Análisis

Cuando hablamos del Análisis, debemos llegar a sentir lo que es y en ningún caso debemos definirlo. Puede haber varios esquemas y varias definiciones del Análisis. Ahora propongo examinar el Análisis desde el punto de vista de cuatro condiciones (que determinan de hecho nuestra capacidad de análisis): la actividad de nuestro cerebro, la imagen del mundo, la norma y la integración. Para nuestra consciencia es importante no la idea misma, sino el Arte de operar con esta idea. Para eso se necesita fuerza interior, actividad real de nuestra energía, que alimenta el cerebro y lo hace perfeccionarse.

Se pueden definir cuatro condiciones para el Análisis:

  • Actividad
  • Imagen del mundo
  • Norma
  • Integración

Vamos a examinarlas más detalladamente.

Actividad

Determina en qué estado está el cerebro. Muy a menudo, “la semilla aún no brotada” de este órgano, se toma, como si fuera alguna unidad funcional. En realidad, la presencia del cerebro se determina por su relación con el individuo a quien pertenece. Si tenemos un número limitado de funciones del cerebro, entonces la Imagen del mundo será torcida o truncada.

El rasgo más peligroso de esta limitación es expresar actitud, juicio o dar definiciones acerca de las cosas que en realidad no somos capaces de definir. Por ejemplo, ¿es un hombre bueno o es malo? ¿En qué se basa este juicio? ¿En sus acciones? Pues, no. Se basa en nuestra reacción a sus acciones, es decir, cómo las percibimos con nuestra consciencia limitada.

Necesitamos conocimiento para seguir nuestra razón y no para comprobarla frente a alguien. El conocimiento es peligroso si está limitado por las acciones. Nuestro cuerpo tiene huesos, este es un conocimiento, pero eso no significa que entendamos cómo usarlos. Lo mismo ocurre con el cerebro.

Sin embargo, desde la perspectiva de la Actividad, tenemos presente la tarea no de entender, sino ​​la tarea de crear las condiciones para poder desarrollar correctamente la Imagen del mundo. Es decir, aquí se trata de un esfuerzo que debemos ser capaces de expresar y dirigir hacia allá, lo que debe determinar el Análisis, es decir el cerebro. Cada actividad humana: respirar, alimentarse, leer, escuchar, ver, debe nutrir y no debilitar el cerebro, entonces vamos a ver el mundo a través de nuestros propios conceptos y no de los introducidos que eliminan por completo la capacidad de analizar.

Imagen del mundo

Del sistema de coordenadas interno y externo en el que está nuestro cerebro depende la capacidad o la incapacidad de razonar. Cuando expresamos la función del análisis como fundamental, la que necesita no una base de pruebas, sino un enfoque en el tema, los hechos, las circunstancias, etc.

De hecho, esto es un Arte de no despistarse, no distraerse del asunto, al que centramos nuestra atención y observación. Cuanto menos preparado está nuestro cerebro, tanto más construye su existencia sobre la negación. Esto es una función peculiar de protección que facilita el desarrollo de ciertas energías incontroladas.

El grado del enfoque o de atención sobre los objetos en la gente que depende de la función de la protección, es pequeño. En consecuencia, no está presente el control sobre las acciones, incluso sobre los pensamientos. Pero si no hay control sobre las acciones, ¿qué es lo que las controla? Las controla una energía no controlada por la consciencia y esta misma energía empieza a formar una protección contra cualquier intervención de parte de la persona en su vida.

Incluso un breve intento de pensar entra en conflicto con la energía que en la mayoría de su tiempo anda extraviada, separada, por así decirlo, de la consciencia. Es decir, el esfuerzo personal está reducido a la nada. En tal estado no sólo no se puede razonar, sino ni siquiera se pueda mantener fija la atención durante un rato. Lo más importante aquí se llama “Norma”, es decir, las condiciones que contribuyen e influyen a la capacidad de analizar.

Norma

Se determina por la capacidad de concebir la pregunta. Es la capacidad no sólo de generar un cambio en los pensamientos, sino en general, la capacidad de permanecer en un estado de cambio. Sólo en este caso podemos hablar del desarrollo y ya luego de la creación, por la que de hecho, es necesario lograr el Análisis.

A esto se refiere también el estado de las propiedades del organismo (la capacidad de alimentar parejo a todos los sistemas del cuerpo) que determinan la alimentación del cerebro. Además, a esto se refiere también el estado del cerebro que no entrenamos, sino sólo subordinamos a los argumentos, que ya están organizando nuestro estado.

Mientras que seguimos viviendo según las leyes de las comprobaciones establecidas, la norma de nuestra consciencia estará limitada por ellos. Al no tener una cierta cantidad de capacidades, no podremos llegar al desarrollo y expresar en este proceso la comprensión de ¿qué es lo que realmente estamos desarrollando y para qué?

Tomemos como un ejemplo a cualquier persona con una educación estándar, ¿qué es lo que determina su Norma? La experiencia, multiplicada por las características naturales. Quiero subrayar, la Experiencia, no el conocimiento. ¿Por qué? Puesto que la educación estándar termina antes de que en el hombre haya terminada fisiológicamente la formación del cerebro, todo lo que uno estudia no puede ser aprendido, sólo puede ser recibido y memorizado. Resulta que solamente la experiencia que uno tiene, se convierte en la condición de sus datos normativos. La experiencia se acumula a través del conjunto de la disciplina de las acciones, los intereses, la organización del tiempo. Entonces, eso es lo que realmente nos deberían enseñar, pero en realidad se convierte sólo en una condición de nuestra vida de la que obtenemos algo. Y este algo es la experiencia. Según el análisis, este período es el momento en que deberíamos ser capaces de observar y cultivar la atención, para que, luego esto nos diera la posibilidad de incorporar nuestro cerebro en la tarea de la atención y el enfoque.

Integración

Esto en realidad, es el Análisis. La capacidad de incorporar los pensamientos, el tiempo (la duración del enfoque que convierte el tiempo en espacio y luego en ritmo), es lo que determina la tarea de nuestro cerebro. La tarea de permanecer en un estado de integración, en una forma de absorción del desarrollo.

El Análisis es un Arte, es el manejo de formas paralelas y consecutivas, por así decirlo, la geometría interna del cerebro, de la que estamos dotados y la que tenemos que desarrollar. No hay que olvidar que en las manos del creador las herramientas principales son el compás y la regla graduada. Por supuesto, la mente puede ser formada también desde el exterior, pero esto no nos interesa, ya que en este caso, por regla, no puede haber un Análisis.

El Análisis es un esfuerzo que se genera dentro de nosotros y aquí lo más importante (para no ofender a las mujeres en este tema), es una función lógica y sensual. La capacidad de experimentar los pensamientos es lo que hace el Análisis un Análisis de verdad.

Y, por cierto, esto se desarrolló en la escuela pitagórica, donde para la formación correcta del pensamiento integraron a las mujeres. El sentimiento nos permite enfocar, mantener los pensamientos en un esfuerzo determinado. El Análisis es el Arte de dividir los esfuerzos en racionales y no irracionales o en sensuales y lógicos. De esta manera cultivamos la orientación de los pensamientos. Este es un paso peculiar del cerebro. Además, estamos cultivando también el equilibrio interno del cuerpo.

Es decir, el Análisis realmente puede realizarse, si nuestros sentimientos están en armonía y no dominan la calidad de la vivencia del cerebro mismo. En realidad, esto practicaban los Sofistas y el Sofismo mismo debe ser considerado como una ciencia del pensamiento, que desapareció junto con sus creadores, como Antífona o Pitágoras. Aunque estoy inclinado a atribuir esta ciencia a los pensadores Taoístas (como, por ejemplo, Gongsun Long), que hicieron del concepto del justo medio, una ciencia entera.  

Preguntas y Respuestas

Hablando del análisis, quiere decir, las formas intermedias del pensamiento, el esfuerzo que alimenta la mente y fortalece el cerebro. Está claro que el análisis no puede dar una perspectiva objetiva, no puede conocer las cosas a profundidad. Aunque en esta etapa del desarrollo, ya estamos empezando a deshacernos de los “moldes de cartón”, de los “conceptos” casualmente implantados en nosotros y los nuevos conceptos, ya son más reales, vivos e incluso fisiológicos, pero son todavía una herramienta del análisis y su interpretación es mucho más lógica, aunque sea sensual. La lógica es una cosa útil, pero bastante formal y “sin corazón”. Al poseer la fuerza, uno puede rotarla en cualquier dirección. La lógica junta y explica bien los conceptos, pero su carácter condicional no nos permite identificar la orientación. Además, está vinculada en mayor grado, a las palabras y esto de nuevo son los laberintos de la hermenéutica de Dilthey ...Y la tarea principal es el conocimiento de la unidad, pero en este caso no se alcanza unidad, ya que los elementos de la unidad nunca se conocerán de manera conceptual y verbal. En realidad, mi pregunta es un poco más allá del análisis. A fin de cuentas, queda claro que en algún momento del desarrollo el pensamiento conceptual desaparece a causa de la innecesidad y la inobjetividad. En este caso, ¿qué pasa con el equilibrio de los hemisferios y cómo y con qué empieza a ocuparse el hemisferio izquierdo? Y en general, ¿existe un esquema de pensamiento conceptual para el Espíritu?

Es importante profundizar el Análisis, comprender la diferencia entre el Análisis, desde la perspectiva de la sociedad y qué realmente debería llamarse un Análisis. La lógica es, en términos generales, la condición para el Análisis. Y el cerebro no puede, tampoco debe apoyarse en la lógica. Pero al mismo tiempo, la lógica es la geometría del Análisis. Sin embargo, una forma que no está llena, provoca una reacción, que es en contra del verdadero Análisis. El Análisis para el hombre que practica es un tambor, que uno debe rotar, para fortalecer y desarrollar el centro. Esto es un alimento para el centro, su fuerza y las condiciones de su formación. Y, a fin y al cabo, se convierte en una vivencia. El Análisis es una experiencia en la que uno debe estar bien sumergido. Todas las declaraciones sobre el Análisis no valen nada en comparación con la vivencia del Análisis.


¿Se limita el Análisis sólo al desarrollo de la concentración? ¿Permite el Análisis una interacción, en la organización del proceso del pensamiento, con las estructuras espaciales intemporales?

El Análisis es un Arte de la formación del enfoque, la concentración y, por último, la contemplación, cuando empezamos a comprender la estructura de los pensamientos y no dependemos de los pensamientos. Una vez desarrollada la concentración, nosotros dejamos de depender del Análisis y lo usamos sólo para la alimentación del cerebro.


La naturaleza energética de los sentimientos, está relacionada con el trabajo de los cinco órganos sólidos. ¿Cómo los sentimientos están relacionados con el trabajo del cerebro? ¿Juega algún papel el sistema endocrino? ¿Hay una naturaleza Espiritual de los sentimientos? La fuerza de los pensamientos está determinada por la sincronización de los hemisferios, de la centralización del cerebro. ¿Qué influencia pueden ejercer los sentimientos, de una forma directa, en este proceso? ¿Qué es, en este caso, la medida de los sentimientos?

En primer lugar, el cerebro mismo puede ser cierto sentimiento, si está centrado. Si no, el hemisferio derecho empieza a depender del llenado con sentimientos, que se forma en los cinco órganos. En las mujeres, esto pasa a través del útero. Luego, dependiendo del grado de implicación del hemisferio izquierdo en el proceso, en realidad, es entrar en unas u otras funciones de consumo. En cuanto al Espíritu, él está relacionado con la vivencia, que por supuesto se puede definir como un sentimiento del Espíritu. Es decir, aquí ya se trata de otras vibraciones.
Cuando este proceso ya se vuelve comprensible, entonces la contemplación sustituye al pensamiento y la formación de las condiciones del pensamiento en este caso comienza siendo más importante que el propio pensamiento. De cualquier manera, todo depende de la centralización, en la que el propio cerebro distribuye la tensión sensual, emocional y la tensión relacionada con la vivencia.

¿Había entre los pensadores Taoístas mujeres? ¿O la mujer y el pensar son dos conceptos incompatibles?

En la comprensión Taoísta, bajo el concepto del pensar se entiende no el manejo de los pensamientos, sino el manejo del cerebro. En cuanto al pensar de las mujeres, a mi parecer, en este aspecto ellas han avanzado más que los hombres, que han adquirido funciones femeninas más de lo necesario. Y puesto que no tienen útero, ¿dónde pueden guardar sus emociones? Tienen dos opciones, morir o convertirse en travestido.

He notado que la Imagen del mundo y la Actividad del cerebro de las mujeres dependen en mayor grado, del nivel de ciertas hormonas que varía durante todo el mes. Las variaciones hormonales acompañar a la mujer, por lo regular, hasta los 49 años. ¿Cómo adquirir unas condiciones estables para el Análisis antes de esa edad?

Prácticamente es imposible. Las hormonas son una consecuencia de muchas alteraciones. La mujer vive en una sociedad que rompe constantemente su ritmo natural, además, ella empieza a depender de este ritmo. Esto es una narco-dependencia-técnica para la movilización, por supuesto, pero lleva a un cambio interno fuerte. La única manera hoy en día, es la enseñanza correcta de las chicas, para que puedan formarse enlaces internas reales.


Lo siento si la pregunta es irrelevante. Sin embargo, debido al hecho de que los puntos de vista que expresa se diferencian mucho de los habituales, a en el proceso de la “conquista de nuevas tierras” muy a menudo uno se da cuenta de que su Imagen del mundo está cambiando dramáticamente, además con bastante frecuencia y de forma inesperada, lo que a veces provoca gran preocupación en cuanto a la propia adecuación :). En general, según su experiencia, ¿es frecuente el cambio en la comprensión de “lo pasado” (el cambio del paradigma)? O hay un momento en el que se crea la base y luego los cambios producidos tienen un carácter más ligero, “cosmético”.

En cuanto a mi experiencia, en pocas palabras es así. Al principio, se estuvo formando la orientación. A los 25 años, se convirtió en una base. Pero llenándolo, más se plantearon preguntas que respuestas. La siguiente etapa importante es: tener más preguntas que respuestas, para no perderse en la falta de conocimientos. Y sólo una vez logradas la unidad y la centralización de la mente, todo empieza a depender de la forma, por lo tanto, cualquier cambio se produce con la clara comprensión de qué es lo que cambiamos, es decir, es importante conocer el Método. Pero en realidad, de todos modos, es necesaria no sólo una estabilidad en mente, sino también el llenado con vivencias de la vida misma. Bueno, esto me tomó unos 15-20 años más. Pero, en este caso no puedo ser un ejemplo, ya que había muchas razones, por las que se retrasaba el proceso.

 

19 diciembre 2011

Preguntar al autor


Sólo usuarios registrados pueden postear preguntas. Iniciar sesión.

Para registrarse click aquí..



1423

Enviar a un amigo


Share |
Nombre:
E-mail:
Nombre del amigo:
Mail a un amigo:
Mensaje:
Ingresar símbolos en la imagen:
Ingresar símbolos en la imagen

Imprimir
top