. Y aquí, para aumentar la fuerza por medio de la fuerza, nos enfrentamos con el hecho de que "mucho" ya no funciona, es una cuestión del esfuerzo que desarrollamos naturalmente! Y de nuevo nos vemos obligados a recurrir al conjunto. Donde está este pulso, esta respiración, que permite aumentar la fuerza? Resulta que podemos aumentar la fuerza sólo a través de un cierto ritmo y no por gusto.

Como resultado, llegamos a lo más importante: la ley del poder, que es también la ley de la cristalización y la naturaleza nos demuestra todo esto de una manera convincente. ¿Cuál es el cristal más fuerte? El Diamante. ¿Por qué la gente está tan ansiosa por los diamantes? Porque secretamente aspira al desarrollo.

Resulta que la persona al perder su visión real, la real percepción sensible del espacio en el que vive (junto con el cambio de la densidad de nuestro espacio), debe aprender a usar las nuevas posibilidades de la conciencia que consisten en construirse a sí mismo. Es importante no involucrarse en algún proceso, sino ser capaz de componer en éste proceso los pasos uno tras otro. ¿De qué manera? Estando conscientes de:

  • ¿Hasta donde entendemos el ritmo?
  • ¿Que tan enfocados estamos?
  • ¿Está preparada nuestra forma?
  • ¿Si nuestra naturalidad o sincronización nos permite hacer todo esto?
  • ¿Hemos sellado nuestras grietas para poder rellenarnos con lo que estamos haciendo?

Tenemos que considerar todas estas cinco condiciones al mismo tiempo. Incluso al no utilizar solo uno de ellas (por ejemplo, la disciplina), romperemos el ritmo de la construcción! No se puede construir una parte de la casa e ir a dar un paseo, luego regresar y continuar, así la construcción o se cae, o se pudre. Y hoy, cuando se habla de desarrollo, tenemos que entender dónde está este laboratorio de desarrollo, que nos permite mantenernos en el proceso.

Los ocho esfuerzos que podemos hacer crecer, que nos liberan del espacio son:

  • Esfuerzo de la naturalidad,
  • Esfuerzo de la geometría prenatal,
  • Esfuerzo de la proporcionalidad,
  • Esfuerzo de la sincronización,
  • Esfuerzo de la concentración,
  • Esfuerzo espacial,
  • Esfuerzo del ritmo,
  • Esfuerzo de la transformación.

Y por supuesto, tenemos que entender que: sólo la conciencia adecuadamente desarrollada es capaz de comprender y manejar todos estos esfuerzos.

Preguntas y Respuestas

"El uso de las matemáticas para la estructuración del cerebro": ¿Será esto desarrollar el análisis, ordenar y relacionar la información, profundizar los conocimientos y la habilidad de rellenarnos con esto?

¡Sí! Sólo que no es únicamente en las matemáticas, sino también en la capacidad de aprender.

De alguna manera todo resulta muy extraño: el pensamiento analítico está basado en la lógica y es esencialmente un proceso lineal, tiene un límite. Desarrollándonos en el análisis, desarrollamos la lógica. Mientras que la claridad es un proceso que no tiene relación alguna con la lógica, es una comprensión instantánea, volumétrica, ilimitada, sin necesidad de evidencia lógica. Desarrollando la lógica no sólo no avanzaremos, sino que incluso puede suceder lo contrario, nos alejaremos de la percepción volumétrica.
Resulta que el análisis es una herramienta para el desarrollo del cerebro y no una herramienta para el conocimiento, ¿cierto? (La ciencia moderna está fumando nerviosamente en un lado). ¿O me equivoco?

Sí, está es la manera cómo se debe utilizar el análisis para el desarrollo del cerebro y también en alguna etapa del conocimiento.

 

18 mayo 2012

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



2389

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top