Los ciclos de desarrollo

La vida humana se compone de ciclos, algo que es intrínseco en la naturaleza humana. Esto quiere decir que la naturaleza tiene un patrón macrocósmico de movimiento de la energía, que se impone a la vida del ser humano y transforma su energía ocho veces (si es hombre) y siete veces (si es mujer). Por lo tanto, el código espacial determina el periodo de desarrollo de la energía en 49 años para las mujeres y en 64 años para los hombres. Este es el periodo en que la energía se transforma sin el esfuerzo humano de acuerdo con el código de identificación.

Esto no quiere decir que la gente no pueda vivir más o menos de la edad especificada. Esto es una condición general macrocósmica. También hay una condición micro-cósmica asociada con el efecto adicional de las vibraciones de baja o de alta frecuencia en el nacimiento. Como resultado, las personas nacen con una determinada fórmula de identidad, que se inscribe en las leyes macrocósmicas.

Esta fórmula ha sido estudiada hace mucho tiempo por los diferentes sistemas de conocimiento, que revelan el mecanismo de regulación, en correlación con las condiciones de acercamiento del hombre al esfuerzo básico del desarrollo, lo que implica la comprensión de la naturalidad, el estado en el cual la energía en el cuerpo entra en equilibrio y sincronización. Esto es precisamente lo que relaciona la persona con el ritmo natural del que depende. A partir de este punto la persona no viola las leyes que determinan su naturaleza.

La siguiente etapa consiste ya en el desarrollo personal del hombre: si quiere o no cambiar su destino. La condición de la naturalidad o el estado del esfuerzo primario nos demuestra que podemos hacerlo. Luego la tarea es cómo conseguir este esfuerzo. Examinemoslo no desde el punto de vista de las acciones prácticas, sino en términos de edad.

Primer Período

Niños de 1 a 8 años. Niñas de 1 a 7 años.

El primer período se divide en dos etapas: los niños, de 1 a 4 y de 4 a 8 años, las niñas de 1 a 3,5 y de 3,5 a 7 años.

Estos períodos se consideran desde el punto de vista de la proporción macrocósmica y no incluyen los parámetros personales, que tienen 13 posibles condiciones distintas relacionadas con la tonalidad que impregna todo el espacio.

El primer período para el niño está relacionado con el proceso de desenrollo de la energía, lo que le permite identificar el cerebro.

El primer período para la niña se asocia con un proceso de enrollar la energía o mejor dicho, reunirla. Esta característica distingue los cuerpos de la mujer y del hombre y se define por la circulación de la energía, que se vincula con el útero de la niña y con el cerebro del niño.

Para este período, desde el punto de vista del desarrollo, de particular importancia es el espacio en el que vive y al cual reacciona el niño. El cerebro de los niños y las niñas no puede ser dirigido a la vida exterior, porque está en proceso de agrupamiento de la energía, la mente y el cuerpo para el crecimiento. El punto más importante aquí es conservar el aliento y la saliva que en realidad alimentan al niño o la niña y le dan todos los ingredientes necesarios para la vida.

El período de 4 a 8 años para los niños y de 3,5 a 7 años para las niñas está relacionado con la abertura y a la orientación al mundo exterior. Este período es importante para evitar la ruptura del mundo interior del niño o la niña con su mundo exterior, es decir, existe el riesgo de transición a un estado dominado por reacciones y reflejos. Y como la mente a penas está empezando a formarse y no puede identificar adecuadamente el exterior, es importante que el niño o la niña siga experimentando el proceso de crecimiento, que no sólo lo llena, sino que tambien tiene una funcion más importante, la de alimentar sus sentidos.

En general, desde el punto de vista del mundo exterior este periodo debe ser considerado en términos de la participación pasiva del niño o la niña en la vida, cuando el sólo tiene que seguir las condiciones del espacio en el que vive y cualquier forma de educación forzada destruye sus cualidades esenciales y le hace perder de los vínculos inherentes por naturaleza.

Esto sólo es aceptable si el niño tiene ciertas capacidades funcionales reducidas o por el contrario, demasiado altas y es necesario aumentar o reducir el potencial del niño o la niña para que en el futuro él tenga el control de su vida y no estar manipulado desde afuera. En general, este periodo está ligado exclusivamente al espacio en el que vive el niño.

Segundo Período

Niños de 8 a 16 años. Niñas de 7 a 14 años

Este es el período de la formación de la geometría primaria, cuando los niños comienzan a dividirse por el sexo en su propia mente. Entonces se puede decir, que es el período en el cual el cuerpo ha alcanzado tal condición, que le permite producir energía propia y a secuencia, prestar atención al mundo exterior.

Este período es muy importante y está relacionado con la primera función geométrica básica en el cuerpo humano: los vasos sexuales, que no sólo son capaces de almacenar energía, sino también a generar energía adicional para el cuerpo. La incapacidad para absorber esta energía lleva al niño a reaccionar a la misma. Este período se asocia con la expresión del instinto básico, la excitación, que crea una forma de dependencia para la alimentación del cerebro de los adolescentes y del útero de las adolescentes. El mismo proceso de excitación está ligado a un ciclo que produce transformaciones por fases.

Este período también se divide en dos partes, que no están expresadas. Ya a los 12 años el niño y a los 10 años la niña, están listos para comenzar la ejecución de su código de identificación. De hecho, la niña de 14 años y el niño de 16 años vienen a la existencia cíclica, no sólo en relación con su mundo interior, sino a una percepción estable del mundo exterior desde la perspectiva de la ciclicidad.

Este período es bueno para el aprendizaje del conjunto de herramientas de desarrollo, pero no desde la posición del auto-desarrollo, porque el ciclo de identificación no se debe alterar (a menos que, por supuesto, no existen disposiciones especiales). De lo contrario, el desarrollo prematuro va a alterar el ciclo interior y de hecho, va a hacer la vida de la persona dependiente de diversos factores externos, más que de sus propios esfuerzos. Por lo tanto, el período de 12 a 16 años para los niños y de 10 a 14 años para las niñas puede ser descrito como un proceso de formacion.

Tercer Período

Los jóvenes de 16 a 24. Las jóvenes de 14 a 21 años.

Este es el período más importante en la vida de una persona, la calidad del que, por desgracia, depende de los trastornos que ha llegado a tener hasta este momento. Las jóvenes y los jóvenes ya son capaces de reconocerse a sí mismos físicamente, pero no son capaces de representarse mentalmente. Ellos no piensan con su propia mente (ya que está todavía en desarrollo), sino con una mente de sustituto o con la mente del espacio, que puede ser muy efectiva para introducir cualquier pensamiento en la conciencia imperfecta.

Aquí el principal peligro es instruir a los jóvenes de esta edad a crear opiniones o definir cosas, porque todavía no son capaces de pensar con claridad. Esto les conducirá a una grave desviación de la trayectoria natural de desarrollo, lo que conduce al desarrollo del hemisferio derecho o del hemisferio izquierdo dominado por reacciones, donde la reacción de disfrace detrás de la intención de obtener información.

Este periodo es importante no tanto desde la perspectiva del mismo aprendizaje, sino desde la perspectiva de cultivar el arte de aprender, es decir, el conocimiento del Método. Y si esto no se hace en ese momento de la vida, en el futuro, con todo el deseo que puede tener la persona por desarrollarse, tendrá que volver a la época del Método. Es cierto, eso sería extremadamente difícil, ya que el individuo tiene acumulada cierta experiencia de la vida en el estado irregular, acumulado también cierto desequilibrio, que ni si quiera le permite imaginarse la existencia de alguna otra forma de conciencia.

Lo más importante en este período de la vida es aprender a representarse a sí mismo. Y aquí es donde comienza el verdadero entrenamiento. Este tiempo también es importante y por el hecho de que las personas aún no están cargadas con la experiencia reaccionaria de la existencia, es decir, las reacciones no han tenido todavía una naturaleza consciente y eran, en primer lugar, una reacción de la fisiología a relación con la mente.

El cuarto período

Hombres de 24 hasta 32 Años. Mujeres de 21 a 28 años.

Este es el período de formación de la conciencia y aquí nos encontramos con un fenómeno interesante de nuestro tiempo: como si es el momento de enseñarles a ser ellos mismos, expresar su voluntad y aprender el arte de hacer crecer su fuerza. Pero estos hombres y mujeres ya esta tan dominados por los reflejos, que no son capaces de implementar un verdadero modelo de desarrollo.

Hasta ese momento la persona está generalmente tan alejada del desarrollo que cuando parece que debe empezar, no puede, no está lista o simplemente ya no tiene fuerza. Incluso psicológicamente en la sociedad moderna, la gente "termina" su educación cuando en efecto debe empezar. Pero el período anterior según los parámetros mentales tampoco puede ser correlacionado con el desarrollo! ¿Cómo uno se puede desarrollar si el cerebro no está equilibrado? ¿Pero de que forma se pudiera equilibrar, si a los 21, 24 años para las jóvenes y a los 24, 28 años para los jóvenes, justo termina a formarse?

Y si añadimos aquí las particularidades de la familia, los aspectos culturales y sociales, resulta que no sólo que el cerebro no está preparado para el desarrollo, sino que ya no se puede desarrollar porque la persona se ha cargado con tal cantidad de conexiones de dependencia psicológica (reacciones) y física (familia), que no queda hacer otra cosa que plantearse el tema de la supervivencia. Esto es comparable con la acción de quemarse a sí mismo, porque el ritmo de la existencia en este caso es totalmente dependiente de factores externos en lugar de internos.

Resulta que en este momento las personas del mundo moderno a menudo se queman. Y sólo la incapacidad de seguir viviendo así los lleva al desarrollo. Como resultado de esta accion temenos, en primer lugar personas malsanos o con diferentes distorsiones, en esta situación comienzan a buscar alguna salida. Se debe entender que en este estado uno no puede crecer, sólo puede ir recuperándose.

Quinto período

Hombres de 32 a 40 años. Mujeres de 28 a 35 años.

Este período, que en teoría, debe ser el más importante en el desarrollo humano, de hecho se convierte en un periodo de selección aleatoria. El está impregnado con los términos de dependencia de personas por lo general parecidos a uno mismo, pero con un mayor potencial energético. y lo más importante es que se ha acumulado una gran cantidad de experiencia de acciones innecesarias e inconscientes, que paralizan cualquier cambio, porque la persona hace todo no en términos de "como se debe hacer" (porque simplemente no tiene esa experiencia), sino según las funciones ya establecidas y arraigadas, en cuales la capacidad de la conciencia de percibir lo nuevo es muy limitada (incluso si trata de prestar atención a algo nuevo). Y puesto que las fuerzas vitales en este período todavía están presentes, la persona tiene que conformarse con lo que le da más excitación.

De hecho, aquí tenemos el grupo más dependiente del espacio, ya que aún no han aprendido a defender su propio espacio y a evaluar el ajeno.

Sexto período

Hombres de 40 a 48 años. Mujeres de 35 a 42 años.

Hoy en día es el grupo de personas más progresista que han adquirido experiencia y tienen algún nivel de educación. Si a esto se añade una adecuada condición prenatal (calidad de su nacimiento), la gente de esta categoría puede realmente poner atención y ocuparse de sí mismos. Los hombres y mujeres de esta edad también comprenden cómo pueden liberarse de las ataduras o reducir su influjo.

La parte más difícil en este período de existencia para los que prestan atención a su desarrollo es la condición física y la inadecuada distribución de la energía. Por tal razón, ellos tienen que ser capaces de regenerarse aún cuando han sido conscientes de sus vidas hasta ese momento.

También hay que tener en cuenta que ya hay experiencia y todavía quedan fuerzas, pero todo ello esta relacionado a las funciones ya establecidas, por lo que para estas personas es muy difícil de adquirir nuevos conocimientos. Debemos entender que, comenzando a trabajar en si mismo durante este período, el resultado real puede lograrse sólo a la edad de 55 a 60 años, dado que han actuado de manera absolutamente correcta, es decir, sus acciones le podrían llevar al esfuerzo básico, sin el cual no puede haber desarrollo.

Séptimo período

Hombres de 48 a 56 años. Mujeres de 42 a 49 años.

El séptimo período está muy ligado al sexto y depende de la condición mental y física de la persona. Es peligroso y erróneo considerar este segmento en términos de imposibilidad o finalización; sólo se necesita la habilidad de reagruparse de manera correcta.

Aquí hay también un factor útil: la persona tiene ya menos energía para actividades innecesarias que naturalmente dejan de obstruir el camino. Por supuesto, se necesita fuerza para las acciones necesarias, pero aquí, al menos se puede tener una referencia en vez de luchar contra molinos de viento. Sin embargo, hay que recordar los hábitos enraizados que son dados por hecho y que pueden continuar interviniendo fuertemente.

Este es un período especial para las mujeres en el cual ellas completan su ciclo de propiedad de acopio de la energía humana y para desarrollarlas, tienen que cambiar hacía el principio masculino de existencia. Sin embargo, se debe recordar que las otras funciones, las reducidas y las aceleradas siguen funcionando como en el modo anterior. Por eso este es el momento perfecto para dirigir todos los esfuerzos a restaurar la geometría primaria para prepararse a vivir en el siguiente período con el apoyo de las frecuencias superconscientes, es decir, las vibraciones más altas.

Octavo período

Hombres de 56 a 64 años. Mujeres de 49 años y más.

El octavo periodo de la posición de la evolución humana es el último para las mujeres, pero eso no les impide el uso de la naturaleza más avanzada. Aquí es necesario tener en cuenta la condición personal y por supuesto, la capacidad de la mujer para aprender y qué es lo que está aprendiendo. Pero debemos recordar que las frecuencias de la energía humana no se pueden producir de forma natural en la mujer después de los 49 años y ella comienza a depender de las cualidades de bajas frecuencias o de altas frecuencias.

Para los hombres esto es el último ciclo de la energía humana, en el cual todavía puede aumentar su capacidad y cambiar el código del destino. Luego su desarrollo sigue la misma forma, como la mujer, ya sea en función del esfuerzo supraconsciente o de los esfuerzos de baja vibración.

Preguntas y Respuestas

¿Hasta qué edad una mujer puede hacer crecer su capacidad y cambiar el código de destino? ¿Qué edad se puede considerar la más favorable para cambiar el código del destino para las mujeres y para los hombres?
Depende de la energía prenatal. Sé de casos de personas que empezando a los 64 años logrando buenos resultados. La edad de cambio no puede ser menor de los 24, 28 años. La dependencia de la energía básica es fuerte. El mejor periodo es alrededor de los 40 años. Pero si está destinado a morir, por ejemplo a los 34 años, hay que comenzar antes.

‘Como resultado, en primer lugar, personas malsanos o con diferentes distorsiones, en esta situación comienza a buscar alguna salida’.
¿Cómo es posible que a la necesidad de cambiarse a sí mismos y a sus vidas viene, por lo general, a las personas que tienen algunas irregularidades en el cuerpo y en la circulación de la energía (porque de lo contrario no habrá problemas con el cuerpo), pero incluso por sólo darse cuenta de que tiene un ‘problema’ (sí, sólo para darse cuenta de algo), también deben funcionar en alguna forma la mente y el cerebro. ¡Pero para esto (para que el cerebro y la conciencia operen), a su vez, se necesita un cuerpo sano y una circulación normal de la energía! Algo que ellos no tienen... ¿Cómo es eso?
O algún tipo de ‘comprensión’ en este caso es sólo una ‘reacción’ personal y si alguien fue ‘llevado’ por casualidad a un método normal, es sólo buena suerte?
Y viceversa las personas sanas no suelen pensar en que hay que cambiar algo en sus vidas. ¿Pero, por qué?, debería ser todo lo contrario, si tienen un cuerpo sano, entonces la energía debe tener una circulación normal y la conciencia y el cerebro deben estar ‘operativos’...
Tiene que ser así, pero el sistema de educación lleva a la gente sana lejos de la comprensión de qué es la salud y qué es su ausencia.

¿Y qué es la salud?
Es estar en el equilibrio.

21 abril 2012

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



1080

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top