La Geometría del cuerpo

La inhabilidad, la incapacidad, la falta de deseo de entrenarse, caracteriza hoy en día tanto los que no hacen nada, como los que hacen algo. El desarrollo es la clara comprensión de lo que haces y es el resultado real. Y el resultado real es la satisfacción interna del proceso.

En nuestro cuerpo existen dos esfuerzos principales, el esfuerzo del desarollo y el esfuerzo de la destrucción. Y le guste o no, uno sólo puede o desarrollarse o destruirse. Así, por ejemplo, cualquier defensa de su posición o la falta de entendimiento de qué hacemos y por qué lo hacemos, es también cierto tipo de destrucción. Y ningún resultado puede ser final si se basa en un proceso.

Si una persona hace una cosa para algo o para alguien, entonces, esta persona está fuera del proceso, ya que está pensando en el resultado. Pero el esfuerzo del resultado siempre es menor que el del proceso. El proceso siempre se está perfeccionando ya que hace aumentar el esfuerzo. La causa destructiva es que uno vive fuera del proceso, vive con las ideas del resultado, que se convierten en sueños por tener resultados. Y estas mismas ideas han dibujado ante el hombre moderno una imagen utópica del proceso, cual en realidad es falso.

El proceso falso ha enseñado al hombre a desear o no desear, ya que crea un esfuerzo determinado. ¿De dónde viene? Del tiempo ocio, cuando uno descansa de algo. Es decir, primero vivimos con lo que nos fastidia, no nos gusta y además descansamos de ello. ¿Por qué vivir en algo que no es necesario y de lo que luego debemos descansar?

Dirían, ¡pero también se puede descansar de lo que nos gusta! Pero, hay un concepto de lo conocido y hay un concepto de lo desconocido. ¿Por qué hablar del conocimiento, al no ser capaz de conocer? A fin de cuentas, ¿de dónde toman fuerza nuestra falta de voluntad, falta de deseo, la insatisfacción? Vale la pena pensar en que nosotros mismos cultivamos esta fuerza al permanecer en ciertos procesos desconocidos. Si la consciencia no tiene apoyo en el entendimiento de dónde provienen la pereza, el rencor, la insatisfacción, entonces no está presente la consciencia misma, puesto que ya hace mucho tiempo ella depende de los esfuerzos desconocidos.

Cualquier acción no ajustada es una acción no consciente y eso significa que una tal energía controla al hombre y luego el hombre le da tal definiciones, cuales formaba durante su vida (o mejor dicho, a las cuales reaccionaba). A menudo esta energía tiene un período de crecimiento y tarde o temprano el hombre le da al período cierta definición.

Por ejemplo, una persona habla de otra persona que no le gusta. Y si no hay un trabajo de la mente, cualquier tal juicio se basa en reacciones, ya que este juicio no tiene apoyo. Pero, dado que el cuerpo es capaz de generar diferentes esfuerzos, en la persona se crea cierta sensación de una vida volumétrica. Esta sensación se cambia periódicamente según las circunstancias y es la que caracteriza su estado de ánimo.

Y si tratamos de analizar la naturaleza de este esfuerzo, vamos a ver que el cuerpo está controlado por tal esfuerzo, cual tiene la Geometría más perfecta. ¿Y qué esfuerzo tiene la Geometría más perfecta en nuestro cuerpo? ¡Los vasos sexuales! La Geometría de los vasos sexuales es capaz no sólo de generar un esfuerzo, sino también de transformar la frecuencia.

Por supuesto, en nuestro cuerpo tenemos muchos más órganos que tienen geometría, pero el esfuerzo y el grado de transformación en todas las partes son diferentes. Y si no los desarrollamos, uno empieza a depender de estos parámetros geométricos cuales puedan influirle más. En realidad, en muchas culturas hay símbolos sagrados en la forma de falo y útero. Es importante comprender el mecanismo vibratorio de transformación, que está dentro de nosotros.

Lo más peligroso no es que una persona depende de algunas figuras geométricas ya existentes, sino el hecho de que él mismo no es geométricamente construido. Por lo tanto, las energías no pueden entrar en una interacción. En realidad, el hombre hace de la zona que en primer lugar debe alimentar la consciencia, una zona de la cual depende para la obtención de ciertos estados emocionales.

Al principio, la humanidad no tenía tantos coitos, como tenemos hoy en día. La gente vivía e interactuaba desde el punto de vista del Tótem (o sea, las relaciones se determinaban y ajustaban por la fuerza del lugar, de la tribu) y no desde el punto de vista de reaccionar uno al otro.

Incluso hoy en día hay tribus en las cuales la gente vive prácticamente desnuda, pero esto no significa que se cogen uno al otro a cada rato. Por supuesto, para la gente moderna, esto puede que le parezca extraño, pero aquella gente no rompía la Geometría de los vasos sexuales y no tenía relaciones caóticas y libertinas.

Es notorio, que en estas comunidades una mujer entraba en relación sexual con un hombre, una vez a cada seis meses. Cada interacción creaba una condición para el nacimiento de un niño. Nadie usaba condones u otros armamentos defensivos y la gente no era indiferente en cuanto a qué hijo va a nacer.

La primera noche de bodas en general era acompañada por un ritual bastante largo. Este ritual todavía existe en algunas culturas, por ejemplo en la cultura Yoruba. El ritual dura tres días, porque se exigía no sólo un día específico, sino también un estado específico de la persona. El mismo conocimiento hay en la alquimia Taoísta, en la cual la tarea principal no es tanto el coito, como la preparación del estado.

La tradición taoísta dice que si tenemos unos vasos geométricamente más perfectos, tenemos que percibir lo más correctamente posible la energía que transforman. La comprensión de lo que hoy el mundo moderno llama “la energía sexual”, es la comprensión de la idea de la Geometría.

Si tenemos un vaso que es capaz de hacer de la energía gruesa una más fina, ¿por qué no hacer de todo el cuerpo tal vaso? Y, por supuesto, las personas que siguen el camino del desarrollo, deben escapar de la dependencia sexual y entender que se trata, en primer lugar, de una fuente de la transformación.

Cualquier interacción sexual hoy es no sólo una reducción de las cualidades humanas de vibración, sino también, la pérdida total del ser humano como tal. Imagínense solo, ¿qué tipo de consciencia es esta que depende de la energía sexual, qué tipo de fuerza es la suya si es que depende de la energía sexual?

Cualquier interacción sexual desde la posición del desarrollo es un proceso serio y bien largo. Para la interacción sexual es necesario pasar las diferentes etapas de transformación. Y en realidad la ausencia de una cultura del desarrollo, es decir, la falta de comprensión de la Geometría, hoy le impide a uno no sólo dominar este Arte, sino también comprender su profundidad.

A fin de cuentas, cualquier desarrollo tiene el objetivo de mejorar la Geometría del hombre. Y la perfección más alta es la perfección de la Geometría del cerebro. Solo entonces la persona puede comenzar el proceso de la Estructuración.

Comprender la Geometría como una manera de transformación, es el conocimiento del desarrollo verdadero. Por supuesto, puede obtener cierto placer también de su destrucción, pero la naturaleza del placer es temporal, mientras que la naturaleza del desarrollo es espacial. Y hay que pasar un largo camino hasta llegar el momento cuando la satisfacción tenga mayor influencia sobre nuestra consciencia, que el placer.

Por ejemplo una persona que come carne quema su energía, obtiene cierta excitación y llega a un estado de arte de su destrucción. Y si un vegetariano no entiende por qué no quema su energía, tampoco entiende el Arte del desarrollo. La falta de comprensión del desarrollo también es una destrucción.

En cuanto al sexo, en el mundo moderno el sexo no existe hace mucho tiempo, hay sólo una reacción al sexo. El hombre no es capaz de vivir el proceso, ya que es necesario tener una geometría correcta del cerebro para captar y mantener esta energía y si no, simplemente la quema.

La vivencia degrada a un proceso de reacción, que no se puede llamar una vivencia. Ni siquiera se puede definir como sensación, ya que no hay condiciones para su transformación. Este es un proceso inconsciente y por lo tanto no es humano, o sea, es animal.

Hoy en día, la gente ve al otro a través del televisor, del ritmo, de las opiniones, pero no desde las vivencias personales. El máximo que uno puede vivir hoy en día, o mejor dicho , producir en sí mismo es tal proceso animal, al cual puede llevarse solo.Y para cambiar este proceso, es necesario transformar la consciencia. Sin embargo, para transformar la consciencia, hay que transformar la Geometría de la consciencia. Pero para transformar la Geometría de la consciencia, es necesario transformar la Geometría del cuerpo.

Es imposible jugar técnicamente en juegos diferentes, por ejemplo el Kama Sutra, Tao del Amor, Rodríguez y Mercedes, etc, sin transformar las condiciones internas de la vivencia. Mientras que el hombre no llegue a entender que puede tener una excitación también en la planta del pie, la rodilla, la cadera, la nuca, no entenderá el volumen. Este no es un conocimiento esotérico, es simplemente un conocimiento de la Geometría.

La Geometría es muy importante para nosotros ya que nos permite no sólo tener apoyo en la consciencia, sino también nos da un recipiente donde desarrollar la fuerza. Este aumento de la fuerza es lo más maravilloso que podemos adquirir en nuestra vida. Se trata de una comprensión real de por qué estamos practicando. Este es el nivel más alto de la vivencia.

En cuanto al sistema reproductor, cuando el hombre llega al orgasmo, esta energía es de frecuencia más alta, pero no hay geometría, o sea, no hay un recipiente donde esta energía puede ser guardada. Es decir, cada proceso del orgasmo es un proceso de pérdida de la energía, puesto que no hay ninguna geometría donde puede ser guardada. Incluso las mujeres que por su naturaleza tienen una estructura cerrada, no son capaces de hacerlo, ya que no hay una conexión real entre el útero y la consciencia.

Y, por supuesto, un aprendiz puede ser sólo el que entiende la Geometría, porque es un apoyo real, no es solo un deseo de algo. Por supuesto, hay que considerar también las características prenatales, pero por las altas que sean, es la consciencia la que determina el crecimiento, dado que se trata de un crecimiento que también tiene una Geometría, la Geometría del crecimiento.

Uno depende de las características más geométricamente construidas de su cuerpo y las sigue mientras no llega a tomarlas bajo el control. ¿Por qué el hombre moderno no entiende qué es la Geometría? Porque la Geometría está relacionada solo con el esfuerzo consciente y un esfuerzo consciente tiene una frecuencia que es mucho mayor que la frecuencia del nuestro cuerpo. Por lo tanto, nuestra tarea es centrar el cerebro y entender el esfuerzo básico del cerebro para poder comprender y construir la Geometría que es la condición para el logro del Punto de no-Retorno. Puesto que llega a tal frecuencia de interacción con su energía, cual no se puede destruir, solo se puede aumentar o mantener. Por supuesto, la transición desde el estado de dependencia hasta el estado de control, necesita tiempo. Pero es una decisión personal.

No es menos importante la comprensión de la Geometría de la gente que vino a este mundo con una calidad mejorada. Incluso si nace un semidiós, por desgracia, esto no significa que tenga cerebro. Los semidioses estúpidos no pueden entender ellos mismos y no hablar de enseñar a alguien. Es necesario meterlos inmediatamente a una escuela para superdotados y llevarlos a su propia mente.

¿Cómo fue en los tiempos antiguos? Por ejemplo los zapotecas o en el Antiguo Egipto, que transformaban el cráneo, ya que en la antigüedad todos nacían con características muy altas. Entonces no daban a luz a calquier fulano, así, por gusto.

Desde el punto de vista de la Geometría de la mente, hay que entender la Geometría en general. Y para entender la Geometría de la consciencia es necesario ser capaz no sólo de seguir cualquier vibración sino ser capaz de experimentarla.

Por ejemplo, dicen que una persona tiene siete cuerpos energéticos. Esto es un parloteo y nada más. En realidad, estos siete cuerpos energéticos tienen siete vibraciones diferentes y cada vibración tiene su propia forma. No puede haber una vibración sin forma, debe ser estructurada. Estos cuerpos están uno dentro del otro.

El logro de la Geometría se puede expresar en un esquema muy simple, según el cual vamos a través de ciertas etapas. Primero tenemos cierta forma (no importa qué), de la que adquirimos un tetraedro que es una condición para el logro de la naturaleza humana inherente. Luego del tetraedro hacemos un cubo como una condición para la adquisición de la fuerza y entonces tenemos la esfera y después de la esfera, una estrella o un cristal, que entra en otra existencia.

Resulta que la primera tarea requiere una comprensión del tetraedro. La Geometría tetraédrica no es una condición, digamos, muy feliz, porque aquí sólo entrelazamos, pero cuando llegamos a conocer el cubo, ya es algo más feliz. Pero el tetraedro nos permite comprender el volumen y uno va fuera de la linealidad.

La gente vive en una condición lineal, por lo cual vive bajo el principio del juego de ping-pong, pregunta-respuesta, pregunta-respuesta, o sea, no es capaz de experimentar y comprender el proceso, solo puede reaccionar a él. Así que si quiere vivir en un formato humano, debe conocer el tetraedro.

 

30 marzo 2012

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



2511

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top